Viernes, 04 de febrero de 2011

ZENIT? nos ofrece las palabras que el Papa Benedicto XVI dirigi? el domingo 23 de Enero de 2011, durante el rezo del ?ngelus, desde la ventana de su estudio, a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro.


?Queridos hermanos y hermanas!

En estos d?as, desde el 18 al 25 de enero, se est? llevando a cabo la Semana de Oraci?n por la Unidad de los Cristianos. Este a?o lleva por tema un pasaje del libro de los Hechos de los Ap?stoles, que resume en pocas palabras la vida de la primera comunidad cristiana de Jerusal?n: ?Todos se reun?an asiduamente para escuchar la ense?anza de los Ap?stoles y participar en la vida com?n, en la fracci?n del pan y en las oraciones? (Hch 2,42). Es muy significativo que este tema haya sido propuesto por las Iglesias y comunidades cristianas de Jerusal?n, reunidas en esp?ritu ecum?nico. Sabemos cu?ntas pruebas deben afrontar los hermanos y hermanas de Tierra Santa y de Oriente Medio. Su servicio es por tanto a?n m?s precioso, valorado por un testimonio que, en ciertos casos, ha llegado hasta el sacrificio de la vida. Por ello, mientras acogemos con alegr?a las inspiraciones para la reflexi?n ofrecidas por las comunidades que viven en Jerusal?n, nos estrechamos en torno a ellas, y esto se convierte para todos en un factor ulterior de comuni?n.

Tambi?n hoy, para ser en el mundo signo e instrumento de uni?n ?ntima con Dios y de unidad entre los hombres, nosotros los cristianos debemos fundar nuestra vida en estos cuatro ?ejes?: la vida fundada en la fe de los Ap?stoles transmitida en la viva Tradici?n de la Iglesia, la comuni?n fraterna, la Eucarist?a y la oraci?n. S?lo de esta forma, permaneciendo firmemente unida a Cristo, la Iglesia puede llevar a cabo eficazmente su misi?n, a pesar de todos los l?mites y las faltas de sus miembros, a pesar de las divisiones, que ya el ap?stol Pablo tuvo que afrontar en la comunidad de Corinto, como recuerda la segunda lectura b?blica de este domingo, donde dice: ?Hermanos, en el nombre de nuestro Se?or Jesucristo, os exhorto a que os pong?is de acuerdo: que no haya divisiones entre vosotros y vivid en perfecta armon?a, teniendo la misma manera de pensar y de sentir? (1,10). El Ap?stol, de hecho, hab?a sabido que en la comunidad cristiana de Corinto hab?an nacido discordias y divisiones; por ello, con gran firmeza, a?ade: ??Acaso Cristo est? dividido?? (1,13). Diciendo esto, afirma que toda divisi?n en la Iglesia es una ofensa a Cristo; y, al mismo tiempo, que es siempre en ?l, ?nica Cabeza y Se?or, donde podemos volver a encontrarnos unidos, por la fuerza inagotable de su gracia.

De ah? entonces la llamada siempre actual del Evangelio de hoy: ?Convert?os, porque el Reino de los Cielos est? cerca? (Mt?4,17). El serio deber de conversi?n a Cristo es el camino que conduce a la Iglesia, con los tiempos que Dios dispone, a la plena unidad visible. De ello son un signo los encuentros ecum?nicos que se multiplican en estos d?as en todo el mundo. Aqu? en Roma, adem?s de hallarse presentes varias delegaciones ecum?nicas, comenzar? ma?ana una sesi?n de encuentro de la Comisi?n del di?logo teol?gico entre la Iglesia cat?lica y las Antiguas Iglesias Orientales. Y pasado ma?ana concluiremos la Semana de Oraci?n por la Unidad de los Cristianos con la solemne celebraci?n de las V?speras en la fiesta de la Conversi?n de San Pablo. Que nos acompa?e siempre, en este camino, la Virgen Mar?a, Madre de la Iglesia.

[Despu?s del ?ngelus, en espa?ol]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa?ola presentes en esta oraci?n mariana, en particular a los alumnos y profesores del Instituto Maestro Domingo, de Badajoz. En el transcurso de esta Semana de oraci?n por la unidad de los cristianos, la liturgia nos urge, con el ap?stol Pablo, a poner siempre el coraz?n en la salvaci?n que Cristo ofrece, identific?ndonos cada d?a m?s con ?l y apart?ndonos de todo lo que causa divisi?n. Que la amorosa intercesi?n de la Sant?sima Virgen Mar?a, aliente a todos los disc?pulos de su divino Hijo a edificar sin discordias el Reino de Dios, siendo en todas partes sal de la tierra y luz del mundo. Feliz domingo.

[Traducci?n del original italiano por Inma ?lvarez
?Libreria Editrice Vaticana]


Publicado por verdenaranja @ 22:10  | Habla el Papa
 | Enviar