S?bado, 12 de marzo de 2011

Reflexi?n a las lecturas del primer domingo de Cuaresma ofrecida por el sascerdote don Juan Manuel P?rez Pi?ero bajo el ep?grafe "ECOS DEL DIA DEL SE?OR"

???????????????????????????????????????????????????????? Domingo 1? de Cuaresma A.

En todos los trabajos, ocupaciones, realidades de la vida?, hay ?pocas de mayor esfuerzo, preocupaci?n, intensidad. Pensemos por ejemplo en la agricultura o en los estudios? ?no sucede algo de eso? Lo mismo sucede en la vida cristiana?? Por ejemplo, ahora, en este tiempo de Cuaresma: Dentro de unos 40 d?as celebraremos la Pascua, la fiesta m?s importante de los cristianos. Y si es la m?s importante, ser? la que m?s y mejor se prepara.

Ya sabemos que muchos cristianos siguen de carnavales hasta la Semana Santa? Pero eso sucede siempre ?en todos los ?rdenes de la vida: mientras unos trabajan, otros derrochan. Mientras unos estudian, otros se divierten o pierden el tiempo. Adem?s, lo que se celebra en estas fechas, no pueden llamarse carnaval que, por definici?n, terminan el mi?rcoles de ceniza? Pero dejemos este tema porque nos queda mucha tarea.

?Cu?nto nos ayudan las Lecturas de la Palabra de Dios del Domingo de la Tentaci?n, como llamamos a este d?a!

Podemos decir que La Liturgia de la Palabra ?nos presenta dos hechos de la Historia y un comentario.

En la primera lectura contemplamos c?mo nuestros prime-ros padres que sucumben a la tentaci?n que se presenta como una trampa, un enga?o, ?ser?is como Dios?. Es la tentaci?n fundamental del hombre de todos los tiempos: ocupar en la vida el lugar de Dios? Ser grandes, ser felices?, al margen de Dios o en contra de Dios. ?Y qu? es lo que consigue? Su desgracia? Meterse en un callej?n sin salida: Pudo alejarse de Dios libremente, con todas sus ?consecuencias, pero ahora, por si mismo, no puede volver a ?l. Tendr? que venir Dios mismo a salvarle.

El segundo hecho hist?rico es la ?tentaci?n en el desierto??

Jesucristo es llevado al desierto por el Esp?ritu y all? es tentado por el diablo. La tentaci?n aparece de nuevo como una trampa, un enga?o? El diablo tiene un conocimiento perfecto de Jesucristo, de la Sagrada Escritura y de muchas cosas m?s...

Ahora como tantos dicen que no existe, trabaja con m?s facilidad y eficacia?

Hay comentarios interesantes sobre cada una de las tentaciones? A m? me gusta ir a lo fundamental: El diablo no se anda por las ramas. Va a la ra?z de la misi?n de Jesucristo. Ahora, que va a comenzar su Vida P?blica, Satan?s le presenta, con todos los halagos, incluso con textos de la Sagrada Escritura, otro tipo de mesianismo, otra forma de ser el Mes?as, distinta de la que el Padre le hab?a encomendado y que lleva consigo la Pasi?n y la Cruz por la que quiere rescatar al hombre enga?ado y ca?do.

Es un mesianismo m?s brillante y atrayente que el otro: Un mesianismo espectacular como llegar a convertir las piedras en pan o a tirarse por el alero del templo para que lo recojan los ?ngeles; un mesianismo de poder y de gloria que quedar?a garantizado firmando un pacto con el mismo diablo, como dir?an algunos m?s tarde: ??ste echa los demonios con el poder de Belceb?, el pr?ncipe de los demonios??

Pero Jesucristo no se deja enga?ar. Es m?s fuerte y m?s sabio que el diablo. El Esp?ritu Santo le acompa?a y le asiste? Y sale vencedor en la tentaci?n? El enemigo queda derrotado.

La segunda Lectura, dec?amos, es como un comentario a las otras dos y nos presenta las consecuencias tan graves que? tuvo el primer pecado y la grandeza de la Redenci?n por la que hemos conseguido m?s bienes que los que hab?amos perdido por? la ?envidia del diablo?. S. Pablo se nos presenta, adem?s, como testigo de la existencia de un pecado que no es personal y que se conoce en la Fe de la Iglesia como ?el pecado original?: ?? La muerte ?dice el Ap?stol- rein? desde Ad?n hasta Mois?s, incluso sobre los que no hab?an pecado con un delito como el de Ad?n que era figura del que hab?a de venir?. ?ste no ser? derrotado como Ad?n sino que, con su victoria sobre la tentaci?n, nos otorga la posibilidad de nuestra propia victoria?

Son muchas m?s las cosas que nos ense?an estas Lectu-ras? ?Qued?monos con esa imagen de ?Cristo Vencedor?, que nos se?ala el verdadero camino.

Al comenzar la Cuaresma, tiempo de lucha, de esfuerzo, de tentaci?n?, es de suma importancia para los cristianos que comenzamos a caminar hacia la Pascua, esta ?Imagen de Cristo?, verdaderamente tentado y ?vencedor??. ?l nos ofrece en la oraci?n y en los sacramentos, especialmente, en la Eucarist?a, alimento y fortaleza sobreabundante para luchar y vencer.

S. Juan Cris?stomo dec?a: ?Salimos de esa Mesa como leones espirando llamas, haci?ndonos temibles hasta al mismo diablo?.


Publicado por verdenaranja @ 11:26  | Espiritualidad
 | Enviar