Viernes, 01 de abril de 2011

Reflexi?n a las lecturas del domingo cuarto de Cuaresma - A, ofrecido por el sacerdote Don Juan Manuel P?rez Pi?ero bajo el ep?grafe "ECOS DEL DIA DEL SE?OR".

ECOS DEL DIA DEL SE?OR?
Domingo 4? de Cuaresma A??

?Ser ciego?! ?Que terrible! ?No ver nada! M?s todav?a, no haber tenido nunca la experiencia de ver? Era ciego de nacimiento? ?No sabemos su nombre, ni su edad, ni nada??

Pero no hay enfermedad ni situaci?n que se resista al poder del Dios? Es m?s, parece que donde est? Jes?s no puede haber sufrimien-to, ni muerte, ni mal alguno.?

El Evangelio no dice que el ciego llamara, ni pidiera, ni nada. Es Jes?s el que se acerca, le manda a la piscina de Silo? y lo abre a la luz?? Y si Jesucristo abre a la luz a aquel ciego quiere decir que ?l es ?la luz del mundo?.?

La segunda Lectura nos dice en qu? consiste esa luz: ?Toda bondad, justicia y verdad son fruto de la luz?. Y adem?s, ?antes erais tinieblas, ahora sois luz en el Se?or. Caminad como hijos de la luz?.?

No podemos olvidar que Jesucristo abre a aquel ciego a la luz dos veces: la primera, cuando cura su ceguera; y la segunda, cuando le abre a la fe: ?Crees t? en el Hijo del Hombre??

La curaci?n del ciego desata una lucha asombrosa entre la luz y las tinieblas que comprende todo el largo relato de hoy. Aqu? se manifiesta el ciego curado con una lucidez, una altura, un razonamiento, una valent?a admirables???

Pero no quiero pasar por alto que aquella ceguera no era castigo del pecado de aquel hombre ni de sus padres?, como cre?an los disc?pulos, influidos por la mentalidad de la ?poca, ?sino para que se manifiesten en ?l las obras de Dios?.

Y la obra de Dios es ahora la salvaci?n del mundo que realiza Jes?s con su Muerte y Resurrecci?n. Es lo que celebramos en la Pascua que se acerca.? Por eso, ?ste es el domingo de la alegr?a dentro del esp?ritu austero de la Cuaresma.?

Y esta acci?n maravillosa la resume el prefacio de la misa de un modo precioso, cuando dice: ?Que se hizo hombre (Jesucristo) para conducir al g?nero humano, peregrino en tinieblas, a la luz de la fe; y a los que nacieron esclavos del pecado, los hizo renacer por el Bautismo, transform?ndolos en hijos adoptivos?.?

Aqu? descubrimos la importancia y trascendencia del pecado original, al que nos acerc?bamos el domingo primero de Cuares-ma. Muchos cristianos no le dan importancia?, o, incluso, lo desprecian? Pero, si no hay pecado, no hace falta Redenci?n. Si no hay tinieblas no hace falta la luz. El hombre y la mujer? pudieron alejarse libremente de Dios, pero ahora, por s? mismos, no pueden volver a ?l. Tiene que venir Dios a salvarles. Y de eso tratamos??

En efecto, todo hombre, toda mujer, por mucho que nos cueste reconocerlo, llegamos a este mundo ?ciegos? a la luz de Dios, en las tinieblas del pecado, aunque se trate de un reci?n nacido? Y, por el Bautismo, pasamos de las tinieblas del peca-do (original y personal, si lo hay) a la luz de la gracia, de la vida de Dios, que brotan como de un torrente, de la Pasi?n, Muerte y Resurrecci?n del Se?or? Por eso el Bautismo se llama el ?sacramento de nuestra iluminaci?n?.?

Precisamente por eso, durante siglos, se ha elegido este texto de S. Juan, junto con el de la Samaritana y el de la Resurrecci?n de L?zaro, para ultimar la preparaci?n de los catec?menos al Bautismo, como dec?amos el domingo pasado. ?Agua, luz y vida! ?Te acuerdas???

Pues ??ste es el domingo de la luz! El pr?ximo ser? el de la vida.

La tentaci?n radical del cristiano es ?volver a las tinieblas?.?

A nosotros, peregrinos hacia? la luz pascual, se nos coloca este domingo ?ante? la Luz de Cristo para que demos respuesta a los interrogantes que nos presenta.?

Hoy, ?a la luz de la Palabra de Dios,? tendr?amos que preguntarnos muchas cosas: Si nos interesa el Bautismo, el sacramento de nuestra iluminaci?n, que recibimos reci?n nacidos... Si estamos dispuestos a renovarlo, de verdad, en la Pascua? Si reconoce-mos a Cristo como Luz del mundo y, en concreto, como luz de nuestra vida? Si queremos vivir como hijos de la luz? Si queremos ser ?testigos de la luz?? por todas partes y hasta el fin.??

Ya sabemos que la mejor forma de renovar el Bautismo es recibir el sacramento de la Reconciliaci?n o Penitencia que es tambi?n sacramento de luz, de paz y de alegr?a. Y tambi?n hoy tendr?amos que preguntarnos qu? hay nosotros de tinieblas? en mucho o en poco? Porque ?qui?n puede decir que todo en ?l, en ella, es luz????

La conversi?n de la Cuaresma este domingo consiste en ?volverse a La Luz?.?

Termino resumi?ndolo todo en la exhortaci?n que el sacerdote dirige a los padres y padrinos al final de la celebraci?n del Bautismo de ni?os:

?Recibid la luz de Cristo. A vosotros padres y padrinos se os conf?a acrecentar esta luz. Que vuestros hijos, iluminados por Cristo, caminen como hijos de la luz y perseverando en la fe puedan salir todos los santos al encuentro del Se?or".

?Con estos pensamientos y sentimientos les deseo un feliz D?a del Se?or, en el Domingo 4? de Cuaresma, el domingo de ?la alegr?a? ?porque se acerca la Pascua, la fiesta m?s grande e importante de los cristianos.?


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Espiritualidad
 | Enviar