Lunes, 25 de abril de 2011

Felicitaci?n por Pascua de Resurrecci?n 2011 del obispo de la di?cesis de Tenerife Don Bernaardo ?lvarez Afonso

?FELICIDADES! PORQUE CRISTO, EL SE?OR,
VENCI? NUESTRA MUERTE CON SU RESURRECCI?N??

De nuevo, como cada a?o, celebramos la "Pascua del Se?or?, es decir, el paso de Cristo de la muerte a la vida. Celebramos que Cristo ha resucitado y vive entre nosotros.

En la Pascua de resurrecci?n Cristo se acerca a cada uno para decirnos aquellas mismas palabras que nos transmite San Juan en el libro del Apocalipsis: ?No temas, soy yo, el Primero y el Ultimo, el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos?.

Todos nos felicitamos por este acontecimiento, pues en la celebraci?n de la Pascua, los cristianos proclamamos, con palabras de San Pablo que "Dios, rico en misericordia, por el grande amor con que nos am?, estando muertos a causa de nuestros pecados, nos vivific? juntamente con Cristo y con ?l nos resucit? y nos hizo sentar en los cielos con Cristo Jes?s". Es decir, que Cristo no s?lo resucit? para s? mismo, sino que venci? nuestra muerte con su resurrecci?n.

S?. Verdaderamente ha resucitado el Se?or. Y, justamente, porque Cristo ha resucitado y vive para siempre, sus palabras tienen permanente actualidad y valen para nosotros como si fueran pronunciadas hoy por primera vez. ?l es el mismo ayer, hoy y siempre, por eso es contempor?neo nuestro y podemos tener una relaci?n personal, de t? a t?, con ?l. Y cuando, por la fe, esa relaci?n se da, el milagro de la resurrecci?n acontece en nuestra propia vida. Por su poder nos convertimos en hijos de Dios, a imagen suya, y progresivamente vamos viviendo como ?l vivi?.

Por eso al celebrar la Pascua todos estamos invitados a brindar por la vida y la esperanza; porque nada ni nadie est? definitivamente perdido para el Se?or. Por muy dif?cil y oscura que sea nuestra realidad, por muy lamentable que sea la situaci?n a la que hemos llegado, todos podemos renacer para dar los frutos de esa vida nueva que Jes?s conquist? para ?l y para todos nosotros cuando resucit?. Por el poder de Cristo Resucitado podemos ser mejores y m?s felices.??

Todos hemos conocido y conocemos personas cuya vida es una verdadera ?aparici?n del Se?or Resucitado?, es decir, personas que de tal modo ?viven en Cristo? y ?Cristo vive en ellas?, que el amor, la bondad, la lucha por la paz y justicia,... resplandecen en su vida.

Son personas que creen en Cristo y que han bebido de ?l, que es el manantial de la vida, las aguas que dan al hombre la fuerza que resucita. Por eso, donde quiera que van, esas personas son como los r?os de agua sin contaminar que producen vida all? por donde pasan.

Son los hombres y mujeres de toda edad y condici?n que dan testimonio de que Jes?s ha resucitado, porque con sus vidas dicen que ?l est? vivo; gritan ?sin palabras? que ?l ha resucitado, porque lo hacen presente y cercano: consolando a los que lloran, escuchando el clamor del marginado, liberando al oprimido, irradiando ternura; compartiendo y ense?ando a compartir el pan; anunciando la Buena Noticia a los pobres... Seguro que conocemos a muchas de esas personas. Hay a nuestro alrededor y por todo el mundo muchas ?se?ales? de Cristo Resucitado.

Tambi?n, cualquiera de nosotros, si queremos ser as?, podemos serlo, porque Cristo ha resucitado para darnos a todos nueva vida. Nadie queda excluido de su amor y del poder de su resurrecci?n. Por eso podemos decir y les digo a todos, ciertamente este el d?a que actu? el Se?or, sea nuestra alegr?a y nuestro gozo. ?Feliz pascua de resurrecci?n!

? Bernardo ?lvarez Afonso
Obispo Nivariense