Viernes, 18 de febrero de 2011

Reflexi?n a las lecturas del domingo s?ptimo del Tiempo Ordinario? - A, realizada por el sacerdote Don Juan Manuel P?rez Pi?ero bajo el ep?grafe "ECOS DEL DIA DEL SE?OR".

ECOS DEL DIA DEL SE?OR
Domingo 7? del Tiempo Ordinario A?

Queridos amigos y amigas:

Escuch?bamos el domingo pasado: ?No he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir sino a dar plenitud?. Y, a continuaci?n?el Se?or, comenzaba a presentar unas ant?tesis, una especie de contradicciones: ?Hab?is o?do que se dijo a los antiguos?, pero Yo os digo? Pues este domingo continuamos escuch?ndolas:

?Sab?is que est? mandado: Ojo por ojo, diente por diente. Pues yo os digo: No hag?is frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, pres?ntale tambi?n la izquierda, etc.?

?Y esto qu? quiere decir? ?Que tenemos que aguantar y dejar pasar todo el mal que nos hagan? ?Qu? uno no se puede defender? Entonces ?el que denuncia en el juzgado lo hace mal?

???????? No quiere decir nada de eso? El Se?or nos ense?a que puede haber circunstancias en que sea necesario ?renunciar? a nuestro derecho de defendernos, denunciar, etc.? por un ?bien superior?? Por ejemplo, por no romper a paz y la armon?a de la familia, porque nuestra? denuncia o nuestro rechazo se va a entender mal? Porque se puede romper una amistad de mucho tiempo, porque se puede estropear algo que ha constado mucho esfuerzo?

Y Jes?s contin?a diciendo: ?Hab?is o?do que se dijo: Amar?s a tu pr?jimo y aborrecer?s a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os aborrecen y calumnian??

La invitaci?n que nos hace el Se?or es ?algo muy grande, pero tambi?n muy dif?cil, por lo menos, en algunas ocasiones: ?Amad, haced el bien, ?rezad? ?por los que nos hacen o nos han hecho mal. A los el Evangelio llama ?los enemigos?.

Y el perd?n es una expresi?n grande de amor a Dios y a los hermanos. Un obispo alem?n dejaba en su testamento: ?Si he ofendido a alguno, perdonadme por amor a Jesucristo?.

???????? El amor cristiano es teologal. Se trata, en este caso, de arrancarnos del coraz?n la espina que nos hiere y present?rsela al Se?or, como una ofrenda, como expresi?n de nuestro amor a El y a los hermanos?

???????? Se trata de perdonar, de querer perdonar? Algunos dicen que no pueden olvidar. Eso es otra cosa.? Debajo de una voluntad que perdona, pueden quedar unos sentimientos que se revelan, una herida punzante en el coraz?n que no han curado del todo? Hay que darle tiempo? No hay que estarla ?manoseando? para que se termine de curar?

???????? ?Y por qu? tenemos que actuar as?? ?Por qu? tenemos no s?lo que perdonar, sino tambi?n, hacer el bien, orar??

???????? El Se?or nos presenta muchos motivos para hacerlo, a lo largo del Evangelio y de las Cartas de los Ap?stoles. Nos interesa ahora lo que escuchamos en el Evangelio de hoy.

Tenemos que vivir y actuar as? porque ser cristiano es ser hijo de Dios. Y el hijo tiene que parecerse al Padre del cielo? Y ?ste no s?lo nos perdona y nos espera, sino que, adem?s, ?hace salir su sol sobre malos y buenos y manda la lluvia a justos e injustos?.

Y si es hijo de Dios, est? llamado vivir para siempre en la Casa del Padre donde no hay peleas, ni enfrentamientos, ni enemigos, sino amor, alegr?a, paz, armon?a, dicha?, sin fin. Y todo eso tiene que comenzar, de alg?n modo,? aqu?, en la tierra, entre los ciudadanos del Reino, es decir, entre los cristianos.

Y Jes?s contin?a diciendo: ?Porque si am?is a los que os aman, ?Qu? premio tendr?is? ?No hacen lo mismo tambi?n los publicanos? Y si salud?is s?lo a vuestros hermanos, ?qu? hac?is de extraordinario? ?No hacen lo mismo tambi?n los paganos?

Ser cristiano, por tanto, es ser diferente a los que no lo son. En este caso, diferente del ?publicano? y del ?pagano?. Y tiene que hacer algo ?extraordinario? que le distinga de lo que piensa y hace la gente?

Y toda esta doctrina est? enmarcada en una ley de perfecci?n, como ense?a el Se?or: ?Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto?. Que es lo mismo que ya escuch?bamos en la primera lectura: ?Ser?is santos, porque yo el Se?or vuestro Dios es santo?.

???????? ?Constatamos aqu? ?la novedad? que nos trae Jesucristo, la novedad del Reino de los cielos? Y los que aceptan su mensaje se incorporan al Reino... Y los que no lo aceptan ??se quedan fuera?.????????

???????? Y todo esto es lo que nos invita el Se?or a pensar y a decidir este domingo: ?Somos del Reino de los cielos o nos hemos quedado fuera?

Aqu? a nadie se obliga, pero el mensaje fundamental del Reino tampoco se puede cambiar, ni adaptar? Pertenece al Se?or.

Ser cristiano, ser ciudadano del Reino de los cielos, es, por tanto, ser art?fice de un mundo nuevo, de una sociedad nueva, ?reconciliada en el amor?.

Todo eso exige lucha y sacrificio para ir creando espacios de amor y reconciliaci?n, de alegr?a, de bienestar?, ?la civilizaci?n del amor?.

Y Jes?s, el que ense?a en la Monta?a, es el Icono sagrado, dec?amos el otro d?a, en el que encontramos la imagen viviente del mensaje de amor, de perd?n, de vida nueva que ?l est? anunciando.

Nadie como ?l ha amado y ha perdonado?

Quedan m?s cosas que decir, pero no tenemos espacio para m?s?

Recuerdo, por ejemplo, las ense?anzas del Papa Juan Pablo II, cuando dec?a que la justicia sola no es suficiente para garantizar la vida social? Que es necesario introducir el perd?n que es la expresi?n m?s alta de la justicia.

Cuando vamos al mar, encontramos, en las orillas, ?peque?as piedras muy ?lisas?. Son el resultado de chocar unas con otras y de la acci?n del agua del mar? Algo parecido tiene que acontecer? en ?la convivencia de los cristianos?

Como unos ni?os que se pelean y, enseguida, vuelven a jugar juntos?

Ya nos advierte el Se?or: ?Y el que no acoge el Reino de Dios como un ni?o, no entrar? en ?l?. (Mc 10, 15).


Publicado por verdenaranja @ 22:20  | Espiritualidad
 | Enviar