Martes, 03 de mayo de 2011

Lima (Agencia Fides) ? A una semana de las elecciones pol?ticas 2011, que se celebrar?n el 10 de abril, donde los peruanos elegir?n al pr?ximo presidente del Per? y a los representantes del Congreso de la Rep?blica, los Obispos del Per? recuerdan a los fieles la invitaci?n dirigida a los candidatos por la Conferencia Episcopal del Per? durante su 97 Asamblea General Ordinaria, en la que los invit? a promover el desarrollo humano integral y el respeto de la dignidad humana, el matrimonio y la familia.

MENSAJE DE LOS OBISPOS DEL PER?
ANTE LAS PR?XIMAS ELECCIONES GENERALES 2011?

Ante las pr?ximas Elecciones Generales 2011, los Obispos del Per?, atentos a la voz de Jesucristo el Buen Pastor, que dice: ?Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia? (Jn 10, 10), queremos ofrecer a todos los actores del proceso democr?tico -cat?licos y ciudadanos en general- algunas reflexiones que ayuden a ejercer el deber electoral con verdad y responsabilidad.

1.- La dignidad de la persona es el centro de la preocupaci?n social de la Iglesia. Ella ense?a que, para discernir lo que es m?s justo y adecuado en orden al bien com?n, debe tenerse en cuenta la primac?a del ser humano, la promoci?n de sus derechos fundamentales y la inclusi?n de los m?s d?biles en los proyectos de desarrollo. La Iglesia considera el ejercicio de la pol?tica como un servicio a la naci?n. Es fundamental que se analicen las propuestas de los candidatos para garantizar estos principios.?

2.- El desarrollo social debe fundarse en el respeto y la promoci?n de los derechos humanos, el acceso a los servicios b?sicos de salud, nutrici?n, agua, educaci?n, vivienda y seguridad ciudadana, especialmente de los m?s pobres. Las mejores condiciones econ?micas que el pa?s experimenta deben llegar cuanto antes a los que todav?a se encuentran en la pobreza o la marginaci?n.

3.- El ejercicio de la democracia debe respetar los principios ?ticos y morales vinculados a la promoci?n del bien com?n. Por ello, sin expresar preferencia por ninguna de las propuestas electorales, tenemos el deber de orientar a los fieles en aquellos planteamientos que, por sus implicaciones religiosas y morales, contradicen las ense?anzas de la Iglesia (cfr. Compendio de la Doctrina Social de Ia Iglesia, n.424).?

4.- Invitamos a estar alerta ante las propuestas que atentan contra la ley natural, el respeto a la dignidad humana, la verdad y la pr?ctica de la justicia. Ir contra estos principios es desconocer nuestra realidad natural. Intentar cambiarlos traer? graves consecuencias para la sociedad, y los perjudicados siempre ser?n los m?s d?biles. Por ello, el respeto y la defensa de la vida desde el primer instante de su concepci?n hasta su muerte natural es irrenunciable en todo planteamiento. No se pueden aceptar bajo ning?n argumento el aborto, la eutanasia o la manipulaci?n gen?tica.

?5.- El matrimonio es la base de la familia y de la sociedad y tiene una importancia fundamental para el aut?ntico desarrollo. Por su origen divino, posee unas caracter?sticas propias e irrenunciables. ?Cre?, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo cre?; var?n y mujer los cre? (Gen 1,27). El matrimonio no es una uni?n cualquiera entre personas. Es la uni?n estable e indisoluble de un hombre y una mujer que se complementan y se entregan rec?procamente en una relaci?n abierta a la vida. ?Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre? (Mt 19,6). Tambi?n es reconocido as? el matrimonio por las grandes culturas y por la Constituci?n Pol?tica del Per?. Ninguna otra realidad se le puede equiparar. Es responsabilidad de todas las instancias de la sociedad promover cuanto contribuya el bien del matrimonio y de la familia.

