Lunes, 03 de enero de 2011

Al cominienzio del a?o 2011 y ante la escacez de vocaciones al Seminario Menor el Rector del Seminario de Tenerife hace un llamamiento a sacerdotes, di?conos, religiosos/as, profesores de religi?n y catequistas a la promoci?n de vocaciones.

SEMINARIO DIOCESANO
DIOCESIS NIVARIENSE
La Laguna, a 2 de enero de 2011?

A todos los compa?eros sacerdotes de la Di?cesis Nivariense, al comienzo del a?o 2011, con especial gratitud, desde el Seminario Diocesano, coraz?n de la Di?cesis.?

Estimado hermano en Cristo.?

Recibe mi m?s cordial saludo al comienzo del A?o Nuevo, a?n en tiempo de Navidad y contemplando c?mo late el coraz?n de Dios en la ternura de un Beb?-Divino en brazos de Mar?a, nuestra Madre.

El motivo de la presente carta es hacerte llegar una reflexi?n sobre el Seminario, especialmente sobre el Seminario Menor, hecha el D?a de la Apertura del Curso 2010/2011, el pasado mes de octubre, y que el Sr. Obispo considera de inter?s que sea conocida por todos los sacerdotes. No exagero al decir que el Seminario tiene para el presente a?o 2011 un reto vital: la promoci?n de las vocaciones sacerdotales y la promoci?n del Seminario Menor. Es una realidad que nos sit?a en situaci?n de emergencia. Y cada uno de nosotros, sacerdotes y di?conos, laicos en cualquier vocaci?n o estado, consagrados, religiosos y religiosas, tenemos ciertamente una grave responsabilidad. Por ello es por lo que les entrego esta carta unida a la oraci?n al Due?o de la Mies, para provea adecuadamente a nuestra necesidad.

Dec?a el pasado 2 de octubre:

?Perm?tanme ahora que, como Rector del Seminario, que tambi?n inaugura hoy oficialmente el curso 2010/2011, me dirija a todos ustedes y a la Di?cesis entera, si la labor de D. Antonio Morales, siembre sensible y delicado con las noticias de esta casa, responsable de la Oficina de Prensa del Obispado, lo hace extensivo a todos.

Tenemos un Seminario Diocesano que abre sus puertas con 25 alumnos en el seminario mayor, incluyendo a los de 2? de Bachillerato que participan ya de la vida comunitaria del Seminario Mayor y a aquellos que ordenados de di?cono o no est?n ya en actividades pastorales en parroquias. 25 muchachos j?venes, ilusionados, con deseo de crecer como hombres y como cristianos para ser pastores del Pueblo de Dios.

Junto a ellos est? el Seminario Menor de la Di?cesis que abre sus puertas con 18 alumnos. A ellos quiero dirigir mi reflexi?n especialmente en este curso y a ellos quisiera invitarles a mirar a todos los aqu? presentes: Al Seminario Menor de nuestra Di?cesis.

El Seminario Menor es un instrumento de la Di?cesis de Tenerife en el ?mbito de la Pastoral Vocacional. Un centro educativo que tiene como identidad y misi?n, especial y principalmente, acompa?ar el discernimiento vocacional, la b?squeda de la voluntad de Dios, en edad temprana, a aquellos muchachos que no descartan la opci?n sacerdotal en su vida. Es un centro educativo de la Di?cesis, en el que se estudia aquellas ense?anzas medias que el Ministerio de Educaci?n de Espa?a y la Consejer?a de Educaci?n del Gobierno de Canarias, que posee transferidas las competencias en esta materia, establecen y reconocen.

El Seminario Menor ha sido, desde 1945, a?o en el que se cre? como instituci?n independiente del Seminario Mayor Diocesano de Tenerife, un instrumento de primer orden en el ?mbito de la pastoral vocacional. Por sus aulas han pasado la mayor?a de quienes actualmente ejercen el ministerio sacerdotal en nuestra Di?cesis. Muchos otros alumnos han seguido caminos diferentes, pero han adquirido una formaci?n humana y cristiana que, en su mayor?a, reconocen como de calidad, y agradecen como un privilegio educativo en sus vidas.

