Domingo, 05 de diciembre de 2010

Buenos Aires, 22 Nov. 10 (AICA)

?

La defensa de la vida humana fue el tema del Plenario de Universidades Cat?licas que se reuni? el 17 de noviembre en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, de la Universidad Cat?lica de Cuyo (UCC), y que concluy? con una firme declaraci?n titulada ?La apertura a la vida, centro del verdadero desarrollo?.


Texto de la declaraci?n


???? ?1. ?La apertura a la vida est? en el centro del verdadero desarrollo? (Caritas in Veritate, n. 28). Como Universidades comprometidas con el pa?s, debidamente reconocidas y acreditadas en el sistema de Educaci?n Superior, queremos expresar algunas reflexiones sobre la centralidad de la vida humana desde el inicio de la concepci?n en el seno materno, en la perspectiva de nuestro crecimiento como Naci?n. Esta vinculaci?n entre vida y desarrollo no es forzada ni casual, ya que es evidente que en la capacidad de recibir, proteger y acompa?ar cada vida humana para que alcance su desarrollo pleno, se ponen en juego y fortalecen relaciones sociales de compromiso y entrega desinteresada por el bien com?n.

???? 2. Cotidianamente constatamos la fragilidad y la falta de aprecio por la vida. La violencia de todo tipo, la muerte de ni?os a causa del aborto y durante el primer a?o de vida, las muertes maternas, las que derivan de situaciones de pobreza extrema, embarazos de alto riesgo y no controlados, las v?ctimas de las adicciones, etc. En todas ellas, la fragilidad de la vida humana queda expuesta a la indiferencia social y pol?tica y a la instrumentaci?n de los poderosos. Estas situaciones nos interpelan y nos mueven a hacernos cargo de cada vida humana de manera m?s racional, concreta, eficiente, programada y sustentable.

???? 3. En este marco, nos sorprende la irrupci?n de diversos proyectos de ley que?propugnan la despenalizaci?n y legalizaci?n del aborto, o pretenden legitimar la producci?n de embriones para superar riesgos gen?ticos, la criopreservaci?n de embriones humanos y el descarte de los sobrantes de t?cnicas artificiales de reproducci?n humana. Estas iniciativas denigran la naturaleza humana, son una afrenta a la dignidad del embri?n humano que impide ser tratado como un objeto y debilitan la percepci?n cultural y social del valor inalienable de cada vida humana,?introduciendo en la sociedad mecanismos de eliminaci?n y exclusi?n de los m?s d?biles e indefensos. En ese sentido, nuestra determinaci?n como Universidad es comprometernos a formar profesionales para curar, investigar, ayudar y legislar a favor de la vida.

???? 4. Al respecto, las modernas tecnolog?as nos han abierto de manera maravillosa la intimidad del seno materno y nos han confirmado lo que el sentido com?n nos advert?a desde siempre: la plena humanidad del ni?o por nacer. Esta in?dita capacidad de conocer la realidad biol?gica del concebido, que incluso es tratado como paciente en la medicina fetal (diagn?stico pre-natal, cirug?as intrauterinas, ecograf?as 3D), es una invitaci?n a desarrollar una igual y proporcionada capacidad de reconocer en ese embri?n-feto a un ser humano, con toda la dignidad y derechos de la persona humana. Este dato biol?gico es una realidad cient?fica incontrastable de la cual no puede apartarse el legislador. Por ello toda argumentaci?n a favor del aborto encierra un sofisma porque parte de soslayar este dato cient?fico y biol?gico.

???? Nuestra capacidad de reconocer, cuidar y promover a la vida naciente tiene que abarcar todas las circunstancias en que la vida se presenta. Todos los hijos, sin distinci?n de origen o nacimiento, tienen igual derecho a la vida (cf. Art. 3?, Convenci?n sobre los Derechos del Ni?o). Lamentablemente se verifican en el mundo nuevas tendencias que desde un an?lisis de costo-beneficio buscan eliminar la vida que presenta alguna discapacidad, generando la peor discriminaci?n que es eliminar al d?bil. Ello no s?lo es grave para con la persona concreta con discapacidad, sino que tambi?n significa un mensaje de minusvaloraci?n para todos los que padecen esta problem?tica y a quienes debemos un mayor y m?s intenso cuidado y amor. Tampoco es l?cito discriminar a los hijos seg?n sean ?deseados? o ?no deseados?.

