S?bado, 29 de enero de 2011

Art?culo que ha escrito monse?or Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Crist?bal de Las Casas, con el t?tulo "Libertad religiosa par todos".

VER

De cuando en cuando unos medios califican a cat?licos de nuestra di?cesis como intolerantes, porque alguna comunidad ind?gena pone trabas a protestantes en la pr?ctica de su fe y les impide hacer proselitismo; incluso les han expulsado y hasta les han da?ado en sus propiedades. A pesar de que hemos insistido en el derecho que todos tenemos a practicar la religi?n de nuestra preferencia, en algunos lugares ni a m? me han hecho caso y lamentamos que hayan sucedido esas injusticias. Son decisiones que no pasan por la di?cesis y las parroquias, sino que dependen de las asambleas ejidales, que ven la divergencia religiosa como un atropello a su unidad ancestral, unidad que es esencial en la cultura ind?gena. Tambi?n los cat?licos sufrimos ofensas y descalificaciones por hermanos de otras confesiones, en sus emisoras no autorizadas y en sus visitas insistentes a los hogares cat?licos.

Por otra parte, cuando los obispos decimos que las leyes no respetan plenamente nuestro derecho a la libertad religiosa, responden que los art?culos 24 y 130 de la Constituci?n ya reconocen ese derecho, y que lo que realmente ambicionamos es imponer nuestros dogmas y nuestra moral a todos los ciudadanos. Esto es falso. No quieren aceptar que esos art?culos limitan la libertad religiosa al culto y la creencia, pero no garantizan libertad de expresi?n y participaci?n. Pretenden reforzar el laicismo oficial, para impedirnos esas libertades.

JUZGAR

El Papa Benedicto XVI ha dedicado su Mensaje de la Jornada de la Paz, este 1 de enero de 2011, precisamente a "La libertad religiosa, camino para la paz". Entre otras cosas, afirma: "Se puede constatar con dolor que en algunas regiones del mundo la profesi?n y expresi?n de la propia religi?n comporta un riesgo para la vida y la libertad personal. En otras regiones, se dan formas m?s silenciosas y sofisticadas de prejuicio y de oposici?n hacia los creyentes y los s?mbolos religiosos. Los cristianos son actualmente el grupo religioso que sufre el mayor n?mero de persecuciones a causa de su fe. Muchos sufren cada d?a ofensas y viven frecuentemente con miedo por su b?squeda de la verdad, su fe en Jesucristo y por su sincero llamamiento a que se reconozca la libertad religiosa. Todo esto no se puede aceptar, porque constituye una ofensa a Dios y a la dignidad humana; adem?s es una amenaza a la seguridad y a la paz, e impide la realizaci?n de un aut?ntico desarrollo humano integral... Es inconcebible que los creyentes tengan que suprimir una parte de s? mismos -su fe- para ser ciudadanos activos. Nunca deber?a ser necesario renegar de Dios para poder gozar de los propios derechos".

Y describe lo que implica la libertad religiosa: "Toda persona ha de poder ejercer libremente el derecho a profesar y manifestar, individualmente o comunitariamente, la propia religi?n o fe, tanto en p?blico como en privado, por la ense?anza, la pr?ctica, las publicaciones, el culto o la observancia de los ritos. No deber?a haber obst?culos si quisiera adherirse eventualmente a otra religi?n, o no profesar ninguna".

ACTUAR

Reitero mi insistente llamado a las comunidades donde persisten conflictos de intolerancia religiosa, en Chiapas y en otras latitudes, a respetar el justo derecho de todos a practicar su propia religi?n. Transcribo lo que dije el 21 de noviembre de 2001, en un evento de las Sociedades B?blicas, al entregar la Biblia traducida al tsotsil de Chamula: "Hemos de aprender a respetarnos en nuestras leg?timas diferencias y a no repetir agresiones y ofensas. No aprobamos ni promovemos expulsiones de quienes deciden profesar una religi?n diferente a la de la mayor?a en una comunidad. Aunque sea un acuerdo tomado en asamblea comunitaria, es violatorio de derechos fundamentales de la persona humana. Toda expulsi?n o discriminaci?n por motivos religiosos no es acorde con el Evangelio ni con nuestra ley civil, y por tanto la Iglesia Cat?lica la rechaza y no la alienta. Los ni?os tienen derecho a ser aceptados en cualquier escuela, sean de la religi?n que fueren. Y para lograr este nuevo clima de libertad religiosa para todos, los l?deres cristianos y las autoridades civiles debemos inculcar y exigir un gran respeto a la diversidad religiosa de las personas, de los grupos y de las comunidades".

Esperamos mayor madurez de nuestros legisladores, para que hagan avanzar el derecho de todos, creyentes y no creyentes, cat?licos y de otras confesiones, a la plena libertad religiosa.


Publicado por verdenaranja @ 22:19  | Hablan los obispos
 | Enviar