Jueves, 24 de marzo de 2011

Lectio divina para el viernes de la segunda semana de Cuaresma 2011, ofrecida? por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenerife.

LECTURA:????????????Mateo 21, 33‑43. 45‑46?

En aquel tiempo, dijo Jes?s a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: ?Escuchad otra par?bola: Hab?a un propietario que plant? una vi?a, la rode? con una cerca, cav? en ella un lagar, construy? la casa del guarda, la arrend? a unos labradores y se march? de viaje.

Llegado el tiempo de la vendimia, envi? sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspond?an. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envi? de nuevo otros criados, m?s que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por ?ltimo les mand? a su hijo, dici?ndose: "Tendr?n respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: ??ste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia." Y, agarr?ndolo, lo empujaron fuera de la vi?a y lo mataron.

Y ahora, cuando vuelva el due?o de la vi?a, ?qu? har? con aquellos labradores?? Le contestaron: ?Har? morir de mala muerte a esos malvados y arrendar? la vi?a a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.?

Y Jes?s les dice: ??No hab?is le?do nunca en la Escritura: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Se?or quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"? Por eso os digo que se os quitar? a vosotros el reino de Dios y se dar? a un pueblo que produzca sus frutos.?

Los sumos sacerdotes y los fariseos, al o?r sus par?bolas, comprendieron que hablaba de ellos. Y, aunque buscaban echarle mano, temieron a la gente, que lo ten?a por profeta.

MEDITACI?N:??????????????????Qu? har???

??????????? Muchas veces me hago esta misma pregunta, no por los otros sino por m?, por todos nosotros a quienes nos acercamos a la Palabra y sabemos que el Se?or nos ha puesto en la vi?a de la Iglesia, en la vi?a del mundo, en la vi?a de mi nuestra propia vida para trabajarla Porque l?gicamente estamos llamados a rendir cuentas de nuestro trabajo, estamos llamados a dar frutos.

??????????? Tenemos que reconocer que muchas veces nos puede el ambiente, nos pueden los ataques que nos hacen y tratamos de acomodarnos, nos pueden los rechazos a la iglesia, con muchas raz?n en cantidad de veces por la realidad de nuestras miserias y pecados, pero que sigue siendo santa en su n?cleo,? y casi consiguen que terminemos perdi?ndole cari?o olvidando que es el lugar donde juntos estamos llamados a hacer presente el reino de Dios. Nos pueden las visiones c?modas de la vida que nos meten a cada uno en nuestro mundo y nos insensibiliza ante tanto sufrimiento de nuestros hermanos los hombres, realizados a trav?s de todo tipo de injusticias.

??????????? Y me sigo preguntando? ?qu? har? Dios? Antes nuestras deserciones, ante nuestros miedos y comodidades, ante nuestras complicidades, ante nuestra resistencia a ser testigos de su amor, ante nuestra poca implicaci?n en la construcci?n de una iglesia viva? ?terminar? renegando de nuestra dignidad de hijos y se la dar? a otros que la merezcan m?s?

??????????? Y creo que a pesar de todo le sigue venciendo su coraz?n de Padre, y, por eso, contin?a llamando a la puerta de nuestra coraz?n hasta que volvamos a ?l y seamos capaces de responder, como aut?nticos hijos y como hermanos, para eso entreg? a su Hijo.? Si, Dios nos sigue esperando, volcando su amor y su perd?n. Y en este tiempo su llamada y su amor resuena con una fuerza especial. La pregunta ahora ante esta llamada, ser?a ?qu? har? yo?

ORACI?N:?????????????????Ay?dame a responderte?

??????????? Se?or, s? que est?s esperando mi respuesta. Siempre est?s esperando. No s? si un d?a te cansar?s y me dejar?s por perdido, abandonada a mi propia suerte. S?lo me puede brotar una palabra de perd?n y una s?plica: ay?dame a responderte.

??????????? Me es f?cil buscar justificaciones, Se?or, t? lo sabes, lo hago tantas veces y, adem?s, me las termino creyendo, tal vez tambi?n t?. Pero no me dejes a mi suerte, Se?or, sigue empuj?ndome con tu amor, con tu ternura, con tu bondad y con tu fuerza.

CONTEMPLACI?N: ????????????????En ti?

D?nde podr?a esconderme
para huir de tu mirada
si t? los abarcas todo.

D?nde podr?a huir
para esconderme de m?
y no me pudiesen encontrar
mis enga?os y mis miedos.

D?nde puedo encontrar
ese lugar seguro
que sacie el hambre de paz
que mi coraz?n desea.

Y cuando te miro sereno
descubro que ese lugar
que busco ansiadamente
s?lo lo encuentro en ti.


Publicado por verdenaranja @ 12:22  | Liturgia
 | Enviar