Martes, 04 de enero de 2011

Lectio divina para el d?a 4 de Enero 2011, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Litugia de la di?cesis de Tenerife.

?

LECTURA:?????????? ?Juan 1, 35‑42?

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus disc?pulos y, fij?ndose en Jes?s que pasaba, dice: ??ste es el Cordero de Dios.?

Los dos disc?pulos oyeron sus palabras y siguieron a Jes?s. Jes?s se volvi? y, al ver que lo segu?an, les pregunta: ??Qu? busc?is?? Ellos le contestaron: ?Rab? (que significa Maestro), ?d?nde vives?? ?l les dijo: ?Venid y lo ver?is.?

Entonces fueron, vieron d?nde viv?a y se quedaron con ?l aquel d?a; ser?an las cuatro de la tarde.

Andr?s, hermano de Sim?n Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jes?s; encuentra primero a su hermano Sim?n y le dice: ?Hemos encontrado al Mes?as (que significa Cristo).? Y lo llev? a Jes?s. Jes?s se le qued? mirando y le dijo: ?T? eres Sim?n, el hijo de Juan; t? te llamar?s Cefas (que se traduce Pedro).?

MEDITACI?N:??????????? ??D?nde vives??

??????????? Aunque la lectura ya nos lleva a a?os adelante no nos alejamos del tiempo en el que estamos, y todav?a seguimos inmersos en el impacto del nacimiento, de la encarnaci?n, de la buena noticia que nos trae tu presencia en medio de nosotros. ??

??????????? Y aqu? es donde podemos situar esta pegunta que te hacen estos disc?pulos de Juan despu?s del bautismo, pero que cabe en este pre?mbulo de tu vida p?blica a la luz de tu reciente nacimiento. ?D?nde vives?, Se?or. No, no nos interesa la materialidad de la respuesta. No nos importa si es en Bel?n, en Nazaret, en Cafarna?n, en una casa grande o peque?a. Tampoco a aquellos disc?pulos les importaba el lugar. No les interpelaba tu vivienda, si no tu vida que les pod?a dar sentido y reilusionar.

??????????? Y ante esa pregunta me vuelvo a situar, porque me quieres recordar que m?s all? de un lugar, de un cielo, cercano o lejano, t? has venido a vivir en medio de nuestra historia, dolorida, desconcertada y esperanzada. Has acampado en medio de nosotros, como dir?a tu evangelista. M?s a?n, en cada uno de nosotros, en la medida que te dejamos, porque ah? sigues llamando a nuestra puerta, a mi puerta. Vives de un modo especial en cada ser humano que sufre, y me invitas a descubrirte ah? para acercarme para ofrecer mi sanaci?n y recibir la suya. Vives en cada gesto de amor, de paz, de perd?n, de entrega, de don, que sale de cualquier coraz?n humano, sea quien sea y piense lo que piense.

??????????? Has venido, Se?or, para que viva en ti y te deje crecer y vivir en m?, y para hacerte presente all? donde me has puesto. Qu? locura de amor!

ORACI?N:??????????? ?Qu?date, Se?or?

??????????? Qu?date, Se?or, qu?date, con nosotros, qu?date conmigo. Aunque mantenga la puerta cerrada, no dejes de llamar. Vive aunque sea en el portal de mi coraz?n, porque s? que cuando se enfr?e mi casa, te llamar?, te abrir? y t? ser?s el calor de vida que ning?n otro me puede dar.

??????????? Quisiera prescindir de ti, y vivir sin m?s inquietud que la que me provocan los avatares de cada d?a, que no son pocos. Pero me has hecho humano y t? eres el ?nico capaz de alimentar plenamente mi humanidad. Qu?date, Se?or.

CONTEMPLACI?N:????????? ?Entrar en ti?

Has venido a nuestra casa,
pero eres t? realmente
el que nos ha abierto
la puerta de la tuya.

Quieres entrar en m?
pero soy yo quien desea
entrar en ti
y sentir el calor ?ntimo y profundo
que me llene de paz.

Quiero entrar en ti
para que me hagas habitable,
para que des calidez
a mis entra?as,
para hacerme tu hogar
y puedas prender en m?
para irradiar tu calor
en mi pedazo de historia.


Publicado por verdenaranja @ 17:03  | Liturgia
 | Enviar