Martes, 26 de abril de 2011

Alocuci?n televisiva de monse?or H?ctor Aguer, arzobispo de La Plata en el programa ?Claves para un mundo mejor? (26 de marzo de 2011). (AICA)

APRENDAMOS DE LOS M?RTIRES ACTUALES ?????????????

Hoy quiero hablarles de un tema que no aparece en los medios de comunicaci?n, la persecuci?n de los cristianos en el mundo, especialmente la persecuci?n de los cat?licos.

A lo largo de todo el Siglo XX, y ha continuado ese proceso en los diez u once a?os que van del Siglo XXI, los cat?licos han sido perseguidos en numerosos pa?ses, especialmente en aquellos que son oficialmente isl?micos.

Pensemos en Sud?n, en Timor Oriental, en Eritrea, en Somalia, en Irak, en Egipto, en Arabia Saudita? O bien se les impide edificar una iglesia ?el caso de Arabia Saudita es paradigm?tico- o practicar plenamente su culto o bien son considerados parias de la sociedad y ubicados en un nivel inferior a todos los efectos. O bien son v?ctimas del extremismo isl?mico que, esto ha ocurrido recientemente, pone bombas en las iglesias y ataca precisamente cuando se est? celebrando la eucarist?a.

Pero hay un hecho al cual me quiero referir puntualmente y es que ha sido asesinado, hace pocos d?as, Shahbaz Bhatti, un paquistan? de 42 a?os, un pol?tico cristiano, que era adem?s Ministro para las Minor?as Religiosas de ese pa?s.

Es decir que su funci?n en el Gobierno Paquistan? era precisamente provocar el di?logo, lograr que las minor?as religiosas ocuparan un lugar de plena dignidad y el ejercicio de la libertad de profesar su fe en la sociedad paquistan?.

Bueno este hombre ha sido objeto del odio del extremismo isl?mico que lo hab?a amenazado y que finalmente lo asesin?.

Pero yo quiero leer algunos pasajes del Testamento Espiritual de Shahbaz Bhatti porque son de una profundidad conmovedora que hace recordar el caso de los grandes m?rtires de los primeros siglos cristianos. Y no estoy exagerando.

Dice: ?Fue el amor de Jes?s lo que me indujo a ofrecer mis servicios a la Iglesia. Las espantosas condiciones en que se encontraban los cristianos de Pakist?n me causaron una profunda turbaci?n.

?Recuerdo un viernes de Pascua, cuando ten?a 13 a?os, escuche un serm?n sobre el sacrificio de Jes?s por nuestra redenci?n y por la salvaci?n del mundo, y pens? corresponder a ese amor suyo dando amor a nuestros hermanos y hermanas, poni?ndome al servicio de los cristianos, especialmente de los pobres, los necesitados y perseguidos que viven en este pa?s isl?mico.

?Me han requerido poner fin a mi empe?o y siempre he rehusado, a?n a riesgo de mi propia vida. Mi respuesta ha sido siempre la misma: No quiero popularidad ni posiciones de poder quiero solo un puesto a los pies de Jes?s. Quiero que mi vida, mi car?cter, mis acciones hablen por m? y digan que estoy siguiendo a Jesucristo. Tal deseo es tan fuerte que me considerar? privilegiado en el caso que Jes?s quiera aceptar el sacrificio de mi vida.

?Quiero vivir por Cristo y por ?l quiero morir. No experimento ning?n miedo en este pa?s. Muchas veces los extremistas han querido matarme, encarcelarme, me han amenazado, perseguido o han aterrorizado a mi familia. Yo digo que mientras tenga vida hasta mi ?ltimo aliento seguir? sirviendo a Jes?s y a esta humanidad pobre, sufriente, los cristianos, los necesitados, los pobres?.

Lo que precipit? especialmente y de un modo definitivo la ira de los extremistas isl?micos contra Shahbaz Bhatti ha sido su empe?o, como pol?tico y como miembro del gobierno, en lograr que se superara un art?culo, el N? 295 del C?digo Penal, por el cual se condena a muerte a aquel que ofenda a Mahoma y a prisi?n perpetua a aquel que ultraje el Cor?n.

Estas figuras penales, obviamente, son usadas de un modo arbitrario para liquidar a los cristianos, Adem?s implican por ellas mismas un atentado contra la libertad religiosa.

Yo sacar?a de aqu? algunas pocas consecuencias.

En primer lugar no olvidemos que muchos cristianos, muchos cat?licos son perseguidos en el mundo de hoy. Nosotros, en cuanto miembros de la Iglesia, estamos unidos a ellos por la fe y la caridad, debemos rezar por ellos para que el Se?or los lleve a un estado de pleno ejercicio de la libertad de profesar la verdad y el culto cat?lico.?

Mons. H?ctor Aguer, arzobispo de La Plata?


Publicado por verdenaranja @ 22:52  | Hablan los obispos
 | Enviar