Mi?rcoles, 29 de diciembre de 2010

Homil?a de monse?or Oscar Sarlinga, obispo de Z?rate-Campana, en la solemnidad de la Inmaculada Concepci?n (8 de diciembre de 2010, en las ?Bodas de Plata? de la parroquia de la Inmaculada Concepci?n). (AICA)

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCI?N ???????

?

Queridos hermanos sacerdotes, autoridades civiles, di?conos permanentes, seminaristas, religiosos, religiosas, hermanos y hermanas todos

Proclamamos una vez m?s a Mar?a, con todo nuestro coraz?n, la Bienaventurada, la Feliz, porque ha cre?do. Luego de la procesi?n realizado, que ha sido casi una peregrinaci?n, a lo largo de quince cuadras, con tanta feligres?a proveniente de las distintas capillas y centros pastorales, celebramos la solemnidad de la Inmaculada Concepci?n, en las ?bodas de plata? de esta parroquia, joven, de esta regi?n, tambi?n joven y tan poblada.??

I LO QUE FUE OBRANDO LA VIRGEN INMACULADA EN MAQUINISTA SAVIO?

En efecto, tierras de antigua cristiandad no podr?an ser ?stas, porque no lo son de antigua poblaci?n, y? tampoco han pertenecido a esos centros de la m?s antigua evangelizaci?n de la zona, como el hist?rico Pilar viejo, o, ya m?s en el interior de la di?cesis, Santiago del Baradero (del siglo XVII) o San Antonio de Areco y Capilla del Se?or, ambas poblaciones del siglo XVIII. Con el sucederse de la historia, y porque nada escapa al designio providente de Dios, ?l quer?a que la Inmaculada tuviera su templo en esta regi?n, que estaba llamada a ser un lugar populos?simo de la Provincia de Buenos Aires, y que deviniera, con el tiempo, una jurisdicci?n parroquial de la di?cesis de Z?rate-Campana, a la que cre? S.S. Pablo VI en 1976.

Seg?n palabras registradas de un testigo directo, de la familia Nieto, en los recientes or?genes de Maquinista Savio se ten?a ya desde el inicio la intenci?n de construir una capilla, para lo cual la consecuci?n del terreno acab? materializ?ndose en 1958, ubicado aqu?l, precisamente, en la divisi?n territorial de los partidos de Escobar y Pilar, del lado de la acera de este ?ltimo. Aunque parezca especial, una calle que separa ambos partidos hace que el actual templo se ubique en la acera correspondiente a Pilar. Por entonces, la familia Beliera don? el terreno para la escuela, y la familia Nieto el de la iglesia, que era un proyecto. Faltaba el templo. En 1980 el cura p?rroco de Gar?n, Padre Perna, manifest? la intenci?n de construir dicho templo, m?s all? de las diferencias entre? los l?mites de los partidos en el que el predio donado se ubicaba. Fue as? como en 1981 se edific? la capilla, ?Inmaculada Concepci?n?, con el aporte de donaciones locales y uno significativo de que lleg? de los cat?licos alemanes, gestionado por el Padre Florencio de Del Viso. En 1985 el entonces Obispo diocesano, Mons. Alfredo Mario Esp?sito, la erigi? como parroquia.

Por aqu? pasaron, pues, el Padre Perna, el Padre Florencio, el Padre El?as, el Padre Sposaro, el Padre Edgardo Galuppo, el P. Hugo Acu?a, y por cierto el P. Justo Rodr?guez Gallego quien, junto con los laicos colaboradores, puso un sentido de misionariedad, de comuni?n y paz. Fue de importancia el aporte pastoral de la di?cesis de Toledo a estas tierras, con la voluntad de configurar una parroquia misionera y solidaria, y en esta historia vivida, historia sagrada, continu?, pues, como lo he dicho, Mons. Justo Rodr?guez Gallego, junto con sus colaboradores laicos, habiendo concluido el templo parroquial, el cual tuve la dicha de consagrar solemnemente, el 8 de mayo de 2006, hace exactamente 4 a?os. El Obispado quiso donar el altar, lugar de la Eucarist?a, fuente y culmen de la vida cristiana, desde donde es construida y fortalecida, en y por Cristo, la comunidad parroquial. En muy sucinta historia, me comprender?n ustedes, ?sta es historia vivida de la comunidad cat?lica de Maquinista Savio, es historia guiada por la mano Providente del Padre, y por la poderosa intercesi?n de Mar?a, la Inmaculada Concepci?n, la Esposa del Esp?ritu Santo, la Madre de Jesucristo nuestro Dios y Se?or.

II LA INMACULADA CONCEPCI?N, ?KEKHARITOUM?NE? MADRE DEL MES?AS SALVADOR?

