Lunes, 04 de julio de 2011

(ZENIT) Ser sacerdote cat?lico fue lo que llev? al padre Alois Andritzki de s?lo 28 a?os a ser arrestado y luego asesinado en el campo de concentraci?n de Dachau en Alemania, en 1943.
Fue?beatificado?el 4 de Julio de 2011?en la di?cesis de Dresden-Meissen Alemania, en una ceremonia presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto para la Congregaci?n de la Causa de los Santos, en representaci?n del Papa Benedicto XVI.?

Su vida

El padre Alois naci? en 1914 en Radibor, una peque?a poblaci?n ubicada al oriente de Alemania limitando con Polonia. Su familia parte de un peque?o porcentaje de cat?licos que viv?a en ese lugar compuesto por inmigrantes de los pa?ses eslavos.

A los 20 a?os ingres? a la facultad de teolog?a de la academia arzobispal de Paderborn. All? mostr? sus intereses por la filosof?a y la pedagog?a.

Luego ingres? al seminario de Mei?en a Schmochtitz en Bautzen. En 1938 se orden? como di?cono y un a?o m?s tarde, como sacerdote. Trabaj? como capell?n en la parroquia Hofkirchede Dresda. All? se encargaba especialmente del apostolado con los j?venes.

?Fue un sacerdote humilde, simple y siempre disponible a ayudar al pr?jimo?, cuenta el abogado Ambrosi. ?Adem?s amaba el deporte, y dec?a constantemente que un esp?ritu sano habita en un cuerpo vigoroso?, dice.

Pero en invierno de 1941 lleg? una orden de arresto, luego de que ?l promoviera una representaci?n teatral donde mostraba c?mo iban a terminar los cristianos en la Segunda Guerra Mundial.

?Por un testigo ocular se sabe que al terminar la representaci?n lleg? la Gestapo, y ?l tuvo que anotar los nombres de todos los presentes. El capell?n Andritzki estaba ya siendo particularmente vigilado, tanto que a la amenaza sigui? la convocatoria en el cuartel y despu?s el arresto?, anota el abogado Ambrosi.

?El texto demuestra que la causa fue su fe y el peligro que su ministerio sacerdotal representaba para el nazismo?, dice.

Despu?s del arresto el padre Alois permaneci? bajo custodia cautelar.

?Sin embargo considera que Andritzki rindi? declaraciones hostiles contra el Estado infringiendo de esta manera el 2 cap?tulo de la Ley contra la perfidia. Desde este momento este crimen no pod?a permanecer en la impunidad, y era necesario disponer para el acusado una acci?n penal?, cuenta el postulador.

?La acusaci?n del procudador se bas? en pruebas inexitentes? dice el abogado Ambrosi. ?Pero en las cuales ?l hizo de todo por construir una especie de castillo acusador que silenciara un sacerdote que testimoniaba con much?simo ardor su fe, y esto era intolerable para el r?gimen nacional socialista?.

As? fue remitido por la Gestapo a la carcel pol?tica de Dresde, donde permaneci? dos meses. Supuestamente ya hab?a pagado su condena pero en lugar de salir, fue llevado al campo de concentraci?n de Dachau.

La familia mand? apelar a la justicia. Su padre Johann Andritzki escribi? una conmovedora carta a la oficina de alta seguridad de Reich de Berl?n, en la que ped?a que su hijo fuese liberado porque ya no hab?a m?s cargos contra ?l. Pero el esfuerzo fue en vano.

As? fue asesinado el 3 de febrero de 1943. La causa de la muerte, seg?n los informes de la Gestapo fue el tifus abdominal, pero en realidad despu?s de que se recuper? en la enfermer?a le pusieron una inyecci?n letal.

Un testigo ocular dijo que el joven sacerdote estaba moribundo, dos camas m?s all? de la suya ?por ello dio fe del hecho que el capell?n de Dresda era un chico muy dotado, adem?s de ser un buen deportista?, dice el abogado Ambrosi. Su cuerpo fue arrastrado y despu?s incinerado.

Su testimonio parec?a un b?lsamo para los que estaban en el campo de concentraci?n: ?En el terror en el cual todos viv?an en el campo de concentraci?n de Dachau se dec?a de Alois que quien lo ve?a en la ma?ana, permanec?a lleno de alegr?a toda la jornada?, concluye el abogado Ambrosi.

Por Carmen Elena Villa


 | Enviar