Viernes, 17 de junio de 2011

Reflexi?n a las lecturas de la fiesta de la Sant?sima Trinidad - A, ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuel P?rez Pi?ero bao el ep?bgrafe "ECOS DEL D?A DEL SE?OR".

ECOS DEL D?A DEL SE?OR
Domingo de la Sant?sima Trinidad A

Queridos amigos y amigas:

En todos los tiempos el hombre ?se ha esforzado por descubrir la existencia de Dios y relacionarse con ?l. As? se han forjado lo que conocemos con el nombre de ?religiones naturales?.

Adem?s de esta realidad existe otra: Dios ha buscado encontrarse con el hombre? manifestarse a ?l?, tratar del tema fundamental del hombre ca?do: su salvaci?n, su anhelo de trascendencia, su relaci?n con Dios, su vida junto a Dios para siempre. Son las llamadas "religiones reveladas". Entre ellas, el cristianismo, el catolicismo.

De este modo, Dios se ha ido revelando progresivamente al hombre a trav?s de los patriarcas y los profetas?, a trav?s de los acontecimientos de la Historia de la salvaci?n? hasta que llega la plenitud de los tiempos y? es el mismo Dios quien se acerca al hombre en Jes?s de Nazaret.

En medio de este proceso, ?Dios se nos ha ido revelando no como un ser solitario y egoc?ntrico, sino como comunidad perfect?sima ?de vida y amor? Como Padre, Hijo y Esp?ritu Santo. Es la Sant?sima Trinidad cuya solemnidad celebramos este Domingo.

Este es el misterio m?s grande que Jesucristo nos ha revelado acerca de Dios. Misterio quiere decir que, en parte, se nos ha manifestado y en parte permanece oculto. No podemos pretender una comprensi?n del misterio tan grande como la de Dios.

Cuando nos acercamos al concepto de Trinidad, a veces, no entendemos su importancia y trascendencia. A primera vista, nos parece que el hecho de que en Dios haya tres personas o cinco?, no tiene mayor importancia? Cuando nos acercamos a ciertas explicaciones que tratan de acercarnos al Misterio, nos puede dar la impresi?n, a primera vista, de que complican m?s que explican el misterio de Dios.

Pero no puede ser as?. Porque Dios no se nos revelado para complicarnos sino para que le conozcamos como un amigo conoce al amigo? Para salvarnos y llevarnos a la vida en plenitud con ?l. Dios no se nos ha manifestado como un ser ?complicado?, parecido a las demostraciones de las Matem?ticas sino como un ser personal, cercano, liberador?

Y se nos ha manifestado, en primer lugar, como Padre?

?Saber que Dios es padre es saber mucho de Dios! ?Qui?n no entiende lo que es un padre? ??

Tambi?n Dios se nos ha revelado como el Hijo ?nico del Padre, que por ?nosotros y por nuestra salvaci?n, se hace hombre y muere por salvarnos... Es el Dios cercano, personal y atrayente del Evangelio.

?Y saber que Dios es el Hijo ?nico es saber mucho de Dios!

Y cuando tiene que marchar (muerte, resurrecci?n, ascensi?n) nos habla del Esp?ritu Santo que estar? con nosotros en su ausencia, como luz, defensa, fortaleza, consuelo?

?Y saber que Dios es Esp?ritu Santo es saber mucho de Dios!

De esta forma, se nos ha revelado el Se?or? Aunque permanezca el misterio?

Hoy es, como si dij?ramos, "la Fiesta de Dios": de su existencia, de su bondad y su misericordia? De la vida de Dios?, que iniciada en el tiempo, no tiene fin.

Y si esto es as?, no podemos vivir como si Dios no existiera, sin relacionarnos con ?l, sin entrar en comunicaci?n y en comuni?n con ?l.

Muchas realidades se encargan de record?rnoslo con frecuencia, especialmente, ?los hombres de Dios?, ?los testigos de Dios? en el mundo. Precisamente, en esta Solemnidad recordamos a los monjes y monjas de Clausura que son como un faro de luz que est? siempre indicando, desde el silencio, ?la existencia de Dios, su amor y su misericordia?, su acci?n constante en la Iglesia y en el mundo.

Qu? importante es lograr que Dios ocupe su lugar en nuestra vida, en toda la historia humana con todas sus dimensiones... ?No vaya a ser que se repita el error de quien, queriendo construir un mundo sin Dios, s?lo ha conseguido construir una sociedad contra el hombre?, escrib?a el beato Juan Pablo II a los obispos de Europa.

Esta es una de las preocupaciones principales, si no la mayor, del Magisterio del Papa Benedicto XVI.

Frente a la existencia de Dios surge la negaci?n de Dios, te?rica y pr?ctica.

Durante muchos siglos, casi nadie pon?a en duda la existencia, la acci?n y la necesidad de Dios? Como no se duda de la existencia del sol. El ate?smo y sus acompa?antes constituyen un fen?meno relativamente nuevo, aunque eso no quiere decir que no tenga importancia. ?Vaya si la tiene! Especialmente, el ate?smo pr?ctico que consiste en vivir como si Dios no existiera? Y m?s preocupante todav?a es la consideraci?n de Dios como enemigo del hombre de la que habla Juan Pablo II en la Enc?clica sobre el Esp?ritu Santo, Dominum et Vivificantem, n?m. 38?. Hasta llegar la indiferencia: ?Paso del tema?, como dicen los chicos. ?Si Dios existe o no existe no me interesa??

?Cu?ntas cosas pod?amos continuar diciendo, pero no hay espacio para m?s!

Ojal? que esta solemnidad tan grande, ?la fiesta de Dios? nos ayude, como dec?a antes,? a colocar a Dios en su lugar: en la mente y el coraz?n del hombre, en la mente y el coraz?n de la sociedad moderna y de la Historia.?

Junto a estos pensamientos y sentimientos, les hago llegar el deseo de un ?feliz D?a del Se?or!???????????


Publicado por verdenaranja @ 22:42  | Espiritualidad
 | Enviar