???? 5. La mortalidad materna tambi?n es invocada con frecuencia como causal para la despenalizaci?n del aborto. Al respecto, estamos convencidos que el mejor modo de evitar las muertes maternas no es sumar la muerte del ni?o en su seno, multiplicando as? el dolor y el sufrimiento, sino al contrario, es hacerse cargo del cuidado, contenci?n y acompa?amiento sanitario, psicol?gico, econ?mico y social integral de la madre y su beb? desde la fecundaci?n. El drama del aborto debe encontrar soluciones por caminos menos devastadores para el concebido y para la madre que la liberaci?n irrestricta de las pr?cticas abortivas. No ser? con la banalizaci?n de esta grave cuesti?n sino con pol?ticas p?blicas que se inscriban?en el personalismo solidarista como se remover?n efectivamente sus causas (individuales, familiares, sociales, econ?micas), y con la asistencia y la ayuda a las madres y la toma de conciencia del deber propiamente humano de acoger y proteger la vida que nace.

????? 6. En el lamentable caso de una mujer que ha sufrido un ataque a su integridad sexual es necesario un renovado compromiso de apoyo del Estado y de las organizaciones de la sociedad civil. A tal fin, cuando el embarazo se origina en una violaci?n, es compromiso ineludible ayudar a la v?ctima a llevar a t?rmino su gestaci?n. En el caso que se viere imposibilitada de asumir la crianza de su hijo luego del nacimiento, debemos apoyarla integralmente para que pueda asumir y desarrollar la maternidad. Si la madre no est? en condiciones de cuidar a su hijo, ella le habr? dado la posibilidad de vivir y de ser criado por una de tantas familias que anhelan tener hijos y no pueden concebirlos.

????? 7. La legislaci?n debe tutelar la vida, por ello entendemos que?no puede haber derecho cuando la sustancia, el factor eficiente, la finalidad, sea la muerte.?Pero adem?s, la ley?tiene una funci?n docente que es decisiva en este camino de apertura a la vida. Como dec?a Juan Pablo II, ?Si las leyes no son el ?nico instrumento para defender la vida humana, sin embargo desempe?an un papel muy importante y a veces determinante en la promoci?n de una mentalidad y de unas costumbres? (Evangelium Vitae, 90). Por ello, apelamos a la conciencia c?vica de los legisladores, as? como a su indelegable responsabilidad en el cuidado de cada vida humana. Por otra parte, la despenalizaci?n del aborto conduce a una depreciaci?n del bien jur?dico vida frente a otros bienes ciertamente menos relevantes desde la perspectiva de los derechos humanos y, consecuentemente, a una distorsi?n de la coherencia legislativa.

???? A contramano de los avances en la protecci?n de los derechos humanos, lamentablemente constatamos la paradoja de?que a la vida le es negada su condici?n de derecho natural, protegido adem?s como derecho subjetivo por todo el ordenamiento jur?dico argentino.

???? Nuestra esperanza y determinaci?n es que la medicina, la enfermer?a, la biolog?a, la farmacolog?a, el derecho, la comunicaci?n, el Congreso y sus leyes, la universidad y la pol?tica sean aliados por la vida. ?El verdadero grado de civilizaci?n de una naci?n se mide por c?mo protege a los mas necesitados. Por eso se debe proteger m?s a los m?s d?biles. Porque el criterio no es ya el valor del sujeto en funci?n de los afectos que suscita en los dem?s o de la utilidad que presta, sino el valor que resulta de su mera existencia?.

???? 8. La Constituci?n Nacional y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos con jerarqu?a constitucional, como as? tambi?n el C?digo Civil, el C?digo Penal, las leyes nacionales y las constituciones provinciales son claras en reconocer a cada ser humano la dignidad y derechos fundamentales de la persona desde el momento de la concepci?n. En especial, el derecho a la vida se presenta como el primer derecho humano, un derecho tan fundamental y b?sico que no puede ser reglamentado sin que ello signifique autom?ticamente su aniquilaci?n.

???? 9. Por ello, este Plenario de Universidades Cat?licas en defensa de la Vida Humana, reunido en la Provincia de San Juan, renueva su m?s decidido apoyo a la defensa de la vida humana desde la concepci?n de la persona hasta su muerte natural, y expresa su m?s en?rgico rechazo a los proyectos legislativos tendientes a la despenalizaci?n y legalizaci?n del aborto, como a toda disposici?n administrativa orientada a favorecerlo.

???? 10. En el a?o del Bicentenario, adherimos al A?o de la Vida que impulsa la Conferencia Episcopal Argentina, en la convicci?n que ?La persona humana, portadora de vida, es ?necesariamente fundamento, causa y fin de todas las instituciones sociales? y es en este sentido que la Iglesia ha buscado siempre, en su accionar, la promoci?n de la dignidad de la persona y la protecci?n de los derechos humanos como sustento imprescindible y constitutivo de todo orden social? (Declaraci?n ?2011: A?o de la Vida?, 14 de octubre de 2010). Como Universidades Cat?licas, con la fuerza de la fe y la raz?n, renovamos nuestro compromiso por trabajar por ?la vida, la dignidad y la integridad de la persona humana? (Aparecida, 468), desde las aportaciones espec?ficas de cada disciplina, con capacidad de di?logo y escucha de la realidad y en la perspectiva del bien com?n?.+


 | Enviar