Mi?rcoles, 08 de junio de 2011

Sugerencias para la homil?a del D?a de la Acci?n Cat?lica y Apostolado Seglar, publicadas en Gui?n Lit?rgico? para su celebraci?n recibido en la parroquia para la Jornada.

(Se trata de transmitir una muy buena noticia en un momento en que las alegr?as no abundan. Esa noticia nos da ?nimo y nos llena de paz. Pero al mismo tiempo nos ha de dinamizar, despertando en los que la acogen la conciencia de ser miembros activos de una Iglesia que tiene la responsabilidad de evangelizar el mundo de hoy).

Echamos una mirada a nuestro mundo. Crisis, paro, violencia? Pero no es solo eso. Es que nos cuesta entendernos: los j?venes tienen otra sensibilidad,? en el ambiente hay otros valores, la cultura que se nos est? contagiando apunta al consumo placentero inmediato y no hay lugar para las cuestiones ?ltimas. Parece como si Dios no fuera necesario, una hip?tesis que hoy no se plantea. No se nos oculta la carga de soledad y de deshumanizaci?n que esto comporta.

Pero he aqu? que Dios ama este mundo. Y nos invita a nosotros a verlo con sus ojos amorosos, a quererlo y a sufrir por sus carencias, a no darle la espalda, sino a estar ah? e intentar rehacerlo. Y nos preguntamos c?mo hacerlo, si ya de entrada no llegamos a entenderlo y nos es dif?cil ?comunicarnos.

Es como una cultura distinta la que est? emergiendo ahora, necesitar?amos entrar en la cabeza y en el coraz?n de la gente de hoy para aclarar ah? muchas cosas y no podemos hacerlo.

La gran noticia es que el Esp?ritu Santo nos ha sido dado y esto hace posible lo que parec?a imposible. Jes?s hab?a hablado a sus disc?pulos de ir al mundo entero y trasmitir a todos la novedad del Evangelio, tarea que por supuesto les desbordaba? Jes?s lo sab?a y por eso les promete: ?recibir?is al Esp?ritu Santo?. Y con la fuerza del Esp?ritu lo hicieron, y lo mismo sucedi? en las siguientes ?pocas de la historia. ?No podremos hoy los disc?pulos de Jes?s con la fuerza del Esp?ritu Santo evangelizar la cultura del siglo XXI?

El Esp?ritu act?a en la comunidad. Act?a en cada uno tendiendo a formar comunidad. Es el grupo de disc?pulos con Mar?a quien lo recibe ?primeramente.

Y cuando hablan a la multitud tan diversa en sus lenguas, todos les entienden; queda de manifiesto que la comuni?n s? es posible por encima de las diferencias. Y cuando va siendo acogida la palabra de los ap?stoles, junto con la misma fe y el mismo bautismo, cada creyente recibe dones diversos para la construcci?n de la comunidad, que ser? como un cuerpo ?el de Cristo, dir? Pablo? en el que cada miembro ejerce la funci?n que le corresponde.

La oposici?n (jud?o-griego, esclavo-libre, hombre-mujer) se ha superado, la diversidad es una riqueza de la comunidad.

La Iglesia que recibe al Esp?ritu recibe el env?o. ?Como el Padre me ha enviado, as? tambi?n os env?o yo. Dicho esto exhal? su aliento -su Esp?ritu sobre ellos?. No podemos quedarnos con el regalo del Esp?ritu y no actuar en consecuencia. Jes?s env?a a su comunidad, a todos y a cada uno de los que la forman, al encuentro del mundo en que viven, de modo que todos? tengan la oportunidad de conocer al Padre y construir su vida seg?n el proyecto de Dios que Jes?s ha manifestado y el propio Esp?ritu va posibilitando.

Ah? se abre un camino de esperanza, de dignidad y de plenitud que sin el don de la fe ser?a impensable. Y ahora nos toca a nosotros. Amamos sinceramente a Jesucristo y al Padre que nos lo entreg?, le agradecemos el cambio que el conocerlo ha supuesto en nuestra vida. Amamos tambi?n a la gente con la que vivimos: vecinos, compa?eros y a otros que quiz? est?n m?s lejos. ?No les vamos a comunicar nuestra experiencia de fe, el tesoro que hemos encontrado? Lo que es alegr?a y vida para nosotros lo ser? tambi?n para ellos. La vida comunitaria de nuestra Iglesia, de nuestra parroquia, es un signo evangelizador. Y los seglares en su trabajo, en su convivencia en el barrio, en la actuaci?n en las organizaciones sociales est?n llamados a ser testigos, seguidores de esa vida nueva que Jesucristo nos ha regalado. Cuando se preparan y organizan en alguna asociaci?n de Apostolado Seglar -la Acci?n Cat?lica es el cauce diocesano para ello- entonces su acci?n evangelizadora manifiesta mejor a la Iglesia que los env?a.


Publicado por verdenaranja @ 16:48  | Homil?as
 | Enviar