S?, hermanos todos que forman esta multitud reunida en este gran gimnasio, estamos hoy aqu? en esta parroquia de la Inmaculada Concepci?n para manifestar, exclamar, declamar, nuestro amor a Mar?a Sant?sima, Madre de Dios y de la Iglesia, Madre de cada uno de nosotros, pues el Evangelio, asegur?ndonos que la Virgen es Madre de Dios (Cf Lc 1,26ss) nos ofrece la base gran?tica, a la que no puede rozar la menor sombra de duda, para dar a Mar?a el honor debido y la efusi?n de un sentimiento afectuoso que, como amoroso eco, se resume en el Hijo, en Cristo. Ella, Mar?a, es la ?llena de gracia? (Lc 1,28), la Kekharitoum?ne, la cual nos ha dado a Jesucristo, raz?n por la que cada uno puede ver cu?nto el ejemplo de la Virgen, ?su intercesi?n, su protecci?n, nos ayudan grandemente, como fieles suyos, a renovarnos interiormente y a reconciliarnos con Dios y con los hermanos, as? como a huir del pecado y de sus consecuencias.

Y la ?Inmaculada Concepci?n?, m?s que una ?advocaci?n?, o ?t?tulo? de la Virgen, es lo que Ella misma es. La Virgen misma es la Inmaculada Concepci?n, porque Ella, la Virgen, es la obra maestra de la redenci?n obrada por Cristo. Por la potencia de su amor y de su mediaci?n ?nica y universal, Cristo ha obtenido que la Madre fuera preservada del pecado original; por ello Mar?a ha sido totalmente redimida por Cristo, ya antes de ser concebida, en raz?n de la misi?n que le reservaba el Padre, el ser Madre del Mes?as Salvador.?

III EN LA PARROQUIA SE REALIZA TAMBI?N LA IMAGEN DE LA IGLESIA COMO PUEBLO MESI?NICO?

Es la ocasi?n, por esto, de redescubrir tambi?n hoy, nosotros, a la Iglesia como Cuerpo del Salvador, como Pueblo peregrinante de Jesucristo, el Ungido del Padre, nacido de Mar?a Virgen.

La Iglesia es pueblo mesi?nico porque, con el don recibido, el ?sentido de la fe? procedente de la unci?n del Esp?ritu, se hace ?pueblo prof?tico? que exhorta con amor y con mansedumbre a todos los hombres a la conversi?n. Tambi?n la parroquia tiene ese sentido prof?tico, y tambi?n ella posee la misi?n de ser un centro del ?profetismo de la esperanza?, esa esperanza en que todo cuanto ha sido sembrado en 25 a?os sea cultivado y produzca cosecha abundante, conforme a la voluntad de Dios, que da a uno a sembrar, a otro el cosechar (Cf Jn 4,37).

Para dar testimonio de esa ?ndole mesi?nica que tenemos como Pueblo, necesitamos esperanza. Me refiero a la esperanza teologal, m?s que a las meras ?expectativas? o ?ganas? o ?tendencias? con las que a veces nuestras mentes pueden confundirse, al no escapar del todo al secularismo imperante. La esperanza verdadera es la que ?renueva?, porque es Dios mismo quien dijo ?Yo hago nuevas todas las cosas?; es ?l, con su Gracia, el que tiene el poder de hacernos ?nacer de nuevo?, y por eso la esperanza nos hace renacer, y por eso tambi?n la ense?anza de la Iglesia reactualiza la palabra que Dios Padre, en el Hijo Jes?s (el Verbo) ?dice? desde el origen del mundo, y que el Esp?ritu de Amor reactualiza hoy y hace comprensible, en el tiempo, y en los tiempos nuestros, creaturas hist?ricas, y que podemos hoy resumir en estas tres b?blicas exhortaciones: ?escucha?, ?recuerda?, ?convi?rtete?. En esto radica la base de la pastoral de una parroquia, a trav?s de ?la escucha de la fe?, de la catequesis, y de la misi?n que de all? procede. ?

La esperanza, queridos hermanos e hijos, promueve al mismo tiempo una din?mica evangelizadora y promotora de la dignidad humana, de tal modo que hace desarrollar y crecer una interrelaci?n mutua de caridad, de participaci?n, de colaboraci?n, de mutua ayuda, al modo como vemos en la comunidad eclesial del libro de los Hechos (Cf Hech 18,1-4). De tal modo que, movidos por el Esp?ritu, vivamos unidos los unos a los otros en la humildad, sin sobreestimarnos a nosotros mismos, o creernos los detentores de lo absoluto, del conocimiento, de los poderes, por peque?os que estos sean si los miramos a una escala global; lo malo es cuando a esos poderes los queremos acaparar, y esto sin esp?ritu de servicio. Por eso es tan importante en una parroquia la correcci?n fraterna y el ponernos siempre a la escucha, como Mar?a, el estar en relaci?n con todos, y en especial con los m?s pobres, con los peque?os, los sencillos, a la manera como ?lo refiere San Pablo, es decir, no crey?ndonos llenos de sabidur?a, ?sino con el amor gratuito?(cf 1 Cor 13).

