Domingo, 06 de marzo de 2011

La Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenerife nos propone para la Cuaresma 2011 entre los materiales una par?bola inicial que se puede leer, escenificar, fotocopiar y repartir, etc? y que nos motiva a vivir este tiempo como experiencia de regreso sabiendo que somos esperados. Este texto ayudar? mejor a entender el signo que hemos elegido.??????

La par?bola inicial: ?ALGUIEN ME ESPERA!??

Corr?a el tren por la v?a en busca de las estaciones que se acercaban sin cesar. Entre el bullicio que hab?a en el pasillo, nadie repar? en un joven que estaba sentado con el rostro entre las manos en un compartimiento. Cuando levantaba el rostro, se ve?an en ?l las huellas de la tristeza, el desencanto y la preocupaci?n. Despu?s de varias estaciones, un se?or mayor que estaba sentado frente a ?l, se anim? a preguntarle cu?l era el motivo de su turbaci?n.

Ver?, -dijo el joven- siendo adolescente, era muy rebelde y no hice caso a mi padre que me aconsejaba dejar las malas compa??as. En una de esas andanzas m?as, en una pelea, mat? a una persona. Fui juzgado, condenado a diez a?os de c?rcel y mi sentencia la tuve que pagar en una prisi?n lejos de mi casa. Nadie me escribi? durante ese tiempo, y todas las cartas que envi? no tuvieron respuesta.

Unos meses atr?s, -prosigui? el joven- cuando supe la fecha de mi liberaci?n le escrib? a mi padre una carta. En ella le dec?a m?s o menos as?: "Querido pap?, s? que has sufrido mucho por mi causa en estos diez a?os. S? que he sido un mal hijo y que entiendo tu silencio al no querer comunicarte conmigo. Dentro de unos meses voy a estar libre y quisiera regresar a casa. No s? si me estar?s esperando, por lo cual te ruego que me des una se?al de que me aceptar?s. ?Te acuerdas el cerezo que hay en la estaci?n de trenes? Yo voy a comprar un pasaje que sirva para m?s all? de nuestro pueblo. Si t? me perdonaste y aceptas mi regreso, te ruego le pongas una cinta blanca a ese cerezo, entonces yo al verlo me bajar?. Si no aceptas mi regreso, al no ver la cinta blanca en el ?rbol, seguir? de largo y nunca m?s te molestar?."

Esta es mi historia, se?or, y quisiera pedirle un favor. ?Podr?a mirar Ud. en la pr?xima estaci?n si ve el ?rbol con cinta blanca? Tengo tanto miedo que no me animo a mirar.

En silencio, solo interrumpido por los sollozos del joven, el tren fue avanzando, acerc?ndose cada vez m?s a la estaci?n asignada. De repente, el se?or que estaba enfrente grit? lleno de j?bilo:

-?Joven, joven, mire! Alzando los ojos surcados por las l?grimas, el joven contempl? el espect?culo m?s hermoso que pod?an ver sus ojos. El cerezo no ten?a una cinta blanca. Su padre lo hab?a llenado entero de cintas blancas, pero no solo ?l, sino todos los ?rboles del pueblo estaban llenos de cintas blancas. ALGUIEN SIEMPRE LO HAB?A ESPERADO.


Publicado por verdenaranja @ 19:37  | Espiritualidad
 | Enviar