S?bado, 16 de abril de 2011

Texto del micro radial de monse?or Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, emitido por LT 9 (19 de marzo de 2011). (AICA)

D?A DEL NI?O POR NACER?????????????

El pr?ximo 25 de marzo, Fiesta de la Anunciaci?n del Se?or, se celebra el d?a del Ni?o por Nacer. Este d?a recordamos a Jesucristo, concebido de un modo ?nico por obra de Dios, que comienza su existencia hist?rica en el seno de su Madre, la Virgen Mar?a. Ese d?a, precisamente, ha sido elegido para celebrar el comienzo de la vida con todo lo que ello significa. La vida humana no es una especie m?s dentro de la naturaleza, sino una realidad ?nica y personal con un destino trascendente.

Toda la grandeza humana y espiritual de esta vida ya est? presente en la fragilidad del ser naciente. Frente a una mentalidad que trata de disminuir la gravedad moral y jur?dica del aborto, sentimos la necesidad de dar razones de esta verdad, como as? tambi?n, de motivar el compromiso que su defensa implica.

El adelanto de la ciencia no deja lugar a dudas sobre la existencia de vida humana desde el embri?n, se habla, por ello, de los derechos de un nuevo ser. Es m?s, se habla del estatuto ontol?gico y jur?dico del embri?n. No defendemos una ideolog?a entre otras, nos compromete la realidad de un nuevo ser en su primer derecho, que es el derecho a la vida. Hablar de un derecho para sostener el aborto no es correcto ni justo, porque no se tiene en cuenta la existencia del nuevo ser. La justicia tiene por objeto dar a cada uno lo que le corresponde.

Por ello, en este caso, el derecho a la vida del ser concebido no puede quedar supeditado a una decisi?n. No se puede hablar de un derecho a decidir cuando estamos ante un ser que necesita, precisamente, la protecci?n de su vida, su primer derecho. Hay una prioridad jur?dica que le corresponde, y que la sociedad y el Estado deben tutelar con sus leyes. Esta reflexi?n puede parecer dura, pero nace de la exigencia moral y jur?dica que le corresponde al ser concebido.

Esto no significa ser insensibles frente a la incertidumbre que pueda presentar un embarazo, por el contrario, debemos crear las condiciones que prevengan y acompa?en a la mujer, pero respetando siempre la dignidad del nuevo ser. Cuidar al ni?o por nacer implica, en primer lugar: ?cuidar a la madre, promoviendo un embarazo saludable, velando por su alimentaci?n y atenci?n sanitaria, tanto de la madre como de su hijo? (CEA). Este tema tiene, necesariamente, una dimensi?n pol?tica e institucional porque en ?l se define no s?lo una vida sino la equidad jur?dica de la sociedad. No es un tema menor. Las leyes justas tienen un valor pedag?gico y ejemplar. El valor de la vida humana, que es anterior a un planteo religioso, compromete los poderes del Estado.

Para un cristiano, adem?s, esta realidad est? iluminada por su fe. Por ello, no es coherente un cristiano, o un pol?tico cristiano, que no asuma su responsabilidad en proclamar y defender la vida concebida. Una fe que no est? presente en todas las instancias de la vida, sobre todo en aquellas que hacen a la defensa de la vida humana en sus momentos de mayor fragilidad, es una fe que no ha sido plenamente asumida.

Queridos amigos, para celebrar el d?a del Ni?o por nacer los invito a participar de la Santa Misa que celebrar? el pr?ximo 25 de Marzo en la Iglesia Catedral, y en la que bendecir? a las madres que est?n esperando el nacimiento de sus hijos. Reciban de su Obispo mi bendici?n en el Se?or Jes?s y Mar?a Sant?sima.?

Mons. Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz?


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Hablan los obispos
 | Enviar