S?bado, 15 de enero de 2011

Reflexi?n para el domingo segundo del Tiempo Ordinario - A, ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuel P?rez Pi?ero.

ECOS DEL DIA DEL SE?OR
II Domingo del Tiempo Ordinario ?(A)???

Queridos amigos y amigas:

El Domingo pasado, sal?amos de la Navidad fijando nuestros ojos en Jesucristo que, con su Bautismo,? iniciaba su Vida P?blica. Durante esta semana, hemos venido escuchando sus primeras palabras, contemplando la elecci?n de sus primeros disc?pulos, algunos de sus milagros, su poder sobre el demonio, sus primeros pasos?

En el Evangelio de hoy, escuchamos la presentaci?n que hace Juan Bautista, de Jesucristo: ??ste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo?.

A nosotros nos puede parecer una expresi?n un tanto extra?a, aunque sea habitual en la vida de la Iglesia? Sin embargo, para un jud?o piadoso, era un t?tulo mesi?nico? Por eso, dos de los disc?pulos de Juan, al o?rlo, siguieron a Jes?s (Jn 1, 35 ? 38).

Los jud?os, en efecto, ten?an muchos sacrificios, especialmente, el sacrificio pascual, conoc?an el Canto del Siervo de Yahv? del profeta Isa?as, del que escuchamos un fragmento en la primera lectura de este Domingo? Entend?an, por tanto, perfectamente, la expresi?n del Bautista.

De esta manera, se enlaza la Navidad (que tambi?n se llama pascua) con la Pascua, el ?Misterio Pascual, mediante el cual, Jesucristo quita el pecado del mundo. Por eso, en el salmo responsorial, se nos presenta la actitud de Jesucristo, al entrar en el mundo, y por tanto, la actitud de cada cristiano que este Domingo proclama: ?Aqu? estoy, Se?or, para hacer tu voluntad?.

A los evangelistas les ven?a muy bien recordar a los cristianos el testimonio del Bautista, porque ten?a una gran autoridad en las primeras comunidades cristianas.

Este t?tulo de Jes?s, el Cordero que quita el pecado del mundo, es para nosotros muy importante. Expresa el objetivo fundamental de la venida de Jesucristo al mundo: redimirnos del pecado y darnos la vida divina.

Quitar el pecado del mundo es algo fundamental, porque el pecado de Ad?n y de cada persona, constituye una fuente incesante de males? ?Qu? ser?a del mundo, de la sociedad, de la misma Iglesia..., si se pudiera quitar todo pecado, de modo que cada persona estuviera centrada en hacer, en cada momento, lo que Dios quiere?! Pues a eso estamos convocados los cristianos. Esa es nuestra tarea y nuestra misi?n fundamental. Pero eso no se puede imponer por la fuerza. Se nos ofrece como don que respeta la libertad. Aqu? est? la tragedia de la historia humana: ?Que pudiendo ser dichosa, siguiendo los preceptos del Se?or, ?se cierra a su mensaje, sufre y muere...?

En nuestros d?as, vemos como los responsables de las naciones multiplican las organizaciones internacionales, los encuentros, las negociaciones? Y qu? dif?cil se hace, a veces, lograr un acuerdo. Para los cristianos todo est? muy claro: La Palabra de Dios, nos ofrece desde antiguo, la soluci?n, (la salvaci?n):??Cumplir los preceptos del Se?or...!

Pero en nuestro tiempo, los mandamientos no est?n de moda, los preceptos del Se?or, que constituyen, en gran parte, el patrimonio ?tico de la humanidad, repelen. Sin, embargo, los cristianos estamos educados en la escuela de la Palabra de Dios, que en el Libro de Los Salmos, canta y proclama la sabidur?a del Se?or, cuya ley ?es perfecta y es descanso del alma? ?Los mandatos del Se?or son rectos y alegran el coraz?n?? ??Son verdaderos y enteramente justos. M?s valiosos que el oro, m?s que el oro fino; m?s dulces que la miel de un panal que destila?? (Sal 18, 8 y ss.)

?Y c?mo sabe el Bautista qui?n es el Cordero de Dios, el Mes?as de nuestra esperanza?

???????? Escuch?mosle:

?Yo no lo conoc?a, pero el que me envi? a bautizar con agua me dijo: ?Aquel sobre el que veas bajar el Esp?ritu y posarse sobre ?l, ?se es el que ha de bautizar con Esp?ritu Santo??

Es para una contemplaci?n interminable de Jesucristo: "?El que tiene el Esp?ritu Santo! ?" El Esp?ritu que le consagra y le acompa?a siempre en la misi?n encomendada por el Padre y que ?es, en definitiva, acci?n de la Sant?sima Trinidad.

???????? ??He ah? la clave de todo: el Esp?ritu Santo!!

El Esp?ritu que nos da Jesucristo, despu?s de su Resurrecci?n, el Esp?ritu que renueva constantemente la faz (el rostro) de la tierra, el Esp?ritu que hace posible la misi?n de la Iglesia en el mundo, a trav?s de los siglos; el Esp?ritu que inspira y alienta todo lo grande, lo puro, lo bello, que se realiza en la tierra. El Esp?ritu que todo lo hace posible?

Y La presencia del Esp?ritu Santo se garantiza en cada uno de nosotros y, por tanto, en toda la Iglesia, por un sacramento: el de la Confirmaci?n? As? quedamos capacitados para realizar la misi?n de Jesucristo: ?Quitar el pecado del mundo?.


Publicado por verdenaranja @ 23:42  | Espiritualidad
 | Enviar