Lunes, 20 de diciembre de 2010

Lectio divina para el cuarta domingo de Adviento- A, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?ceis de Tenerife.

LECTURA:?????????? ?Mateo 1,18‑24?

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: Mar?a, su madre, estaba desposada con Jos? y, antes de vivir juntos, result? que ella esperaba un hijo por obra del Esp?ritu Santo.

Jos?, su esposo, que era justo y no quer?a denunciarla, decidi? repudiarla en secreto. Pero, apenas hab?a tomado esta resoluci?n, se le apareci? en sue?os un ?ngel del Se?or que le dijo: ?Jos?, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a Mar?a, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Esp?ritu Santo. Dar? a luz un hijo, y t? le pondr?s por nombre Jes?s, porque ?l salvar? a su pueblo de los pecados.?

Todo esto sucedi? para que se cumpliese lo que hab?a dicho el Se?or por el profeta: Mirad: la Virgen concebir? y dar? a luz un hijo y le pondr? por nombre Emmanuel que significa ?Dios‑con‑nosotros?.?

?????? Cuando Jos? se despert?, hizo lo que le hab?a mandado el ?ngel del Se?or y se llev? a casa a su mujer.

MEDITACI?N:?????????? ?Era justo?

Estamos a las puertas de la Navidad. Hemos recorrido la figura de diferentes personajes, y hoy no puedo pasar por alto la del que aparece hoy: Jos?. Se dicen en este texto cosas muy importantes del ni?o que va a nacer, pero hoy Jos? me conmueve. Pienso que fue un de los momentos m?s duros en la vida de este hombre justo, bueno, tremendamente enamorado de Mar?a, que vive una experiencia desconcertante, que le lleva a abrazar la oscuridad de la fe, como de noche es el momento en que vislumbra la respuesta, porque cuando la fe se abre se iluminan los rincones oscuros de nuestro caminar.

Jos?, en el desconcierto, en esa noche f?sica y espiritual, se f?a de Dios, de su voz interior, y de Mar?a, y acoge, y se mete de lleno en el misterio desconcertante de Dios. Y no hay palabras, ni quejas, ni petici?n de razones, s?lo un silencio respetuoso que le hace levantarse y abrazar el modo de hacer de Dios. Es el ?fiat? callado y confiado de Jos?.

Pienso que hace falta estar muy enamorado de una mujer y de Dios, y creer totalmente en ellos, para actuar as?.

Nosotros siempre buscamos razones, ponemos objeciones, rechazamos y nos rebelamos. Buscamos atar los cabos, entrar en serios discernimientos para intentar descubrir cual es la respuesta que tenemos que darte a muchas circunstancias desconcertantes que se cruzan en el camino de nuestra vida. Nos hacemos mil peguntas para ver qu? trampas pueden esconderse en nuestra psicolog?a o en intereses encubiertos, y, s?, tal vez hay que hacerlos. Pero hoy, Jos?, en este momento, me lleva a entrar en la din?mica de la fe, de la confianza plena en ti, cuando las realidades nos desconciertan o no las entendemos, pero nos hacen intuir profundamente que t? est?s detr?s de ellas.

Jos?, este hombre sencillo, bueno, carpintero de Nazaret, me ense?a que antes de dejarse llevar por los sentimientos, hay que pasar los acontecimientos por el coraz?n, por la raz?n y por la fe, seguro de que las respuestas van a terminar siendo distintas. Y yo tengo tambi?n esa experiencia. No siempre me es f?cil realizarla, pero no cabe duda de que muchas cosas, todas las cosas, cambian a tu luz.

ORACI?N:?????????? ?Coraz?n limpio?

??????????? Se?or, gracias por el ejemplo de Jos?. Gracias por recordarme en ?l que sigue habiendo muchas personas buenas, justas, de coraz?n limpio. Hombres y mujeres enamorados de verdad. No personas tontas, sino de fe honda, que son capaces de responder con hondura a las circunstancias desde lo m?s aut?ntico, noble y puro que hay en ellas. A algunos les puede parecer ingenuo, pero la autenticidad es as?. El problema es que no s? si a estas alturas que la t?cnica va alcanzando en nuestra realidad, est? endureciendo, tecnificando tambi?n nuestro coraz?n, haci?ndolo m?s m?quina de juego, que humano.

??????????? Que no se endurezca, Se?or, el coraz?n del hombre, ni el m?o. Que siga siendo un coraz?n humano. Sensible, limpio, aut?ntico, capaz de amar y de penetrar en lo m?s hondo de s? mismo y de los otros. Que te descubramos, Se?or, presente en ?l, siendo ?Dios-con nosotros?.

CONTEMPLACI?N:?????????? ?Dios conmigo?

Llamas, una y otra vez,
a la puerta de mi coraz?n,
en los d?as de sol,
en la niebla de mis amaneceres
y en la oscuridad de mis noches.

Ah? eres siempre
Dios con nosotros,
Dios conmigo,
para ayudarme a ver
m?s all? de mis penumbras
y de mi coraz?n turbado
y herido.

Eres Dios
que me abre a la vida,
a la confianza ingenua
y profundamente madura,
del que cree,
que detr?s de todo,
dentro de todo,
T? alientas la existencia,
para hacerme contigo
presencia divina,
humanidad gozosa
y sencilla.


Publicado por verdenaranja @ 16:18  | Liturgia
 | Enviar