S?bado, 19 de febrero de 2011

Ho Chi Minh City (Agencia Fides)? El encuentro de los Obispos asi?ticos que se celebrar? por primera vez en la historia en 2012, en Vietnam, representa para los fieles vietnamitas una oportunidad extraordinaria para "compartir una experiencia de unidad y de llevar un mensaje de amor a Asia". Es tambi?n un signo de la voluntad de apertura que se respira en el pa?s, donde los cristianos est?n llamados a "hacer brillar la luz de Cristo". Esto es cuanto afirma el Cardenal Jean-Baptiste Pham Minh Man, Arzobispo de Ho Chi Minh City, ciudad anfitriona del pr?ximo encuentro general de la Federaci?n de las Conferencias Episcopales de Asia (FABC). La iglesia local proporcionar? las estructuras del Centro Pastoral Archidiocesano y del Seminario de Xuan Loc, para dar cabida a m?s de 100 delegados de 15 pa?ses miembros de la FABC. La Federaci?n - informan fuentes de Fides?- ha deseado con todas sus fuerzas que la sede fuese en Vietnam, para dar una se?al de apoyo, comuni?n y cercan?a de las Iglesias asi?ticas a los fieles vietnamitas. A continuaci?n publicamos la entrevista que el cardenal Pham Minh Man ha concedido a la Agencia Fides.

Vietnam ser? la sede por primera vez del encuentro de los Obispos asi?ticos: ?se trata de una se?al de cambio real que est? teniendo lugar en el pa?s?

Despu?s de muchos a?os, en lo que hemos vivido en condiciones de aislamiento, la poblaci?n vietnamita tiene un gran deseo de apertura y de inserirse en el mundo de hoy, en las din?micas de la globalizaci?n. Recientemente he tenido ocasi?n de reunirme con los representantes de las seis religiones, los embajadores, las autoridades civiles de Ho Chi Minh para las felicitaciones de a?o nuevo y he podido anunciar la palabra de Jes?s: "El Hijo de Dios, encarnado en la humanidad, ha venido a traer la paz". Esto es esencial para todos, es un don que queremos comunicar a todos. Con la paz todo el mundo tiene la fuerza para vivir la fraternidad, a pesar de las dificultades, de ser una sola familia, de vivir juntos en la aldea global.

?Qu? puede suponer este encuentro para la Iglesia en Vietnam?

El encuentro de los Obispos de Asia, que se celebrar? en Vietnam, es para los cat?licos vietnamitas la oportunidad de unirse a los fieles de toda Asia, para compartir con ellos su experiencia y el testimonio de la Palabra de Dios y llevar un mensaje de amor a Asia. Ser? la ocasi?n para anunciar el Evangelio de Cristo, de modo que todos est?n unidos como una ?nica familia, para que se pueda construir una cultura de la vida y una civilizaci?n del amor por los pueblos de Asia.

?Qu? sugiere a los fieles en preparaci?n del evento?

Mientras esperamos este importante evento, cada sacerdote, religioso, laico, en cada di?cesis, deber? hacer dos cosas: en primer lugar, rezar, porque la oraci?n es la clave de toda obra, pidiendo que el Esp?ritu Santo nos conceda su luz y su fuerza para hacer la voluntad del Padre Celestial, para que todos los pueblos pueden tener gracia en abundancia y fortalecerse. En segundo lugar, debemos tratar de estar unidos y en comuni?n. Estamos llamados a superar la "cultura de la muerte" en una sociedad acosada por las injusticias, como la brecha entre ricos y pobres, o los devastadores males sociales como el aborto, el SIDA, la violencia sexual, el abandono de los ni?os. Nosotros los cristianos queremos construir una civilizaci?n del amor, vencer estos males, promover la cultura de la vida para las generaciones presentes y futuras

?Como ha acogido el nombramiento del Nuncio Apost?lico "representante no residente" de Vietnam?

He podido expresar a Benedicto XVI, la convicci?n de que el representante permanente del Papa dar? una nueva esperanza al pueblo vietnamita. Espero que la Santa Sede pueda ayudar al pueblo de Dios en Vietnam a hacer brillar la verdad y el amor de Cristo, a trav?s de un di?logo perseverante y de la colaboraci?n con todos los ciudadanos: profesores, intelectuales, ricos, pobres, autoridades civiles y miembros de otras religiones. Esto abrir? el camino al pueblo vietnamita para superar las limitaciones y los conflictos, las crisis, el descontento y las injusticias, para garantizar la estabilidad y la prosperidad a la naci?n. Creo que toda pa?s y todo pueblo necesita la luz de la verdad y del amor para su propia vida y para realizar un desarrollo duradero. (PA) (Agencia Fides 19/2/2011)


Publicado por verdenaranja @ 22:40  | Entrevistas
 | Enviar