6.- El vicio de la corrupci?n contin?a socavando el desarrollo social y pol?tico de nuestro pueblo. Ha faltado la voluntad tenaz y el compromiso ejemplar de nuestras autoridades, la vigilancia y la colaboraci?n eficaz de todos los ciudadanos y sobre todo, nos est? faltando una fuerte conciencia ?tica y moral (cfr. Iglesia en Am?rica, 23). El proceso electoral es una ocasi?n propicia para exigir la presentaci?n de programas que enfrenten con valent?a las diversas formas de corrupci?n, tanto en los poderes del Estado como en los ?mbitos de la actividad p?blica y privada.

7.- Es preciso lograr un saludable equilibrio entre progreso econ?mico y respeto a la naturaleza. Los planes de gobierno han de tener en cuenta la ecolog?a y el uso racional de las riquezas de nuestro pa?s, consultando oportunamente a los pueblos y a las comunidades en cuyo territorio se dan las concesiones de tierras y las licencias de explotaci?n de los recursos naturales. Hay que prevenir as? futuros conflictos y enfrentamientos que tanto dolor nos han causado y combatir abusos como el narcotr?fico y la depredaci?n de costa, sierra y selva.

?8.- Los candidatos deben tener en cuenta que la violencia social no se genera solamente porque exista pobreza, sino porque existe desigualdad. Un reto para las autoridades elegidas es lograr un mayor desarrollo, pero que se vea reflejado en la vida de todos los peruanos, principalmente de los m?s desfavorecidos. Por eso, las propuestas de gobierno deben expresar un compromiso real con los m?s necesitados y as? mantener la esperanza de nuestros pueblos.?

9.- Es tiempo de un di?logo fecundo y alturado que genere espacios de armon?a. La transparencia del proceso electoral exige que los electores sean escuchados por los candidatos y que entre estos haya un sereno intercambio de ideas. As? el elector podr? conocer no s?lo los contenidos de los programas, sino tambi?n la preparaci?n del candidato y la coherencia de su actitud. Por consideraci?n al elector, se han de promover debates que le permitan formarse una opini?n s?lida y as? poder ejercer libre y responsablemente su derecho a votar.

10.-El ciudadano merece respeto e informaci?n veraz. Es indigno tratarlo como un objeto que se puede manipular o enga?ar. La dignidad del votante exige que resplandezca la verdad como elemento esencial para la paz, la convivencia, la democracia y la vida institucional . ?La verdad los har? libres? (Jn 8,32)

11.-Los periodistas y los medios de comunicaci?n social han de participar con la m?xima responsabilidad en el proceso. Los invitamos a ejercer la libertad de expresi?n buscando la verdad unida a la justicia y al bien com?n. Que su informaci?n sea objetiva, imparcial, abierta a todos los candidatos, a fin de que las propuestas sean conocidas de manera ?ntegra y veraz. M?s all? de las l?citas actividades publicitarias de la campa?a electoral y dejando de lado los cambiantes resultados de las encuestas, se debe privilegiar la correcta informaci?n para garantizar una verdadera participaci?n ciudadana.

12.-Los Obispos Latinoamericanos dijimos en Aparecida: ?Urge crear estructuras que consoliden un orden social, econ?mico y pol?tico en el que no haya inequidad y donde haya posibilidades para todos. Igualmente, se requieren nuevas estructuras que promuevan una aut?ntica convivencia humana, que impidan la prepotencia de algunos y faciliten el di?logo constructivo para los necesarios consensos sociales? (Documento de Aparecida, 384)

En esta etapa decisiva para el futuro del pa?s, pidamos a Dios que nos ilumine para elegir a los m?s capaces y con mayor vocaci?n de servicio; que a las autoridades les conceda la sabidur?a necesaria para velar por el bien com?n; y que todos, solidariamente unidos, estemos dispuestos a trabajar por el Per?.

Los Obispos del Per?

Lima, 26 de Enero de 2011


Publicado por verdenaranja @ 23:14  | Hablan los obispos
 | Enviar