Domingo, 23 de enero de 2011

Homil?a de monse?or Luis T. St?ckler, obispo de Quilmes para la fiesta de la Sagrada Familia (26 de diciembre de 2010). (AICA)

EL PADRE DE FAMILIA??????????

En el evangelio de Mateo, a diferencia de Lucas, San Jos?, el padre adoptivo de Jes?s, ejerce un rol protag?nico. En el ?rbol geneal?gico de Jes?s se toman en cuenta los antepasados de Jos?, ??el esposo de Mar?a, de la cual naci? Jes?s, que es llamado Cristo? (Mt 1, 16). Jos? es el destinatario del mensaje del ?ngel, para que recibiera a Mar?a en su casa y que pusiera a su hijo el nombre de Jes?s (Mt 1, 21). Cuando Jes?s naci? en Bel?n, Jos? nuevamente fue avisado por el ?ngel que llevara al ni?o y a su madre a Egipto, para salvarlo de la persecuci?n de Herodes. Y finalmente, despu?s de la muerte del tirano, por indicaci?n del ?ngel, Jos? volvi? con su familia a su pa?s, donde se estableci? en Nazaret.

En los Evangelios se expone claramente la tarea paterna de Jos? respecto a Jes?s. De hecho, la salvaci?n, que pasa a trav?s de la humanidad de Jes?s, el Verbo encarnado, se realiza en los gestos que forman parte diariamente de la vida familiar. Los Evangelistas est?n muy atentos en mostrar c?mo en la vida de Jes?s nada se deja a la casualidad y todo se desarrolla seg?n un plan divinamente preestablecido. La f?rmula repetida a menudo: ?As? sucedi?, para que se cumplieran...? y la referencia del acontecimiento descrito a un texto del Antiguo Testamento, subrayan la unidad y la continuidad del proyecto, que alcanza en Cristo su cumplimiento. Mar?a es la humilde sierva del Se?or, preparada desde la eternidad para la misi?n de ser Madre de Dios; Jos? es aquel que Dios ha elegido para ser ?el coordinador del nacimiento del Se?or?, aqu?l que tiene el encargo de proveer a la inserci?n ?ordenada? del Hijo de Dios en el mundo, en el respeto de las disposiciones divinas y de las leyes humanas. Toda la vida, tanto ?privada? como ?escondida? de Jes?s ha sido confiada a su custodia. Con la potestad paterna sobre Jes?s, Dios ha otorgado a Jos? el amor correspondiente, aquel amor que tiene su fuente en el Padre, ?de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra? (Ef 3, 15). (Redemptoris custos, 8).

La familia de Nazaret, si bien es ?nica por la relaci?n conyugal excepcional entre Mar?a u Jos?, y especialmente por su hijo que es el Hijo de Dios; sin embargo, es modelo para todos los hogares, ya que la Virgen era realmente la madre de este Hijo, y San Jos? asumi? plenamente sus obligaciones de padre de familia. Porque el Hijo de Dios se hab?a hecho realmente hombre; un ni?o que ten?a que ?crecer en sabidur?a, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres (Lc 2, 52). Jes?s, para su sano desarrollo, necesitaba la ternura de su madre, pero a la vez tambi?n la imagen del var?n, al cual ?l llamaba Abb?, Padre;? t?rmino que us? despu?s en su propia oraci?n y en su ense?anza para animarnos a tratar con esta familiaridad del hogar al mismo Padre en el cielo. Fue a ese esposo fiel y padre cuidadoso, al cual Jes?s se sujet? en obediencia. Fue San Jos? quien instruy? en la? ley de Dios y del trabajo, al que hoy es nuestro Maestro. ?l aliment? al que hoy comemos como Pan de vida eterna. Con su silencio le ense?? a contemplar lo divino en lo humano, y la exigencia del amor que se vive en el servicio.

Ante el aparente oscurecimiento? de la? profundidad del amor humano, conviene acercarse a las aguas puras del evangelio. Pidamos por nuestras familias, por los matrimonios, por los padres en particular para que los hijos puedan reconocer en ellos la imagen de Dios, del cual ellos mismos un d?a han de ser una imagen cre?ble delante de sus propios hijos. Que la Virgen, que es el rostro maternal de este mismo Dios, nos lo alcance por su intercesi?n.??

Mons. Luis T. St?ckler, obispo de Quilmes?


Publicado por verdenaranja @ 20:31  | Homil?as
 | Enviar