S?bado, 06 de agosto de 2011

REflexi?n a las lecturas del domingo diecinueve del Tiempo Ordinario - A, ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuel P?rez Pi?ero bajo el ep?grafe "ECOS DEL D?A DEL SE?OR"

ECOS DEL D?A DEL SE?OR
Domingo 19? del T. Ordinario A?

Queridos amigos y amigas:

La imagen de Cristo caminando sobre el Lago embravecido, ha sido siempre algo muy querido para los cristianos.

Con frecuencia,? se compara a la Iglesia y a la misma vida del cristiano con una barca surcando el mar de la ?existencia?

Y es f?cil que surja la tormenta. Este es un fen?meno normal y frecuente en el Lago de Genesaret o Tiber?ades?

Despu?s de aquella jornada que termina con la multiplicaci?n de los panes y los peces, Jes?s urge a los disc?pulos a pasar a la otra orilla mientras ?l se queda para despedir a la gente.

Luego sube a la monta?a y all? est? ?l solo, en oraci?n? All? encuentra paz y sosiego despu?s de aquel d?a tan intenso.

Y desde all? ?contempla a los disc?pulos agobiados y fatigados luchando en medio de las olas porque ?el viento era contrario?. El, sin embargo, sale en su ayuda y va hacia ellos caminando sobre el mar?

?Jes?s caminando tranquilo sobre el oleaje, mientras los disc?pulos luchan y se fatigan...! ?Qu? imagen m?s hermosa y m?s admirable!

?Cu?nta paz, confianza, consuelo?, despierta en nosotros!

?Y sobre el mar, tantas veces embravecido de nuestra vida, camina tambi?n el Se?or! ?El es m?s fuerte que cualquier? tempestad?! Y cuando ?l quiera y como ?l quiera, volver? la calma?

En un primer momento, hasta la misma ayuda Dios se convierte para ellos en ?una ?gran dificultad. ?Ahora creen ver un fantasma?! Se asustan y gritan?

?Lo que faltaba?! ?Ahora, en la noche, en medio de la tormenta, ?un fantasma!

Gracias que Jes?s les grita enseguida: ???Soy Yo, no teng?is miedo!!?

Mis queridos amigos y amigas: En nuestros problemas y dificultades es muy importante, decisivo, mantener la confianza en el poder de Dios?, en su? amor y en su misericordia?

Puede darnos la impresi?n que Dios no est?, de que se ha olvidado de nosotros, de qu? tiene miedo como nosotros?

Sin embargo, ?l est? siempre con nosotros, ?siempre dispuesto a ayudarnos. Pero si nosotros? pensamos que es ?un fantasma??, se agrava la situaci?n.

Cuando S. Mateo escrib?a el Evangelio los cristianos probablemente estar?an ?siendo perseguidos. La barca de la Iglesia estaba, por tanto, zarandeada por olas gigantescas?, el oleaje terrible de la persecuci?n?? En ese contexto los cristianos recordaban estos hechos de la vida del Se?or, esta escena del Evangelio, porque les infund?a valor, fortaleza, confianza? ?El Se?or est? por encima de todo?!

El es m?s fuerte que todas las persecuciones y que todos los problemas y dificultades.

No. No es un fantasma. Es Dios que viene a ayudarnos? Y todo lo dem?s pasar? Tal vez muy pronto?.

Y nunca faltan persecuciones de alg?n tipo en la vida de la Iglesia? Nunca faltan dificultades en la vida de los cristianos, en nuestra vida.

El Vaticano II nos presenta a la Iglesia que peregrina ?entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios?. ?? Est? fortalecida, dice, con la fuerza del Se?or resucitado, para poder superar con paciencia y amor todos los sufrimientos y dificultades, tanto interiores como exteriores, y revelar en el mundo el misterio de Cristo, aunque sea entre penumbras, hasta que se manifieste en todo su esplendor al final de los tiempos?. (L. G. 8).

Puede suceder tambi?n que, en medio de aquellas circunstancias, pretendamos que el Se?or Jes?s resuelva los problemas y dificultades presentes ?a nuestra manera?. ?As? todo resultar? m?s claro y m?s comprensible.

A este respecto, recuerdo un libro que se titula: ?Dejad a Dios ser Dios?.

?Es que vamos a decirle al Se?or ?lo que tiene que hacer o cu?ndo y c?mo lo tiene que hacer?

En la primera lectura contemplamos como el profeta, en el Monte Horeb, acoge la revelaci?n de Dios que no se le manifiesta en el viento huracanado ni en el terremoto ni en el fuego como sol?a acontecer, sino a trav?s de ?un susurro?, una brisa tenue?

Y en el susurro se encuentra con el Dios vivo y verdadero..., a quien busca y a quien necesita?

?Dejad a Dios ser Dios!

Tambi?n puede suceder que pretendamos, como Pedro, ser y actuar como Dios? Pensar que podemos salvarnos? con la ayuda de Dios, s?, pero tambi?n ??a nuestra manera?? En un primer momento, puede resultar bien, pero despu?s,? ?al sentir la fuerza del viento?,? puede asaltarnos el miedo, la duda, la desconfianza... Y empezamos a hundirnos?

?Enseguida Jes?s extendi? la mano, lo agarr? y le dijo: ?Qu? poca fe. ?Por qu? has dudado??.

?Aqu? est? la dificultad! ?Aqu?, el mayor problema...! El miedo, la duda, la desconfianza?

Cuando llegue la hora de Dios, ?l mismo subir? a la barca y entonces amainar? el viento y pasar? la tempestad.

Entonces, postrados ?ante la grandeza y las maravillas de Dios, diremos a Jes?s lo mismo que los de la barca: ?Realmente eres Hijo de Dios?.?

Junto a estas reflexiones, pensamientos y sentimientos diversos, le hago llegar mis mejores deseos? ?Feliz D?a del Se?or!


Publicado por verdenaranja @ 23:18  | Espiritualidad
 | Enviar