Mi?rcoles, 29 de diciembre de 2010

Lectio divina para el d?a 30 de Diciembre, ofrecida por la Delegaci?n de Liturgia de la di?cesis de Tenerife.

LECTURA:???????????Lucas 2, 36‑40?

En aquel tiempo, hab?a una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita hab?a vivido siete a?os casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo d?a y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acerc?ndose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del ni?o a todos los que aguardaban la liberaci?n de Jerusal?n.

Y cuando cumplieron todo lo que prescrib?a la ley del Se?or, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El ni?o iba creciendo y robusteci?ndose, y se llenaba de sabidur?a; y la gracia de Dios lo acompa?aba.

MEDITACI?N:? ?????????????Iba creciendo?

??????????? Eso es lo que esperamos de todo ni?o, que vaya creciendo, y as? nos lo deja plasmado el evangelista. Pero es importante el dato, porque ese crecimiento no hace referencia s?lo a su aspecto f?sico. El ni?o iba creciendo por fuera y por dentro, llen?ndose de sabidur?a y de gracia.

??????????? Y me parece importante, no s?lo por lo que ata?e a Jes?s, sino porque ese crecimiento, es algo a lo que estamos llamados todos, aunque no le damos la importancia a toda la totalidad, no s? por qu? nos solemos quedar un poco en la superficie, de peque?os y de mayores, y se nos olvida que el crecimiento no se acaba nunca. Estamos hechos para crecer. Lo mismo que una fruta est? llamada a madurar para estar en su saz?n, y no s?lo en la forma externa, sino en su interior, tambi?n los hombres. No s?lo somos adultos cuando hemos llegado a una edad y a nuestro desarrollo f?sico. El ser adulto y maduro lo marca nuestro interior.

??????????? Las actitudes, los valores y las opciones que nos van abriendo a los otros, van poniendo de manifiesto nuestra grandeza de esp?ritu, nuestra dignidad, nuestra sensibilidad, nuestra hondura de humanidad. ?sa es la aut?ntica sabidur?a de la vida y donde se acoge y se manifiesta la gracia. Y ese crecimiento es ilimitado. Y, sin embargo, tendemos a pararnos, tiendo a justificar mis parones, y t?, Se?or, me llamas a seguir creciendo, con mi deseo, mi esfuerzo y tu gracia.

ORACI?N:?????????????????Ay?dame a crecer?

??????????? Que no me pare, Se?or, que no me canse, que no me justifique, que no me empobrezca, que no me frenen. A veces deseo pararme, me paro, ?es tan f?cil, tan c?modo, me lo facilitan tanto. Pero que no me pare, Se?or, quiero seguir creciendo, quiero ser cada d?a m?s libre, m?s yo.

??????????? Ay?dame, Se?or, s? que tu gracia no me falta nunca, que no me cierre a ella, que no me evada, que no ceje en la lucha. Que est? siempre abierto a la escucha de tu palabra, a las insinuaciones que me vienen de tantas partes desde las que t? te manifiestas. Ay?dame a crecer.????

CONTEMPLACI?N: ??????????????Creciste?

Creciste, Se?or,
hasta llenar la hondura
de tu humanidad
y de la m?a.

Creciste hasta llenarte
del amor de Dios
y lo derramaste
por todos los poros de tu ser.

Creciste hasta llenar
la tierra de cielo
y llevar la tierra al cielo.

Creciste para que te viese
a ti y en ti me viese a m?.

Creciste para ense?arme a crecer
y alcanzar contigo,
y por ti,
el techo de tu cielo y del m?o.


Publicado por verdenaranja @ 16:45  | Liturgia
 | Enviar