Mi?rcoles, 24 de agosto de 2011

Homilía de monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata, en la fiesta de San Cayetano (Parroquia de San Cayetano, 7 de agosto de 2011. (AICA)

«BUSQUEN PRIMERO EL REINO Y SU JUSTICIA»         

I. LA FUERZA RENOVADORA DEL EVANGELIO 

Queridos hermanos:

La fiesta de San Cayetano congrega cada año, en este lugar y en muchos otros santuarios y templos de nuestra patria puestos bajo su patrocinio, verdaderas multitudes que acuden a él con su carga de pesares y esperanzas, y también su necesidad de expresar gratitud hacia aquel en quien encuentran un intercesor poderoso ante Dios, fuente de toda gracia, y un maestro seguro de vida conforme al Evangelio de Jesucristo.

San Cayetano es llamado “el santo dela Providencia”, porque él enseñó y explicó, con la elocuencia de su palabra y sobre todo con el magisterio persuasivo de su vida, aquella enseñanza de Jesús: “Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura” (Mt 6, 33).

Hace cinco siglos,la Iglesiay la sociedad de su tiempo estaban necesitadas de una profunda reforma, ante todo interior y religiosa. San Cayetano se propuso mirar a los orígenes, a las fuentes de toda verdadera renovación, y se decidió a abrazar “la primitiva forma de vida apostólica”, para proponerla a los sacerdotes y empapar de su espíritu también a los fieles laicos, según su propio estado de vida.

Ante la decadencia de las costumbres y la claudicación de buena parte del clero respecto de las virtudes que debían adornar su ministerio, San Cayetano sintió la llamada divina a hacer algo porla Iglesia. Enuna de  sus cartas decía: “No hay quien busque a Cristo crucificado… Cristo espera: nadie se mueve” (Carta a Pablo Giustiniani, 1° de enero de 1523).

Él se sintió movido a formar buenos sacerdotes que fueran para el pueblo maestros seguros de la sabiduría del Evangelio y que invitaran a todos a poner en primer lugar el Reino de Dios, la voluntad divina; a acumular “un tesoro inagotable en el cielo” y a poner en él todo el corazón, como enseña el divino Maestro: “Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón” (Lc 12, 34).

Él supo aceptar el desafío evangélico: cuando las cuentas no cierran y los cálculos nos invitan al pesimismo, todo aquel que en medio de las adversidades de la vida se abandona confiadamente en brazos dela Providenciade Dios, termina haciendo la experiencia de que hay en el cielo un Padre lleno de amor, que permite la prueba para purificarnos y volvernos más dignos de sus dones. Quien en su angustia y dificultad confía plenamente en Dios, desde su pobreza, concluye encontrando una vida más plena, una paz más profunda, una alegría más pura que no viene de este mundo.

El precio de la vida verdadera, como enseñaba Jesús, está en asimilar estas palabras suyas: “Si alguien quiere seguirme, renuncie a sí mismo, cargue con su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará” (Mt 16, 24-25).

San Cayetano entendió bien esta palabra del Evangelio y por eso decía: “Debemos en esta cruz mortificar nuestros deseos y voluntades. Y así como el que está clavado en la cruz no se puede mover por sí mismo, así tampoco un cristiano crucificado con Jesús se debe mover por su propia voluntad sino recibir el movimiento de la voluntad de Cristo” (Sentencias). 

II. COLABORAR CON DIOS 

Este abandono enla Providenciade Dios nos invita a la humildad y contradice la fiebre de activismo que se apodera de los hombres que creen que con sus solas fuerzas y su mucho esfuerzo, al margen del recurso a Dios y de toda convicción religiosa, pueden construir un mundo nuevo y un orden social más justo. La experiencia secular y cotidiana nos demuestra que, cuando Dios es marginado de la vida pública o privada, es la misma sociedad la que se enferma y es el hombre el que muere.

Pero esta confianza enla Providenciatampoco es invitación a la pasividad. Con su ejemplo, San Cayetano nos ha demostrado que esta identificación con la voluntad divina nos impulsa necesariamente a colaborar con Dios en la búsqueda de soluciones para nosotros y para los demás. No en vano sus biógrafos destacan su eximia caridad con el prójimo.

En nuestra patria, desde hace años, el santo dela Providenciaes reconocido como el santo del trabajo. La falta crónica de puestos de trabajo dignamente remunerado y las peculiares y dramáticas condiciones por las que ha pasado y sigue pasando nuestro país, ha hecho que muchos hermanos y hermanas nuestros, que buscan ganar honestamente su sustento para sí mismos y para sus familias, acudan a su fe religiosa para encontrar sostén y fortaleza. Allí han descubierto esta figura emblemática, como una presencia que ayuda a sobrellevar la pesadez de la vida.

Sabemos que el trabajo dignifica y humaniza al ser humano y que es un derecho fundamental cuya raíz se encuentra en su propia naturaleza de “imagen y semejanza de Dios”, llamado a colaborar con él en la obra de la creación. Según el Magisterio dela Iglesia, tenemos aquí “la clave de la cuestión social”. Es mediante el trabajo que el hombre se realiza y se perfecciona a sí mismo, perfeccionando al mismo tiempo este mundo, haciendo de él ofrenda y alabanza al Creador y un servicio a sus hermanos.

