Jueves, 03 de marzo de 2011

La secreteria general de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana ha enviado a la Agencia Fides una nota sobre la educaci?n publica en el pa?s, y de forma espec?fica sobre la Educaci?n Religiosa.

La Educaci?n Religiosa?

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana agradece al Se?or Dios por algunos logros recientes en materia de educaci?n. Al extender a todo centro escolar particular la posibilidad de ser cofinanciado por el Estado, al garantizar la educaci?n no estatal y al prever un curr?culo de estudio integrado por elementos procedentes tambi?n del ideario de cada instituci?n, la nueva Ley Org?nica de Educaci?n Intercultural traer? ciertamente un significativo? avance para la vigencia de la libertad educativa en nuestro pa?s.

Sin embargo, la plena libertad de educaci?n seguir? siendo en el Ecuador una prerrogativa de la que la mayor parte de ciudadanos queda excluida. Y esto, gracias a la Asamblea Legislativa que, por una mayor?a circunstancial, ha restringido el derecho constitucional que ampara a todos los padres de familia a escoger para sus hijos la educaci?n seg?n sus principios y creencia. Este derecho se niega a todos los que ? en gran parte por razones econ?micas ? deciden acudir a los establecimientos del Estado.?

El derecho que se ha negado consiste en la posibilidad de que, a los estudiantes cuyas familias libremente lo solicitaren, se les imparta una ense?anza religiosa y moral en cualquier establecimiento, de acuerdo con las propias convicciones. Por ser una asignatura curricular, esta ense?anza es algo bien distinto de la catequesis y de la educaci?n en la fe, realizada en iglesias y centros de culto. Se trata de una ense?anza que integra la propia tradici?n religiosa, conforme a la conciencia familiar, en la formaci?n cultural completa.? Adem?s, los mismos derechos educativos se refieren tambi?n al tipo de educaci?n de la afectividad y de la sexualidad, que jam?s puede prescindir de la participaci?n de los padres.

Los Obispos del Ecuador recogemos la voz de una gran mayor?a de familias ecuatorianas, de innumerables educadores y de ampl?simos sectores de la sociedad (no s?lo cat?licos) que, hoy m?s que nunca, sienten la tarea grave de la educaci?n como su primera responsabilidad y no est?n dispuestos a ceder sus derechos por ning?n c?lculo pol?tico o vetustos prejuicios ideol?gicos.?

Como nos recuerda el Papa Benedicto XVI, s?lo una esperanza razonable? y el amor a la vida son el alma de una verdadera educaci?n. La sed de la verdad y del aut?ntico bien, que caracteriza el coraz?n de la ni?ez y de la juventud, no pueden quedar abandonados ante el desaf?o de la vida; no deben sucumbir a la imposici?n de un mal entendido laicismo estatal. La libertad educativa es un precioso tesoro que nunca dejar? de interpelar a una sociedad democr?tica.?

S?lo una educaci?n que eduque a la raz?n y a la libertad, seg?n los principios religiosos y morales de la familia, podr? ofrecer a la convivencia civil las propias bases del bien com?n garantizado por un aut?ntico Estado de Derecho. La evidente inconstitucionalidad de lo actuado por la Asamblea que, para ?precautelar la educaci?n laica?, no ha tenido reparo en coartar los derechos constitucionales de los ciudadanos merece una movilizaci?n general de la conciencia ciudadana; a trav?s de sus leg?timas organizaciones, la sociedad tiene todo el derecho de acudir a las instancias competentes previstas por el marco constitucional vigente, y hacer valer as? sus justas razones.?

Quito, 2 de marzo de 2011

SECRETAR?A GENERAL DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA


Publicado por verdenaranja @ 16:52  | Hablan los obispos
 | Enviar