Mi?rcoles, 09 de marzo de 2011

Reflexi?n de monse?or Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s para el programa radial "Compartiendo el Evangelio", para el 8? domingo durante el a?o (27 de febrero de 2011). (AICA)

SI DIOS NO PENSARA EN NOSOTROS, NOSOTROS NO EXISTIR?AMOS????????????

San Mateo 6, 24-34?

Dijo Jes?s a sus disc?pulos: ?Nadie puede servir a dos se?ores, porque aborrecer? a uno y amar? al otro, o bien, se interesar? por el primero y menospreciar? al segundo. No se puede servir a Dios y al dinero.

Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qu? van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qu? se van a vestir. ?No vale acaso m?s la vida que la comida y el cuerpo m?s que el vestido?

Miren los p?jaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que est? en el cielo los alimenta. ?No valen ustedes acaso m?s que ellos?

?Qui?n de ustedes, por mucho que se inquiete, puede a?adir un solo instante al tiempo de su vida?

?Y por qu? se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, c?mo van creciendo sin fatigarse ni tejer.

Yo les aseguro que ni Salom?n, en el esplendor de su gloria, se visti? como uno de ellos.

Si Dios viste as? la hierba de los campos, que hoy existe y ma?ana ser? echada al fuego, ?cu?nto m?s har? por ustedes, hombres de poca fe!

No se inquieten entonces, diciendo: '?Qu? comeremos, qu? beberemos, o con qu? nos vestiremos?'.

Son los paganos los que van detr?s de estas cosas. El Padre que est? en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan.

Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo dem?s se les dar? por a?adidura.

No se inquieten por el d?a de ma?ana; el ma?ana se inquietar? por s? mismo. A cada d?a le basta su aflicci?n.??

En este Evangelio de la Providencia, o de la confianza que uno tiene que tener en Dios, notamos tan exacto y tan claro por qu? el ser humano depende de Dios. Si Dios no pensara en nosotros, nosotros no existir?amos; si Dios no nos sostuviera en la cuenca de su mano, nosotros caer?amos en la nada. Estamos en este mundo por amor de nuestros padres, pero fundamentalmente, por amor de Dios.

Es importante saber que tenemos que vivir confiadamente. Confiadamente porque Dios va a realizar su proyecto y su obra, de un modo infalible. Dios no se va a retractar jam?s. Es inmutable su fidelidad y nosotros tenemos que acompa?arlo a ?l, tenemos que recibirlo a ?l.

?Dios es providente con nosotros, pero tambi?n nosotros tenemos que ser providentes con los dem?s! ?Dios nos cuida a nosotros, tambi?n nosotros tenemos que cuidar a los dem?s, y cuidarnos!

?Acaso el esposo no debe cuidar a la esposa?

?La esposa, no debe cuidar al esposo?

?Los padres, no deben cuidar a los hijos?

?Los hijos, no deben honrar a los padres?

?Nosotros, no tenemos que cuidar la Creaci?n?

?No tenemos que cuidar la naturaleza?

?No tenemos una responsabilidad frente a los v?nculos con los dem?s en la fraternidad humana, en la sociedad, frente al bien com?n, frente a la patria, frente a la Iglesia?

Como estos valores se han perdido, los hemos desdibujado, hoy casi nadie tiene noci?n de los valores importantes, supremos o superiores.

?Honrar a la patria?, ?es una palabra muy fuerte!, ?es un concepto muy fuerte! La corrupci?n, la mentira, la injusticia, los delitos, ?es tremendo! Se hiere con mucha facilidad, como si fuera algo igual. ?Es tremendo como no nos damos cuenta de nuestra responsabilidad!

Dec?a San Ignacio de Loyola que nosotros tenemos que pensar y obrar sabiendo que todo depende de nosotros, pero tenemos que saber que todo depende de Dios.

?A Dios orando y con el mazo dando? se dec?a antes. Dios nos da, pero nosotros tenemos que poner nuestra voluntad y nuestra responsabilidad. Tenemos que tener confianza plena en Dios, pero nunca tenemos que ser pasivos ante Dios. Esta confianza es para que el Reino de Dios llegue; para que se transforme; para que nos transformemos; ?es por nuestras comunidades, por la Iglesia, por la sociedad, por el pa?s, por la patria!

Queridos hermanos, no podemos ?servir a dos se?ores?; cuando es si, es si y cuando es no, es no; y nosotros tenemos que tener claridad en la visi?n, definici?n en la finalidad y ejecuci?n ante el pensamiento. ?No podemos servir a dos se?ores! Recordemos aquello de "donde est? tu tesoro, all? estar? tu coraz?n."

Que el Se?or nos de su amor de providencia y nos cuide, pero que tambi?n nosotros -responsablemente- cuidemos a los dem?s.

Les dejo mi bendici?n en el Nombre del Padre, del Hijo y del Esp?ritu Santo. Am?n?

Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s?


Publicado por verdenaranja @ 22:28  | Hablan los obispos
 | Enviar