Jueves, 03 de febrero de 2011

Reflexi?n?del sacerdote Jos? Manuel P?rez Pi?ero sobre la madurez en fe que se pide a los novios que piden casarse por la Iglesia, queriendo responer al objetivo del PDP de la di?desis: ?ADULTOS EN LA FE? UNA FE ADULTA!?

DIALOGANDO SOBRE LA FE: CON LOS NOVIOS

Cuando unos novios van a la parroquia a preparar su boda, tal vez, hace mucho tiempo que no tienen un contacto personal con su p?rroco, y adolecen de una formaci?n cristiana seria. Con frecuencia hay que remitirse a la catequesis de infancia?

Hay una pregunta en el examen de los contrayentes que dice: ???Tiene ?cada uno- formaci?n suficiente para recibir el sacramento del matrimonio?

Suelo aprovechar este momento para hablarles de la necesidad de tener una fe adulta, segura y fuerte, adecuada tambi?n para la vida de matrimonio y la educaci?n cristiana de los hijos?

Y les abro el abanico de posibilidades, de medios para conseguirla: desde la lectura de un libro apropiado hasta la integraci?n en una catequesis de adultos.

De cara al sacramento que se acerca, hay que hacer lo que se pueda. Y siempre se puede hacer algo? Hay que garantizar, por lo menos, ?una capacitaci?n, acaso m?nima, para recibir el Sacramento del Matrimonio? La pregunta del examen de contrayentes, a la que antes me refer?a, est? muy bien planteada: formaci?n suficiente para recibir el sacramento.

Lo dem?s queda, de momento, como un serio planteamiento de vida ?de cara al futuro. Y s?lo Dios conoce el futuro?

Siempre he pensado que la preparaci?n de los novios para el sacramento del matrimonio, es, entre nosotros,? casi siempre, muy pobre?

?Y c?mo s? yo si tengo una fe adulta? Sigo diciendo a los novios.

Muy f?cil. En la medida que tenga uno motivos, razones serias, convincentes, para creer o no. Es lo propio de un adulto y de una fe adulta: ?Tener razones para creer!

?Hay mucha gente que se extra?a al o?rme decir estas cosas, por ejemplo, en la predicaci?n? ???No dicen ?me preguntan- que la fe es creer sin ver?? ?

Si, es creer sin ver, pero no sin motivos, sin razones s?lidas. Este es uno de los puntos program?ticos del Pontificado del Papa Benedicto XVI: la relaci?n entre fe y raz?n, el car?cter racional de la fe. Lo encontramos a cada paso en su libro-entrevista ?Luz del Mundo?.

Y el mismo S. Pedro nos ense?a que hemos de estar dispues-tos siempre para dar explicaci?n a todo el que nos pida una raz?n de nuestra esperanza. (1Pe 3, 15).

?Con todo, me parece que en nuestros ambientes pastorales es un tanto dif?cil, en general, que los cristianos adultos comprendan que tienen que ser tambi?n adultos en la fe.

Se ha hecho c?lebre la oraci?n del Pablo VI para implorar el don de la fe? Dice entre otras cosas: ?Dame una fe cierta, cierta por una exterior congruencia de pruebas y por un interior testimonio del Esp?ritu Santo??

Esto es lo que sucede, por ejemplo, en una investigaci?n policial: este motivo y el otro y el otro? llevan a la polic?a a concluir que aquel es el? delincuente. ?La congruencia de pruebas?? lo demuestra.

Cuando San Juan va concluir su Evangelio, escribe: ?Otros muchos signos que no est?n escritos en este libro, hizo Jes?s a la vista de los disc?pulos. Estos se han escrito para que cre?is que Jes?s el Mes?as, el Hijo de Dios; y para que, creyendo, teng?is vida en su nombre?. (Jn 21, 30 ? 32)

?Para que cre?is?? Y si no conocemos esos signos, ?c?mo vamos a creer ??

Todo lo dem?s ?una participaci?n adecuada en la liturgia de la Iglesia, la recepci?n frecuente de los sacramentos, el compromiso y el testimonio de vida, el esp?ritu solidario y fraterno, el apostolado? son consecuencia de aquel planteamiento fundamental.

La fe? cristiana adulta y aut?ntica ?se sit?a, por tanto, despu?s de todo un proceso de estudio, oraci?n, reflexi?n, acompa?amiento espiritual?,? que culmina en una especie de conversi?n a una vida aut?nticamente cristiana, fruto de un encuentro personal con Jesucristo, el Se?or.

Recuerdo mis tiempos de Seminario, ya un poco lejanos, en los que me hac?a ilusi?n prepararme bien para ser capaz de llevar a nuestra gente, en un lenguaje sencillo, inteligible, los grandes misterios de nuestra fe.

Y contin?o con los novios: ?Y Vds. pueden ir a contraer matrimonio con la ropa con que hicieron la primera Comuni?n?

?Qu? no? ?Por qu?? ?Acaso aquella ropa no era buena? ?No estaban guapos y bien arreglados ese d?a?

S?, la ropa era buena. Todav?a, incluso, la conservan, pero vale solamente para cuando eran ni?os? Ahora habr?a que alargarla, acomodarla a su condici?n de adultos.

Lo mismo sucede con nuestra fe. La formaci?n que recibimos cuando peque?os, era buena, era v?lida, y tendr? repercusiones en toda nuestra vida? Las razones que nos dieron, entonces, son validas tambi?n ahora, pero para un ni?o?

Del mismo modo, que hemos crecido, nos hemos desarrollado, y madurado en los distintos aspectos de la vida humana, as? tiene que suceder con la fe y la pr?ctica cristiana: hay crecer en la fe, hay que conseguir una fe adulta?

Si una persona se empe?a en salir a la calle con una ropa ?que usaba cuando era peque?a,? hace el rid?culo. Pues el rid?culo hace a cada paso, un cristiano que no haya ensanchado, hecha adulta su fe.

?Y cu?ntos de nuestros cristianos pueden decir que ya tienen una fe adulta? Muchos, seguramente??Pero no es verdad que, en el camino de la fe, estamos siempre en camino?? ?Hasta d?nde? ?Hasta cu?ndo?? Hasta que llegue la hora de nuestro encuentro definitivo con el Se?or, en la Asamblea Festiva del Cielo.

???????? Este es un tema apasionante, que el Plan Pastoral de la Di?cesis ha se?alado como el pico de un gran iceberg: ?Una? multitud de cristianos, bautizados cuando ?ramos reci?n nacidos, que no hemos pasado por ning?n catecumenado y que todo ha dependido del compromiso de nuestros padres y padrinos y de alguna otra circunstancia providencial, como en mi caso, la formaci?n sacerdotal!

???????? Buen momento este, la revisi?n del Programa Pastoral que concluye, para que volvamos a plantearnos, una vez m?s, esta cuesti?n fundamental y decisiva para todo cristiano y para la vida de la Iglesia:? ?Adultos en la fe? Una fe adulta?.


 | Enviar