Martes, 14 de diciembre de 2010

Lectio divina para el mi?rcoles de la tercera semana de Adviento, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenrife.

LECTURA:????????? ?Lucas 7, 19‑23?

En aquel tiempo, Juan envi? a dos de sus disc?pulos a preguntar al Se?or: ??Eres t? el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro??

Los hombres se presentaron a Jes?s y le dijeron: ?Juan, el Bautista, nos ha mandado a preguntarte: "?Eres t? el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?"?

Y en aquella ocasi?n Jes?s cur? a muchos de enfermedades, achaques y malos esp?ritus, y a muchos ciegos les otorg? la vista.

Despu?s contest? a los enviados: ?Id a anunciar a Juan lo que hab?is visto y o?do: los ciegos ven, los inv?lidos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Y dichoso el que no se escandalice de m?.?

MEDITACI?N:????????? ??Esperar a otro??

??????????? Ciertamente hay muchos que ya no esperan nada ni a nadie. Se ha apoderado del hombre de hoy un tal desencanto que ya no hay esperanza para que quepa nada nuevo. Hasta nosotros tenemos a veces esa tentaci?n. Pero si hubiese que esperar a alguien que trajese algo de esperanza, alguien que nos abriese perspectivas de un horizonte nueva, que despejase las nieblas que hemos cernido sobre el hombre. Si tuvi?semos que esperar a alguien que nos hablase del amor de verdad, y del perd?n y de la paz profunda que brota de lo m?s ?ntimo del coraz?n y de la capacidad de todos para conseguir la armon?a con todos los seres y la creaci?n, si quisi?ramos esperar a alguien as?, tendr?amos que repetirte.

??????????? Lo que todos esperamos en lo m?s profundo de nuestra humanidad, aunque no queramos o no sepamos expresarlo ni reconocerlo, se ha hecho realidad en ti. No. No tenemos que esperar a otro, porque t? has venido, t? sigues viniendo, t? est?s y seguir?s estando y dejando resonar tu voz y tu amor en lo m?s profundo del coraz?n humano, creado a tu imagen y semejanza.

??????????? Lo que s? espero, Se?or, lo que sigo esperando, es que el hombre herido, que yo, sea capaz de abrirme a tu presencia, sea capaz de acoger el don de tu amor, sea capaz de reconocerte presente en esa sed de m?s que no me sacian las dem?s cosas y que por mucho que las tenga siempre dejan en m? una sensaci?n de vac?o, de insatisfacci?n, de inquietud, de dolor. Quiero seguir esperando en ti, porque t? sigues esperando en m? y ah? se sustenta la fragilidad de mis mejores deseos. Gracias por haber venido y seguir llamando a la puerta de mi existencia.?????????

ORACI?N:????????????? ?Valor para acogerte?

??????????? Gracias, Se?or, porque sigues viniendo, porque sigues pasando por mi vida una y otra vez, gracias porque me llamas desde la inquietud de mi interior y porque tambi?n me gritas tu presencia en tantos hermanos necesitados que me tienden su mano y yo pretendo esquivar. Gracias porque tu voz es clara, aunque me resista a escucharla.

??????????? Y dame el valor y el coraje, y la humildad necesaria para reconocer que me has encontrado y que soy yo el que me escondo, el que huyo de ti, el que me resisto a dejarme encontrar, el que cierra los ojos para no complicar mi vida. Dame valor para acogerte???????????

CONTEMPLACI?N:??????????? ?Entra?

Eres el milagro de la vida
que no quiero ver,
eres la luz de la esperanza
que me niego a mirar,
eres el grito de la vida
que me da miedo a abrazar,
eres la fuerza del amor
que no s? c?mo tratar.

Y quisiera cerrar
los ojos y el coraz?n
para no sentir tu presencia,
y acallar la fuerza de tu voz
que me grita por dentro.

Y as? sigues llamando
a mi puerta entreabierta,
y aunque no s? c?mo expresarlo,
entra, Se?or, entra.


Publicado por verdenaranja @ 16:21  | Liturgia
 | Enviar