Es urgente recrear una cultura del trabajo. Nuestro pueblo busca un trabajo digno. No pide planes ni regalos ni trabajos precarios o informales. Lo necesita no sólo por el sustento económico del hogar, sino como forma de desarrollo de su personalidad en el aspecto social, cultural y espiritual. Por eso, sin abandonar la búsqueda, acude hoy a la intercesión de San Cayetano, confiando en su poder ante el trono de la misericordia de Dios, sea para obtener favores, o bien, para poder perseverar en la esperanza y en el abandono confiado enla Providenciade Dios. 

III. NUESTRO TESTIMONIO ANTE LA CRISIS 

En circunstancias muy distintas a las del tiempo en que vivió San Cayetano, atravesamos también nosotros una profunda crisis que afecta a la sociedad y repercute dentro dela Iglesia. Hoycomo ayer la sociedad yla Iglesianecesitan cristianos lúcidos dispuestos a vivir el Evangelio en su radicalidad y en su autenticidad. Cristianos que unan profundamente el culto a Dios y la sensibilidad por el prójimo. Creyentes que sepan ser la fragancia de Cristo en medio de las realidades temporales, remando con fuerza contra la corriente de este mundo, las modas del momento, los falsos paradigmas propuestos cada día en los medios de comunicación social.

Ante las necesidades objetivas de crear fuentes de trabajo, de brindar más y mejor educación, de asegurar la salud y principalmente la seguridad e integridad de las vidas de los habitantes de nuestra patria, ¡qué extraño es que algunos impulsen leyes según las cuales habría licencia para matar al inocente concebido en el seno de su madre! A nosotros nos interesan las dos vidas: la de la madre que concibe en circunstancias no felices y la del niño inocente cuya vida debe ser protegida. Por eso, nos comprometemos en impulsar acciones pastorales concretas de protección integral a la mujer que por cualquier motivo sobrelleva un embarazo no deseado.

¡Qué lamentable es también que en lugar de educar a la juventud en el amor verdadero y en el sentido genuino de la sexualidad humana, necesariamente vinculada al amor comprometido, inventemos, en cambio, el eufemismo de la “salud reproductiva”! ¡Qué increíble resulta que a través de planes educativos se esté enseñando a nuestros niños y adolescentes un nuevo concepto de “familia”, para justificar la decadencia de las costumbres y las uniones contrarias a la ley de Dios y a la naturaleza de las cosas! A las familias cristianas que reciben de parte del Ministerio de Educación dela Naciónuna revista titulada “Educación Sexual Integral. Para charlar en familia” (2011), les digo: ¡No se dejen engañar! No se habla allí desde la ciencia sino desde la ideología. Estamos ante un ejemplo de indebida injerencia del Estado en materia de moral y en muchos puntos constituye una clara violación del derecho de los padres a elegir el tipo de educación que desean para sus hijos. Sería extenso el análisis de la mentalidad de base. La sexualidad es allí presentada en términos puramente biológicos y psicológicos, nunca es objeto de valoración moral o de búsqueda de un sentido intrínseco.

Queridos hermanos, estamos en una hora crucial. La fe cristiana que aún marca exteriormente con su sello nuestras ciudades e instituciones, donde seguimos viendo templos y donde el crucifijo todavía es visible en algunos edificios públicos, ha dejado de ser el alma de nuestra sociedad. Muchas cosas se construyen y planean no sólo al margen sino abiertamente en contra de los valores cristianos. Los protagonistas y agentes de este giro, tanto en nuestra patria como en el resto del mundo occidental, ya no perciben que, el ataque a los cimientos de la civilización marcada por el cristianismo, constituye  un ataque y un agravio al mismo hombre en su dignidad personal y a la sociedad cuyos fundamentos se socavan.

Mi presencia de esta tarde, en este espacio abierto en las mismas calles del barrio, quiere ser un signo de la bendición divina sobre todos ustedes y sus seres queridos, en especial sobre los enfermos y los más necesitados. Quiere ser también una palabra de aliento para el Padre Juan Pablo Cayrol y los demás sacerdotes y diáconos que hoy colaboran con celo de pastores en este santuario, y para los numerosos fieles laicos pertenecientes a los diversos cuadros apostólicos de esta comunidad.

La procesión que ha precedido a esta Santa Misa, nuestras oraciones y cantos han sido un anuncio de vida nueva, un recuerdo de las cosas más valiosas, una proclamación de nuestra esperanza en el cielo que esperamos.

Nos ayude la intercesión poderosa de nuestro santo antela Santísima Virgen, que él tanto amó, y ante el Señor Jesucristo, cuyos pasos nos enseñó a seguir con fidelidad. 

Mons. Antonio Marino, obispo de Mar del Plata 


Publicado por verdenaranja @ 23:10  | Homil?as
 | Enviar