Lunes, 10 de octubre de 2011

29 de octubre será beatificada una Sierva de María   Rosario (Santa Fe), 27 Set. 11 (AICA)

La comunidad de Rosario (Santa Fe) del instituto Siervas de María, Ministras de los Enfermos, informó que el 29 de octubre próximo, en Madrid, España, será beatificada Sor María Catalina, religiosa de dicha congregación, nacida en noviembre de 1848 en Pamplona, Navarra, España, y muerta en Madrid, el 10 de octubre de 1918. El 2 de abril de 2011 el papa Benedicto XVI firmó el decreto de aprobación del milagro atribuido a Sor María Catalina Irigoyen, y se fijó la ceremonia de beatificación para el 29 de octubre en Madrid, España.

Breve reseña

     Sor María Catalina Irigoyen Echegaray nació el 25 de noviembre de 1848 en Pamplona, Navarra (España), la última de ocho hermanos y gemela del séptimo.

     Su infancia y juventud transcurrieron en un hogar cristiano en el que se privilegia el amor a los pobres y a los enfermos, y Catalina se ocupa de coser ropa para vestir a los necesitados.

     La temprana muerte de sus padres le dolió mucho pero la aceptó inmediatamente haciéndose cargo de las obligaciones de su casa. Fue en esta época cuando oyó la llamada del Señor y al conocer en Pamplona a las Siervas de María, se sintió inclinada a la vida religiosa. Habiendo conocido personalmente a la fundadora del Instituto, Santa María Soledad Torres Acosta, le pidió a ella misma ingresar en la congregación. La Madre aceptó pero al saber que vivía con su hermano muy enfermo, le pidió que antes cuidara de su hermano y así lo hizo.

     Al fallecer éste, Catalina ya con 33 años de edad, ingresó en el Instituto y la comunidad en pleno la recibió con cariño.

     Vistió el hábito de novicia en Madrid en marzo de 1882. Durante el noviciado buscaba los trabajos más duros y se ocupaba de los quehaceres más humildes tratando de superar dificultades y obstáculos.

     Emitió su profesión temporal en mayo de 1883 y la profesión perpetua el 15 de julio de 1889. En ese momento manifestó su deseo de amar y servir cada vez mejor a Jesús, sobre todo en los pobres, enfermos y abandonados, en quienes ve a Cristo y trata de responder al reclamo: “estuve enfermo y me visitaste”. Esa es su herencia, Cristo sufriente en el enfermo.

     En Madrid, que fue el escenario de su vida hasta su muerte, se dedicó al servicio de los enfermos en sus domicilios, con caridad exquisita, pronta y alegre, con paciencia, esmero y abnegación siempre disponible para atender a cualquier enfermo y hacer frente a cualquier enfermedad, por contagiosa o repugnante que fuese.

     Después de 23 años dedicados al servicio de los enfermos, a causa de su sordera, pasó a ocuparse de buscar donaciones para la subsistencia de la Obra durante 7 años, pero lo único que le importa a ella es decir sí a la voluntad de Dios, realizar el trabajo sin quejas y sin demostrar cansancio.

     Al final de su vida, privada de movilidad en sus piernas, y viéndose reducida a la más absoluta incapacidad, exclamó: “El Señor me privó de los pies y de las manos. Así, impedida de las ocupaciones de la tierra, podré dedicarme totalmente a la oración”.

     Murió el 10 de octubre de 1918, dejando tras de sí gran fama de santidad. A través de su vida sencilla y escondida María Catalina demostró que el móvil, el impulso de todos sus actos fue el amor. Vio en el enfermo al mismo Cristo sufriente, y supo ofrecer y sublimar el dolor en valor redentor. Repetía: “Sólo sirvo para servir”.

Camino a los altares
     El proceso canónico de beatificación se instruyó en Madrid en febrero de 1962. En marzo de 1981, el papa Juan Pablo II promulgó el decreto de heroicidad de virtudes.

     El 9 de junio de 2006 tuvo lugar la apertura de la fase diocesana del Proceso sobre el presunto milagro atribuido a la Venerable María Catalina en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en el que declararon 15 testigos del hecho considerado milagroso.

     El 2 de abril de 2011 el papa Benedicto XVI firmó el decreto de aprobación del milagro atribuido a Sor María Catalina Irigoyen, y se fijó la ceremonia de beatificación que será el 29 de octubre en Madrid, España.

Las Siervas de María, Ministras de los Enfermos
     La congregación Siervas de María Ministras de los Enfermos (S.de M.) fue fundada el 15 de agosto de 1851 en Chamberi, Madrid, España, por Santa María Soledad Torres Acosta y el padre Miguel Martínez y Sanz, con la finalidad y el carisma de la asistencia a los enfermos en sus domicilios. Hoy esta misión la desarrollan en dispensarios, hospitales y misiones.

     Las primeras religiosas Siervas de María, Ministras de los Enfermos, llegaron a la Argentina el 24 de septiembre de 1907. Actualmente cuentan con cinco comunidades: en la ciudad de Buenos Aires (Talcahuano 1154) donde también está la casa provincial. Dos casas en la provincia de Buenos Aires: Mar del Plata (Alberti 3053), y Martínez (Av. Del Libertador 13374); y dos casas en la provincia de Santa Fe: Rosario (Callao 158) y Santa Fe (Monseñor Vicente Zazpe 3071).

     Mayores informes: dirección electrónica: [email protected] .+


 | Enviar