Mi?rcoles, 09 de marzo de 2011

Lectio divina para el Mi?rcoles de Ceniza - A 2011, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenerife.

LECTURA:???????????????Mateo 6, 1‑6. 16‑18?

En aquel tiempo, dijo Jes?s a sus disc?pulos: ?Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendr?is recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hip?critas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga.

T?, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; as? tu limosna quedar? en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagar?.

Cuando rec?is, no se?is como los hip?critas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga.

T?, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que est? en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagar?.

Cuando ayun?is, no and?is cabizbajos, como los hip?critas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga.

T?, en cambio, cuando ayunes, perf?mate la cabeza y l?vate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que est? en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensar?.?

?MEDITACI?N:???????????????? ?Tu Padre?

??????????? Abrimos la puerta de la cuaresma, y lo hacemos con cautela. Este tiempo siempre tiene algo especial y su arranque no tiene el empuje de un adviento o una Navidad, hemos conseguido hacer de ?l un tiempo un tanto pesado, tal vez podr?amos decir que hasta triste. Hemos cargado su sentido en uno de sus momentos que nos sit?a en tu entrega en la cruz y hemos dejado la resurrecci?n para despu?s. Y no es as?. Este tiempo si tiene sentido es porque concluye en resurrecci?n. S?, es verdad, pasando por la cruz, no lo podemos obviar, como tampoco podemos olvidar que es la cruz del amor. Y as? es un tiempo que nos quiere abrir con toda su fuerza a la esperanza, a la culminaci?n de nuestra realidad de salvados.

??????????? Y en este comienzo, si ya la Palabra nos quiere poner en contacto con alguien hacia el cual dirigir nuestra mirada y nuestra llamada reiterada a la conversi?n, no es a un Dios cualquiera, distante, serio y dolorido, sino a un Dios cargado de vida, cargado de amor, un Dios a quien podemos llamar y experimentar como Padre. Un Padre que ve en lo secreto, que no necesita que finjamos, un Padre que sabe interpretar los latidos de nuestro coraz?n, que intuye la verdad de nuestros gestos, de nuestras palabras, de nuestras actitudes. Porque, sencillamente, el amor es as?. Lo que sucede es que tal vez se nos est? olvidando qu? es el amor.

??????????? Volver a descubrir y a encontrarnos con este Dios que nos sigue saliendo al encuentro, que nos espera antes de que lo busquemos, que nos sabe hijos, aunque sea pr?digos, y nos quiere hermanos, sin ruidos, sin aspavientos, sin dobles sentidos, es, sin lugar a dudas, el mejor regalo que nos podemos hacer. Y el tiempo privilegiado para intentarlo se nos vuelve a regalar. Que sepa aprovecharlo, Padre.???

ORACI?N:???????????????? ?Conversi?n?

??????????? Padre, te doy gracias por esta nueva cuaresma que pones ante m?. S?, reconozco que me cuesta iniciarla, pero la experiencia me dice que me hace bien, que me descubre en mi pobreza y en mi riqueza, y me ayuda a crecer.

??????????? No, ya s? que a estas alturas de mi caminar no hay grandes transformaciones de las que me pueda gloriar, pero me mantienes en tu amor y eso lo siento como un gran milagro en mi camino, tal vez pobre, pero camino al fin y al cabo, de conversi?n.

? CONTEMPLACI?N:?????????????????Mi nombre de hijo??

Es bueno andar caminos
y saber que siempre hay
puertas que se abren,
horizontes que se pueden
redibujar de colores nuevos,
sue?os que despertar
y esperanzas a las que devolver
su vuelo y sus anhelos,
siempre mayores
que mis pobres incertidumbres.

Y hasta nuevos rumbos
que retomar con fuerzas sacadas
de ese fondo que ya cre?a perdido.

Y todo sencillamente porque
T? sigues ah?, vivo, esperando,
saliendo a mi encuentro,
llam?ndome por mi nombre,
mi nombre de hijo.


Publicado por verdenaranja @ 11:03  | Liturgia
 | Enviar