Jueves, 27 de enero de 2011

Subsidio lit?rgico para Jornada de la Vida Consagrada 2011, publicado en folleto de la CEE recibido en la parroquia junto cartel poara su ceelebraci?n el 2 de Febrero.

J?venes consagrados, un reto para el mundo
FIRMES EN LA FE (Col 2,7)

MONICI?N DE ENTRADA

Queridos hermanos todos. Convocados por el Se?or celebramos hoy en la Iglesia la fiesta de la Presentaci?n del Ni?o Jes?s en el Templo. Mar?a y Jos?, fieles a la tradici?n de su pueblo, entran en el Templo con su Hijo a los 40 d?as de su nacimiento. Del mismo modo, tambi?n nosotros, 40 d?as despu?s de la Navidad, somos llevados y presentados por nuestra Madre la Iglesia ante el Dios vivo y verdadero, al tiempo que sentimos y Agradecemos la paternal custodia de nuestro obispo diocesano.

El lema de esta Jornada de la Vida Consagrada, Firmes en la fe (Col 2, 7), J?venes consagrados, un reto para el mundo, nos vincula a ese evento tan importante para la Iglesia que se celebrar? en Madrid en agosto de este a?o: la Jornada Mundial de la Juventud. Los consagrados y consagradas, que hemos recibido en la comunidad cristiana la extraordinaria vocaci?n de vivir entregados totalmente a Dios y al servicio del pr?jimo en la caridad, queremos comunicar nuestra alegr?a a todos los j?venes, tanto a los que comparten nuestra fe como a los que vacilan, dudan o no creen, para que puedan vivir la experiencia del Se?or Jes?s resucitado y vivo, y de su amor
por cada uno de nosotros.

Nos disponemos ahora a escuchar la Palabra de Dios y celebrar el sacramento de la Eucarist?a, donde somos transformados en ofrenda permanente, consagrados al Padre, siguiendo al Hijo y habitados por el Esp?ritu.

Hoy, todos nosotros renovamos la elecci?n de Dios presididos por nuestro obispo, y salimos al encuentro del Se?or con la luz de la Fe, la fuerza de la Esperanza y el fuego del Amor que el Padre ha encendido en nuestros corazones.

RENOVACI?N DE LA CONSAGRACI?N

[Acabada la homil?a, los miembros de los institutos de vida consagrada
renuevan su consagraci?n en el seguimiento de Cristo y en la misi?n de la
glesia.]??

El celebrante:

Hermanos y hermanas:

En esta fiesta de la Presentaci?n de Jes?s en el templo, os invito a todos a agradecer conmigo al Se?or el don de la vida consagrada, que el Esp?ritu ha suscitado en la Iglesia. Vosotros, aqu? presentes, consagrados al servicio de Dios, en una gran variedad de vocaciones eclesiales, renov?is vuestro compromiso de seguir a Cristo obediente, pobre y casto, para que, por medio de vuestro testimonio evang?lico, la presencia de Cristo Se?or, luz de los pueblos, resplandezca en la Iglesia e ilumine al mundo.

(Todos oran en silencio durante alg?n tiempo)

El celebrante:

Bendito seas, Se?or, Padre Santo, porque en tu infinita bondad, con la voz del Esp?ritu, siempre has llamado a hombres y mujeres que, ya consagrados en el Bautismo, fuesen en la Iglesia signo del seguimiento radical de Cristo, testimonio vivo del Evangelio, anuncio de los valores del Reino, profec?a de la Ciudad ?ltima y nueva.

Cantor: Gloria a Ti, por los siglos.
Asamblea: Gloria a Ti, por los siglos.

?Lector 1?:

Te glorificamos, Padre, y te bendecimos, porque en Jesucristo, tu Hijo, nos has dado la imagen perfecta del servidor obediente: ?l hizo de tu voluntad su alimento, del servicio la norma de vida, del amor la ley suprema del Reino.

Lector 2?:

Gracias, Padre, por el don de Cristo, hijo de tu Sierva, servidor obediente hasta la muerte. Con gozo confirmamos hoy nuestro compromiso de obediencia al Evangelio, a la voz de la Iglesia, a nuestra Regla de vida.

Asamblea: Gloria a Ti, por los siglos.

Lector 1?:

Te glorificamos, Padre, y te bendecimos, porque en Jesucristo, nuestro hermano, nos has dado el ejemplo m?s grande de la entrega de s?: ?l, que era rico, por nosotros se hizo pobre, proclam? bienaventurados a los que tienen esp?ritu de pobre y abri? a los peque?os los tesoros del Reino.

Lector 2?:

Gracias, Padre, por el don de Cristo, hijo del hombre, paciente, humilde, pobre, que no tiene d?nde descansar la cabeza. Felices, confirmamos hoy nuestro empe?o de vivir con sobriedad y austeridad, de vencer el ansia de la posesi?n con el gozo de la entrega, de utilizar los bienes del mundo por la causa del Evangelio y la promoci?n del hombre.

Asamblea: Gloria a Ti, por los siglos.

Lector 1?:

Te glorificamos, Padre, y te bendecimos, porque en Jesucristo, hijo de la Virgen Madre, nos diste un modelo supremo de amor consagrado: ?l, Cordero inocente, vivi? am?ndote y amando a los hermanos, muri? perdonando y abriendo las puertas del Reino.

Lector 2?:

Gracias, Padre, por el don de Cristo, esposo virgen de la Iglesia virgen. Felices confirmamos hoy nuestro compromiso de tener nuestro cuerpo casto y nuestro coraz?n puro, de vivir con amor indiviso para tu gloria y la salvaci?n del hombre.

Asamblea: Gloria a Ti, por los siglos.

El celebrante:

Mira bondadoso, Se?or, a estos hijos tuyos y a estas hijas tuyas: firmes en la fe y alegres en la esperanza, sean, por tu gracia, un reflejo de tu luz,
instrumentos del Esp?ritu de paz, prolongaci?n entre los hombres de la presencia de Cristo. ?l, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Asamblea: (Cantando)
Am?n, am?n, am?n.

PRECES

(A las preces completas de la Solemnidad, se propone a?adir estas
cuatro espec?ficas)

?Por todos los j?venes, para que respondan generosamente a la llamada de Cristo acogiendo en su coraz?n la radicalidad del mensaje evang?lico. Roguemos al Se?or.

?Por los religiosos, los miembros de institutos seculares y de nuevas formas de vida consagrada, por el orden de las v?rgenes, para que del encuentro con Cristo reciban los frutos de santidad que muestren al mundo el Amor de Dios. Roguemos al Se?or.

?Por todas las familias, elegidas por Dios para transmitir la fe a la pr?xima generaci?n, para que impulsadas por la fuerza del Esp?ritu y el amor de Jes?s, puedan ejercer su misi?n de engendrar vocaciones para el Cielo. Roguemos al Se?or.

?Por quienes estamos participando en esta celebraci?n de acci?n de gracias por la vida consagrada, para que todos seamos uno en el amor, y el mundo crea en Jesucristo, ?nico Salvador de todos los hombres. Roguemos al Se?or.


Publicado por verdenaranja @ 16:27  | Liturgia
 | Enviar