Lunes, 10 de enero de 2011

Sugerencias para la homil?a de la Eucarist?a de la Jornada de la Infancia Misionera 2011, publicadas en Gui?n Lit?rgico de la revista ILLUMINARE, n? 381, ENERO 2011 para su celebraci?n el 23 de Enero.

SUGERENCIAS PARA LA HOMIL?A

? En la primera lectura resuenan a?n los ecos de la Navidad, con la lectura del profeta Isa?as que nos habla de la luz que va a brillar a los que viven en la oscuridad. Es la "tierra de los gentiles", de aquellos que no han tenido la oportunidad de escuchar la Palabra de Dios, de aquellos m?s alejados, en principio, de Dios; a ellos se les promete que tambi?n les llegar? la luz y, con ella, la alegr?a y el regocijo.

? La profec?a de Isa?as, por este motivo, es citada por el evangelista Mateo a prop?sito de Jes?s, que se establece en aquellas tierras, "para que se cumpla la Escritura". Cristo es la luz, y el hecho de establecerse en un lugar considerado de paganos es visto por el evangelista como la realizaci?n de las palabras de Isa?as, de que la luz de la Palabra de Dios llegar? a todos los pueblos. El Evangelio nos muestra a Jes?s, que comienza su ministerio predicando la conversi?n porque "el Reino de Dios ha llegado". En este contexto, se entiende perfectamente que el Reino es para todos aquellos que con fe se abren al anuncio de Cristo.
La llamada posterior a los disc?pulos no es m?s que la confirmaci?n de que es Dios mismo quien, por medio de su Palabra, re?ne a todas las personas, de cualquier raza y condici?n, en un ?nico pueblo, el nuevo pueblo de Dios que es la Iglesia, en la que todos tienen cabida.

? En la Iglesia no puede haber divisiones, si de verdad escuchamos la Palabra de Dios y seguimos a Cristo. San Pablo reacciona en?rgicamente contra las divisiones existentes en la comunidad cristiana de Corinto; contra ellas afirma la fuerza de la predicaci?n de la Palabra, que es eficaz no tanto por ser sabidur?a humana, sino por la sabidur?a divina que hay en ella,
la que viene de la cruz de Cristo. Seguir la llamada de Cristo es configuramos con ?l, con su muerte y su resurrecci?n, y ser de este modo sus testigos.

? La Jornada de la Infancia Misionera nos recuerda que los cristianos formamos el pueblo de Dios, que es la Iglesia, y que todos estamos llamados a ser miembros activos de ella, a conocer a Jes?s, a ser sus amigos desde ni?os y a seguirle en su misi?n.

? Este a?o nos unimos a los ni?os de Ocean?a; es un continente lejano y desconocido para nosotros. En ?l la Iglesia tiene una presencia peque?a, pero muy importante y significativa. Con la fuerza de su fe, los cristianos de Ocean?a siguen al Se?or con alegr?a siendo testigos del reino de Dios. Nos unimos a ellos para que contin?en siendo luz para ese continente, especialmente para los ni?os y j?venes.


Publicado por verdenaranja @ 16:43  | Homil?as
 | Enviar