El a?o 1998 fue aprobado definitivamente como Centro de Ense?anza Primaria, como Instituto de Ense?anza Secundaria y Bachillerato bajo el nombre de ?Seminario Diocesano?, adapt?ndose plenamente a las exigencia de la LOGSE. Actualmente existen alumnos desde 1? de la ESO hasta concluir los estudios de Bachillerato y poder acceder a la Prueba PAU en la Universidad de La Laguna. Como nos dice el Plan de Formaci?n de Seminarios Menores, su objetivo es la formaci?n humana, cristiana y vocacional de los adolescentes y j?venes, de tal manera que est?n en disposici?n de iniciar posteriormente la formaci?n sacerdotal en el Seminario Mayor.

Todos los obispos de nuestra Di?cesis, desde su creaci?n hasta hoy, han hecho una opci?n significativa por el Seminario Menor. Lo han hecho liberando personas y recursos materiales para el ejercicio de su labor docente y educativa. Una opci?n que la Di?cesis ha de agradecer siempre y de la que ha de hacer memoria permanentemente. Este es el tercer a?o del equipo de formadores que presido como Rector. En estos tres a?os soy testigo de la valoraci?n expl?cita que D. Bernardo ha manifestado en p?blico y en privado, de la importancia que sigue teniendo el Seminario Menor.

Pues bien. No nos podemos contentar con tener un Seminario Menor. Hemos de potenciar el Seminario Menor. Hemos de trabajar por ?l y con ?l. Hemos de promover su alumnado, invitando expl?citamente a chicos, a sus padres, a sus maestros y catequistas, a que se planteen aprovechar el recurso pedag?gico que la Di?cesis tiene en el Seminario Menor.

No todos los alumnos del Seminario Menor pasar?n al Seminario Mayor; no todos ser?n sacerdotes; pero s? que todos recibir?n una formaci?n humana y cristiana de excelencia (como gusta decir ahora en los ?mbitos educativos) y todos tendr?n la oportunidad de plantearse en serio, con rigor, en libertad verdadera y con la gracia de Dios, la voluntad de Dios sobre sus vidas. Todos tendr?n la posibilidad de descubrir que, si Dios pide de ellos la opci?n sacerdotal, tendr?n las herramientas necesarias para iniciar la formaci?n propiamente sacerdotal con ?xito y aprovechamiento.

El Seminario Menor, si no se tiene, pues no se tiene. Muchas di?cesis espa?olas no lo tienen. Pero si se tiene, se tiene. Si se tiene, se potencia, se aprovecha, se usa, se invita a ni?os, adolescentes y j?venes a que descubran en sus aulas y pasillos, en su capilla e instalaciones, un medio de crecimiento humano integral, una formaci?n cristiana verdadera y un acompa?amiento en la b?squeda de la voluntad de Dios; b?squeda seria y sincera. Si se tiene, se tiene.

Los sacerdotes, los catequistas, los profesores de religi?n, los religiosos y religiosas, los padres y madres de familia, los agentes de pastoral laicos, todos, desde el Obispo al adulto reci?n bautizado entre nosotros, debemos hacer opci?n clara y decidida por el Seminario Menor.

?Qu? miedos y prejuicios se suelen tener? ?Qu? se escucha cuando se habla del Seminario Menor?

Es muy peque?o para plantearse la vocaci?n sacerdotal.

Estoy trabajando con ?l, y se lo voy a plantear el pr?ximo a?o.

Lo tendr? en La Laguna y ?cu?ndo lo ver??

Estos, y muchas otros miedos, de sacerdotes, padres, maestros, catequistas, etc., suelen venir de la concepci?n del Seminario Menor como un Seminario Mayor en miniatura. Como si el Seminario Menor tuviera como misi?n formar sacerdotes. Y no es as?.

Es un centro de formaci?n humana (?ntegralmente humana), de formaci?n cristiana (verdaderamente cristiana) y de acompa?amiento y discernimiento vocacional. ?Qu? padres no querr?an para su hijo una formaci?n humana integral? ?Qu? padres cristianos no desear?an para su hijo una formaci?n cristiana de verdad? ?Qu? padres no desear?an que a sus hijos les ofrecieran la posibilidad de discernir sus posibilidades vocacionales?

