Domingo, 13 de febrero de 2011

Sugerencias para la homil?a de la misa del d?a 13 de Febrero de 2011 en la celebraci?n de la campa?a contra el hambre de Manos Unidas, publicada en el subsidio lit?rgico para este d?a recibido en laparroquia con los materiales.

SUGERENCIAS PARA LA HOMIL?A

El libro del Eclesi?stico nos permite caer una vez m?s en la cuenta de la responsabilidad del hombre en su propio destino. Dios sale al encuentro de su
Pueblo y le muestra un camino que conduce a la vida. Cada uno de nosotros escoge su camino, ha de desarrollar su propia existencia (cf. Caritas in veritate, 17). Dios conoce lo profundo del coraz?n y puede juzgar hacia d?nde se dirige cada uno.

El salmo 118 se hace eco de la primera lectura. Dichoso el que sigue el camino que Dios le presenta. Tanto el libro del Ecle-si?stico como el salmo recogen la experiencia del Pueblo de Israel, que muchas veces ha querido buscar su felicidad lejos de la Ley que Dios le hab?a se?alado. El hombre que aprende a cumplir puntualmente la Ley encuentra un camino seguro hacia la bienaventuranza.

En el pasaje que hemos escuchado de la primera carta a los Corintios, S. Pablo se?ala que la sabidur?a, que ?l les ha ense?ado y que los cristianos viven, no es comparable a la sabidur?a de los pr?ncipes de este mundo. Su conocimiento no les llev? a acoger al mismo Hijo de Dios. No supieron reconocer la Sabidur?a divina. Dios tiene para nosotros un designio de gloria, un designio que es inimaginable para el hombre. Pero nos lo ha revelado en Jes?s y podemos conocerlo por el Esp?ritu. La intimidad de Dios es accesible por el Esp?ritu de Dios. ?l nos la hace "saborear", conocerla interiormente.

Jes?s, Sabidur?a divina, no viene a suprimir la Ley que Dios hab?a dado a su pueblo, sino a llevarla a cumplimiento. El pasaje que hoy se nos ha proclamado forma parte del "serm?n de la monta?a". Desde all? Jes?s, nuevo Mois?s, ense?a a los disc?pulos un modo de vivir que es mayor que la Ley. Esta ha sido dada por Dios en su pedagog?a para que les preparara a recibir al Salvador, pero los escribas y fariseos no han comprendido la profundidad de este camino. Jes?s da el verdadero sentido del dec?logo. Escucharle a ?l es escuchar a Dios, y seguirle a ?l, seguir a Dios. Jes?s comenta mandatos relacionados con el quinto, sexto y octavo mandamiento.
Estos no se cumplen s?lo por los actos externos, sino que se ha de contemplar el origen de estos actos en el interior del hombre.

Manos Unidas este a?o quiere llamar nuestra atenci?n sobre el drama de la mortalidad infantil en el mundo. Cada 3 segundos se muere en el mundo un ni?o menor de 5 a?os (Datos del Informe de mortalidad infantil 2010, de UNICEF). La mayor?a de ellos lo hacen por causas solucionables. Cada ni?o, desde su concepci?n, es llamado por Dios a una vida que ha de ser desarrollada. Pero estos ni?os no llegan a la edad de la decisi?n, donde puedan conocer y elegir desarrollar el plan de Dios para ellos. Las vidas de estos ni?os que mueren no son totalmente ajenas para nosotros. Hemos escuchado que nos une a ellos un designio de gloria y podemos trabajar para que ellos puedan crecer y conocerlo. Manos Unidas, a trav?s de su campa?a de este a?o nos dice que el ma?ana de estos ni?os es hoy. Hoyes el d?a en el que nosotros podemos movernos con un amor mayor. Para ello, Manos Unidas nos ofrece colaborar en distintos proyectos que mejoran la salud materna y las condiciones del parto, que trabajan por la nutrici?n infantil, que construyen hospitales y forman m?dicos y enfermeras. Estos proyectos contribuyen a que m?s ni?os pasen la barrera de los 5 a?os. Escuchemos la llamada de Dios a un amor mayor.


Publicado por verdenaranja @ 15:37  | Homil?as
 | Enviar