Es con este esp?ritu como ha de ser comprendida la colaboraci?n y el di?logo, y de ese modo se sientan las bases para ?edificar? la Iglesia como pueblo de Dios, como obra agradable a Dios, que asciende ?con suave fragancia?, como sacrificio, y que a la vez desciende ?como bendici?n? sobre nuestro pueblo, porque, como ha dicho el Se?or a trav?s del profeta Jerem?as: ?Yo encontrar? mi gozo en hacerles el bien? (Jer 32,41).

?Si tuvi?ramos m?s conciencia, psicol?gica y moral, de cu?nto necesitamos colaborar, cada uno seg?n su vocaci?n, elecci?n, misi?n,? a ?edificar? la Iglesia!?

IV EN LA INMACULADA SE REFLEJA LA BELLEZA INFINITA?

Por ?ltimo, hermanos y hermanas, o?mos hablar tantas veces de relativismo y secularismo; son desaf?os que hemos de asumir en una nueva evangelizaci?n. Me referir? s?lo a una de las manifestaciones de aqu?llos, y quiero decirles que existen tantas falsas luces que atraen nuestra atenci?n, nuestra fascinaci?n, tantas pseudo-bellezas que nos encandilan en este mundo en que ni todo ni mucho es como aparece; pseudo-bellezas que en realidad terminen obscureciendo nuestra mirada, y pueden enceguecernos, tales como la fascinaci?n del poder por el poder mismo, el ansia de predominio, la hipocres?a que nos deja bellos por fuera (en el mejor de los casos) y feos por dentro, el abuso, el mal uso del sexo, el no poner importancia m?s que en nuestro propio inter?s por encima del bien com?n; son como ?luces fatuas?, como pseudo-faros que atraen enfermizamente nuestras potencias y nuestras facultades, pero que en el fondo y al final nos dejan tristeza, una nada interior y un horrendo vac?o en nuestra vida.

Y hoy, en la solemnidad de la Inmaculada, ?no ser?a acaso la oportunidad de responder a una cuesti?n semejante, de gran actualidad pastoral, esto es, c?mo reproponer en manera adecuada a Mar?a a nuestro pueblo, desde la perspectiva de la belleza que atrae nuestras potencias?. Desde la oraci?n y en ella, querr?amos hoy tambi?n proponer la ?v?a de la belleza? de Mar?a, la que Ella tiene como Esposa del Esp?ritu Santo, como ?toda hermosa? (tota pulchra), como ideal supremo de perfecci?n al que ning?n artista ha logrado plasmar en plenitud, como ?la Mujer revestida de sol? (Ap 12,1), en la cual los rayos pur?simos de la belleza humana se conjugan con los rayos luminosos, soberanos, de la belleza sobrenatural. S?, tambi?n la contemplaci?n de la ?Toda Hermosa? nos ayudar? en nuestro camino de fe, porque Ella es hermosa porque ?Kekharitoum?ne?, porque llena de gracia, llena del Esp?ritu, cuya Luz que no tiene fin brilla con incomparable esplendor. La belleza de Mar?a nos ayudar? a concentrar nuestra mirada y quitarla de las luces fatuas que terminan obscureci?ndonos, haci?ndonos seres obscuros u obscurecidos, por lo menos. ?Qu? renovada espiritualidad puede surgir de la v?a de la belleza!. Se lo auguro a todos ustedes, se lo deseo de coraz?n, redescubrir, con Mar?a, la belleza de la imagen de Dios en nosotros, en la familia, en la comunidad, en la lucha diaria por el bien com?n.

El Se?or conceda a todos, Pastores y fieles, la firmeza y suavidad de la fe, la fuerza de la esperanza y la caridad amorosa, y que la gracia divina est? con ustedes en estas Bodas de Plata de la parroquia, y siempre, como nos lo dese? San Pablo: ?la gracia est? con todos aquellos que aman a Nuestro Se?or Jesucristo con amor inmutable? (Ef. 6, 24).?

Mons. Oscar Sarlinga, obispo de Z?rate-Campana

???? CF BENEDICTO XVI, Audiencia general, Aula Pablo VI, Ciudad del Vaticano, Mi?rcoles 7 de julio de 2010
???? Cf. CONC. ECUM. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, 9.?
???? Cf CONC. ECUM. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, 37.??


Publicado por verdenaranja @ 21:52  | Homil?as
 | Enviar