Viernes, 02 de septiembre de 2011

Homilía de monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas, para el 21º domingo durante el año (21 de agosto de 2011). (AICA)

EVANGELIZAR LA CULTURA           

Con la realización del Congreso de Catequesis y con tantas propuestas que se van realizando enla Diócesisen donde participan muchos cristianos que realizan un camino de formación y de discipulado, intentamos generar las condiciones para asumir cada vez con mayor compromiso el ser una Iglesia que renueva con mayor ardor la dimensión misionera. En este proceso vamos ahondando la comprensión que no podremos evangelizar este inicio de siglo XXI si no nos ejercitamos en la virtud de la caridad.

La experiencia de ser amados por Dios, y de amar al mundo y al hombre (varón-mujer) de nuestro tiempo, así como este espacio y este momento de la historia en que el Señor nos puso para ser sus instrumentos tienen inmediatas consecuencias espirituales y pastorales.

Por el contrario, los sectarismos e integrismos son una antigua tentación que reaparece en la historia que vivela Iglesia, con distintos ropajes. La tentación de “grupismos” o bien opciones pastorales exclusivas, actitudes cerradas que han terminado muchas veces en formas sectarias, son los que se sienten mejores, los salvadores y los que siempre miran al mundo y a los que no están con ellos, como sospechosos. De esta especie que son estilos integristas, en nuestros días los hay de derecha, de izquierda o con otras motivaciones, pero siempre enraizados en la soberbia. Es fundamental entender que el hecho de quela Iglesiaposea los tesoros de la revelación, no impide que podamos encontrar en el mundo muchos valores, presencias de Dios, “Las semillas del Verbo”. Por ello de diversas maneras en este tiempo pos-sinodal nuestras comunidades van tomando algunos temas como ejes de formación y discipulado. Entre esos temas esta el de “la vida”, pero también en asambleas parroquiales o en los mismos consejos pastorales, se van asumiendo las orientaciones de nuestra Diócesis en relación a las propuestas hechas sobre jóvenes, laicos y familia.

El texto de este domingo (Mt. 16, 13-20) nos señala que al igual que el apóstol Pedrola Iglesiadebe siempre confesar: “Tu eres el Mesías, el Hijo de Dios Vivo”. Acompañados con la certeza que nos dio el Señor: “Tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificare Iglesia y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella” (Mt. 16, 18).La Iglesiaentiende su identidad, vocación y misión en la confesión de la persona de Jesucristo, su Señor y maestro.

En este domingo en que reflexionamos sobre el pasaje del Evangelio que se refiere a la confesión del Apóstol San Pedro, creo oportuno recordar un texto del documento “Jesucristo Señor de la historia”, que expresa esta dimensión dela Iglesiaque desde su conversión a Jesucristo busca ser abierta y servir a la humanidad. Este documento fue escrito por los Obispos argentinos con motivo del año jubilar y nos decía: “La Iglesiase sabe enviada por Jesucristo vivo al encuentro de los seres humanos de todos los tiempos. Por eso, cuando la familia humana comienza a transitar un nuevo milenio, ella quiere renovarse en su vocación de acompañar y servir a la humanidad.La Iglesiadel tercer milenio, arraigada en los sentimientos de Cristo Jesús, quiere experimentar como suyos los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de este nuevo tiempo; desea ardientemente sentirse íntima y realmente solidaria del género humano en esta etapa del camino. Esta vocación a la compañía y la solidaridad es la que se expresa cuando afirmamos quela Iglesiaes el Pueblo de Dios peregrino. Pero por el mismo hecho de ser peregrina, sabe que también sus hijos desde los laicos hasta los obispos  cometen errores, caen, se resisten a la conversión. Por eso reconoce que debe estar dispuesta a pedir perdón y a renovarse permanentemente bajo el impulso del Espíritu Santo. Sin embargo,la Iglesiaes siempre, con sus luces y sus sombras, signo e instrumento de salvación para todos los hombres”. (21)

Junto al Apóstol Pedro que confesó a Jesús: “Tú eres el Mesías el Hijo del Dios Vivo” queremos como Iglesia ser testigos e instrumentos de evangelización y humanización en nuestro tiempo.

Les envío un saludo cercano y hasta el próximo domingo. 

Mons. Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas


Publicado por verdenaranja @ 23:03  | Homil?as
 | Enviar