Viernes, 17 de junio de 2011

Homil?a de monse?or Jos? Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario, para el V Domingo de Pascua (22 de junio de 2011). (AICA)

?YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA??????????????

Queridos hermanos:

Celebramos el domingo V de tiempo de Pascua, quinto domingo despu?s de la resurrecci?n de Jes?s.?

El Evangelio del domingo. Yo soy el camino

En los tres domingos pasados le?amos en el evangelio los relatos de las apariciones de Jes?s resucitado. En los otros domingos siguientes, el pasado y el actual, se habla de la misma persona de Jes?s; primero del Buen Pastor, que manifiesta el amor que Dios tiene por sus hijos; Y en este domingo Jes?s se manifiesta como el camino, la verdad y la vida.

En la ?ltima cena, en el momento de la despedida, Jes?s les muestra a sus disc?pulos que su partida no es para siempre, y que se volver?n a ver; por lo que en realidad va a prepararles una morada, un lugar en la Casa de su Padre.

Hasta entonces aquellos que segu?an a Jes?s conoc?an una sola Casa de Dios, era el templo de Jerusal?n, all? iban a encontrarse con Dios durante el culto. Pero Jes?s les habla ahora de otra Casa, es la Casa del Padre. Por eso quiere mostrarles el camino, como nos los muestra tambi?n a nosotros.

Este camino para encontrarnos con Dios, es el mismo Jes?s. Esto es lo que el Se?or les quiere decir a sus disc?pulos. Ya conocen el camino del lugar adonde voy. Tom?s no entiende y le pregunta: ?No sabemos ad?nde vas. C?mo vamos a conocer el camino?? Tom?s, tal vez cree que el camino que debe recorrer es alg?n sendero desconocido, o que necesita una gu?a para conocerlo y transitarlo. ?Qu? camino habr? que seguir?

En nuestras vidas aparecen muchos caminos, un camino para seguir una vocaci?n, para estudiar o trabajar, para ser grandes, para ser felices, para darle sentido a nuestra vida. A veces tomamos caminos equivocados, y seguimos el camino del tener m?s en forma ambiciosa, en lugar de ser m?s; del ego?smo donde solo cuenta mi propio yo, o del placer desenfrenado, que en el fondo no nos hace felices. Tenemos por delante muchos caminos, tantos caminos como opciones; y sin embargo Jes?s nos ense?a un camino, que debemos seguir, para llegar a Dios. Este camino es Jesucristo.?

Yo soy la verdad

En nuestra vida, Jesucristo es camino porque es la verdad. Buscamos la verdad, y como lo hac?a el Beato Juan Pablo II en una vigilia con los j?venes, podemos preguntarnos: ?d?nde est? la verdad?, ?qu? es la verdad?: La verdad, nos dec?a, no est? en poner todo nuestro anhelo en la satisfacci?n plena e inmediata de los sentidos. La verdad no est? en la b?squeda del poder y en el dominio sobre los dem?s, como sucede inclusive en la violencia. La verdad no est? en la b?squeda de la liberaci?n y autorrealizaci?n mediante la evasi?n de la realidad, como sucede en el mundo de la droga. La verdad no est? en la mentira, que es la ra?z de todo mal. Todos estos caminos conducen a la destrucci?n de uno mismo y de los dem?s (cfr. Santiago de Compostela, 1989).

La verdad est? en Jesucristo, en su vida y en su mensaje. ?l es la verdad; permanece para siempre, y es fiel. Si vivimos la verdad y buscamos la verdad, buscamos el camino que es Jesucristo.?

Dios sale al encuentro para mostrarnos el camino.

Es cierto entonces que, para llegar a Dios, para llegar a la felicidad, hay que seguir a Cristo que es el camino y la verdad. Pero la importancia de esta b?squeda de Dios, no solo depende de nuestro esfuerzo para encontrarlo; sino que Dios mismo es quien nos busca a nosotros, y con un amor tan grande que dif?cilmente logremos entender.

Es ?l quien sale a nuestro encuentro para mostrarnos el camino de nuestra vida, que nos llama a creer.

Por eso Santo Tom?s de Aquino nos ense?a que es la gracia de Jesucristo la que crea en nosotros la fe. Es ?l quien se deja reconocer: y por eso ?Nadie puede venir a m?, si el Padre que me ha enviado no lo atrae (Jn. 6,44.65). Y tambi?n dice San Agust?n: ?Nadie va a Jes?s, si no es atra?do. La fe es iniciativa suya; la salvaci?n es iniciativa suya y su Iglesia es iniciativa suya.

Para seguir el camino, antes somos invitados por ?l: para amar, antes somos amados por ?l. Y quien recibi? el bautismo, quien cree en Jes?s resucitado, sabe que es amado por Jesucristo vivo. Y por ello estamos llamados a seguir el camino, a vivir la verdad, y anunciarlo a los dem?s.

De all? nace la confianza en nuestra misi?n, y en la obra evangelizadora, porque el camino y la verdad es el mismo Jes?s; y s?lo ?l nos da la vida.?

Oraci?n por la tragedia a?rea, por la azafata rosarina y dem?s v?ctimas

Queremos rezar en esta misa pidiendo especialmente por la reciente tragedia a?rea, de veintid?s v?ctimas que murieron mientras se trasladaban en avi?n hacia el sur del pa?s y que ha llenado de dolor a sus familiares y amigos, y a todos nosotros.

Tambi?n pedimos por la azafata rosarina, que tambi?n perdi? su vida, por sus allegados y por cuantos lloran su partida. Encomendamos a la Empresa a?rea de esta Ciudad, y a sus dirigentes y al personal en estos momentos de prueba.

La muerte de tantas v?ctimas, en forma repentina, y en el modo que han sido separadas de este mundo, nos llevan a experimentar un profundo duelo, que solamente la esperanza nos ayuda a sobrellevar.

Jesucristo, que padeci? y muri? en la cruz est? con nosotros, y nos ayuda a sostener a cada una de las familias que sufren, a las que acompa?amos. A todos los que murieron, que el Se?or les conceda el descanso eterno. Que la Sant?sima Virgen, que estuvo a los pies de la cruz, nos reconforte como Madre nuestra.?

Mons. Jos? Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario


Publicado por verdenaranja @ 22:57  | Homil?as
 | Enviar