Martes, 17 de mayo de 2011

Mensaje pascual de monse?or Luis Armando Collazuol, obispo de Concordia para la Pascua 2011. (AICA)

PASCUA, VIDA QUE BROTA DE LA MUERTE ???????

A toda la querida comunidad de la di?cesis de Concordia:

Pascua es la celebraci?n del Misterio de Jes?s que nos habla de cruz y de gloria.

Jes?s naci? pobre, en un establo, y muri? en la mayor de las pobrezas que fue la de la cruz. Esa muerte es el punto m?s bajo de la humillaci?n del Hijo de Dios hecho hombre. ?Se humill? hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz?. En la cruz clam? como los pobres en sus angustias: ?Tengo sed?; ?Dios m?o, Dios m?o, ?por qu? me has abandonado??.

Pero en el dolor extremo, la voz de Jes?s es tambi?n una voz de esperanza. Ante la pobreza del abandono de los amigos, en la Cena les anuncia: ?ustedes se dispersar?n cada uno por su lado, y me dejar?n solo. Pero no, no estoy solo, porque el Padre est? conmigo?. Y en el momento de expirar, Jes?s, con un grito, exclam?: ?Padre, en tus manos encomiendo mi esp?ritu?. Su confianza es el Padre Dios.

La cruz de Jes?s es signo de Salvaci?n. En su muerte en cruz Jes?s est? siendo levantado sobre la tierra por los hombres, pero ya es ?elevado? triunfalmente a la gloria por el Padre. Por eso desde la cruz atrae a todos hacia s?. No nos atraen el dolor y la muerte. Nos arrebatan hacia Jes?s el amor con que se entrega y la fidelidad al Padre hasta dar su vida por los pecadores, nos conquista el perd?n que nos ofrece, nos atrae la Vida que brota de su muerte.

La pobreza duele. Pero Jes?s la tom? de nosotros como compa?era de camino hasta el fin, y a cambio nos dio la riqueza suya, la Vida divina.

En este sepulcro de oscura muerte que tantas veces sufrimos, la soledad, la enfermedad, la pobreza, y sobre todo, el pecado, que es la pobreza de no tener a Dios, podemos escuchar al Se?or que como a L?zaro nos dice ??ven afuera!?. Jes?s, destruyendo el imperio de la muerte, dio a todo el mundo su resurrecci?n para la vida, vida digna en el presente, vida en Dios por la gracia, Vida eterna en la gloria.

La vida es hermosa si es nueva, si es generosa, si es fuerte, y sobre todo si es santa, es decir, si es Vida en Cristo, vencedor del pecado y de la muerte, dador del Esp?ritu Santo.

La voz de esperanza y el signo de Vida que Jes?s nos deja con su resurrecci?n nos empujan al encuentro de nuestros hermanos, especialmente los que sienten el dolor de la pobreza en cualquiera de sus formas. La solidaridad en gestos y acciones concretas, personales y comunitarias, es el signo de la Vida que se ha recibido y se comparte con largueza y amor, como Jes?s.

Ante las realidades de muerte que nos envuelven, ante todas las formas de exclusi?n de una vida digna en nuestra sociedad, Jes?s resucitado llega ofreciendo Vida plena, pero quiere hacerlo por medio de nuestros gestos, nuestras manos, nuestros corazones desbordantes de un amor que construya justicia y comuni?n. ?l, que pas? haciendo el bien, viene ahora a nuestro encuentro y nos compromete para ser sus disc?pulos y colaboradores en la promoci?n de la dignidad humana y de relaciones sociales justas y fraternas.

Cuando la pobreza nos toca, luchamos con la fuerza del Se?or que nos conforta. Cuando la pobreza del hermano nos duele, nos hacemos solidarios. Cuando la pobreza de la ausencia de Dios en los corazones y en la sociedad nos debilita, pedimos la fortaleza del Esp?ritu Santo para ser testigos de Jes?s Resucitado, misioneros de la Vida. Y siempre confiando en Dios, con ?alma de pobres?, de aquellos a quienes pertenece el Reino de los Cielos.

La Pascua es la verdadera Salvaci?n para la humanidad. Salvados en esperanza, caminamos junto a Jes?s para que la novedad de la Vida llegue a todos.

Les deseo una Santa Pascua de Resurrecci?n, bendecidos por el Se?or. Reciban el c?lido afecto de su obispo:?

Mons. Luis Armando Collazuol, obispo de Concordia?


Publicado por verdenaranja @ 22:34  | Hablan los obispos
 | Enviar