Soy testigo de privilegio de c?mo los padres regresan los domingos con los muchachos dici?ndonos a los formadores lo diferentes y bien que ven a sus hijos, lo responsables que son, lo maduros que parecen... ?C?mo me gustar?a que fueran los padres de nuestros alumnos del Seminario Menor los que le dirigieran esta tarde la palabra y les contaran su testimonio!

Para ser alumno del Seminario Menor s?lo hace falta querer asumir este privilegiado proceso de formaci?n, tener autorizaci?n de sus padres y no descartar la posibilidad de ser sacerdote. A eso llaman los obispos espa?oles ?g?rmen de vocaci?n sacerdotal?.

Mis queridos amigos. Quede, pues, en el aire de este Sal?n de actos, la voz de un Rector del Seminario que les dice: El Seminario Menor, si se tiene, se tiene.

El pr?ximo curso el Seminario Menor volver? a abrir, como estuvo abierto durante 53 a?os de sus 65 a?os de historia, el 6? curso de primaria. Quien les habla hoy ingres? en el Seminario Menor en 1978, entonces en 6? de EGB. Perm?tanme, por tanto, que no s?lo hable con la experiencia pedag?gica e institucional del responsable del Seminario Menor, sino con la experiencia y vivencia de un alumno del Seminario Menor. Por tanto, haremos un esfuerzo todos por promover, con gozo, con decisi?n, acompa?ando a los padres, acerc?ndonos a los profesores de Primaria y de Secundaria, reuni?ndonos con los catequistas, dedicando, en fin, personas y esfuerzos, a promocionar el Centro Acad?mico y Educativo de la Di?cesis de Tenerife que se llama Seminario Menor. Y espero, y esperamos este equipo de formadores, de todos ustedes y de la Di?cesis en general, su inestimable colaboraci?n al respecto; porque s? tenemos Seminario Menor. Y si se tiene, que se tenga. Muchas gracias.?

Hasta aqu? aquellas palabras que quise compartir con todos y que, ahora, a trav?s de este medio, pongo en tus manos o en la pantalla de tu ordenador. Necesitamos que apoyes al Seminario Menor. Necesitamos que superemos los miedos y complejos a la hora de hacer la invitaci?n expl?cita a los muchachos.

No dudes de darle a los padres que tengan dudas nuestro tel?fono m?vil o invitarlos a visitar el Seminario y conocer de primera mano las instalaciones y la din?mica educativa. Esta es nuestra dedicaci?n y estaremos encantados de informarles.

Habla con el profesor de Religi?n de Infantil y Primaria de tu Parroquia. Desde 5? de Primaria se les puede hacer la invitaci?n. Recuerda que el pr?ximo curso introducimos 6? de Primaria en el Seminario Menor.

Habla con los catequistas de Primera Comuni?n y Post-Comuni?n. Ellos tienen a muchachos de esa edad y a ellos se les puede presentar la posibilidad de estudiar en el Seminario Menor. Habla con las religiosas que colaboran contigo en la acci?n pastoral, que ellas poseen una especial sensibilidad al respecto. Habla, invita, ofrece, promueve... Porque no estamos ofreciendo algo malo; porque les estamos brindando la posibilidad de un itinerario formativo integral; humanamente integral, cristianamente integral.

En algunas parroquias ya est? colgado el Cartel que hemos preparado este a?o para promover las vocaciones al Seminario Menor. Cuando hemos estado en los arciprestazgos o vicar?as, en alg?n encuentro o retiro, los formadores lo hemos ofrecido a los compa?eros. Col?calo en el tabl?n de anuncios. Tenlo a mano y comunica su contenido a los feligreses de tu comunidad parroquial.

Y, sobre todo, reza a Dios por las vocaciones sacerdotales. Pide. Insistentemente, pide. Como la viuda del Evangelio, como el amigo inoportuno. Pide mucho; pide con tus fieles; p?dele al Se?or que de todas las parroquias de nuestra Di?cesis haya, cuando menos, un seminarista en el Seminario Menor.

Gracias por haber llegado hasta aqu? en la lectura de esta carta. Pido al Se?or por t? y me encomiendo a tu oraci?n. Feliz A?o 2011.??

Juan Pedro Rivero Glez.
Rector del Seminario


 | Enviar