S?bado, 16 de abril de 2011

Mensaje de monse?or Ram?n Alfredo Dus, obispo de Reconquista, para la Cuaresma 2011 (9 de marzo de 2011). (AICA)

COMPARTIR ES DAR VIDA ?????????????

La bienaventuranza: ?Felices los pobres...? (Mt 5,3; Lc 6,20) es siempre una luz y un desaf?o para todo cristiano. Esta palabra de Jes?s nos hace conscientes que existe una pobreza que es una virtud, que trae felicidad y alegr?a, pero que se ha de ejercitar libremente, como lo han hecho tantos santos, y lo hacen testigos del Evangelio tambi?n en nuestros d?as. Muchos son laicos entregados al servicio de los dem?s; otros son consagrados o miembros de movimientos. Todos ellos comparten su vida y sus bienes porque han conocido un tesoro y una riqueza m?s grande. Son felices porque dan, y al dar reciben siempre mucho m?s. Ellos han comprendido que ser pobres tiene sentido para la comuni?n: para que los bienes alcancen a todos, para que el compartir anime todo el tejido social.

Pero tambi?n somos conscientes que existe una pobreza, que es sin?nimo de miseria, que con frecuencia es el resultado de injusticias, y es provocada por el ego?smo de muchos, que genera indigencia y hambre, y que favorece los conflictos y la violencia.

Con nuestro lema este a?o: ?Compartir es dar vida? queremos proponer y favorecer un ?c?rculo virtuoso? entre la pobreza evang?lica que conviene elegir y la pobreza ? miseria que debemos combatir. Para ello se necesita un compromiso amplio de todos los sectores; hay necesidad de cambios estructurales y de pol?ticas p?blicas que promover. Pero desde ya podemos favorecer este objetivo actuando como creyentes y como ciudadanos, dando testimonio que es posible una vida social m?s sensible a los pobres, en el esp?ritu del compartir.

Para esto nos inspiran dos valores evang?licos y al mismo tiempo universales: la solidaridad y la sobriedad. Solidaridad implica una opci?n por la justicia, el cuidado por la dignidad de nuestros hermanos y el querer su bienestar. Sobriedad significa usar de los bienes que tenemos, con una sensibilidad que nos hace atender las necesidades de los otros. Tantas veces nos sobran bienes, de los que muchos carecen, en lo m?s elemental.

El amor cristiano nos sensibiliza el coraz?n y nos mueve a compartir. Nadie es tan carente que no pueda dar algo: una palabra, un servicio, cosas, dinero, algo de nuestro tiempo. Compartir nos hace construir fraternidad. Compartir da esperanza. Trae alivio en las necesidades. Nos hace creer en la bondad del coraz?n de los hombres. Hace menos pesado el camino de la vida de muchas familias. Compartir nos hace pobres en el esp?ritu, y a la vez responsables de construir la comuni?n social. Compartir nos dignifica a todos.

La cuaresma nos invita a la conversi?n. Vivir de manera sobria y solidaria genera vida y alegr?a a nuestro alrededor y nos hace gustar esa felicidad que trae Jes?s cuando nos convence que: ?La felicidad est? m?s en dar que en recibir? (Hc 20,35).?

Mons. Ram?n Alfredo Dus, obispo de Reconquista?


Publicado por verdenaranja @ 22:49  | Hablan los obispos
 | Enviar