S?bado, 15 de octubre de 2011

 Sugerencias para la homilía del Domund 2011, contenidas en Guión Litúrgico para su celebración, publicado en la rrevista ILUMINARE, núm. 383, OCTUBRE 2011, recibida en la parroquuia con los materiales.

SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA

• El Éxodo habla de la exhortación que Dios hace a no oprimir al forastero, a no explotar al pobre y a no aprovecharse del prójimo, porque "si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo". Es la bondad y la misericordia de Dios para con todos sus hijos el fundamento del amor a los demás, especialmente a los más necesitados. La gravedad de esta exhortación se descubre en los mensajes de Benedicto XVI para la Jornada de este año y del 2006:

"La evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos. Entre estos, la animación misionera ha prestado siempre una atención peculiar a la solidaridad. Este es también uno de los objetivos de la Jornada Mundial de las Misiones, que a través de las Obras Misionales Pontificias, solicita ayuda para el desarrollo de las tareas de evangelización en los territorios de misión. [ ... ] Al anunciar el Evangelio, la Iglesia se toma en serio la vida humana en sentido pleno. No es aceptable, reafirmaba el siervo de Dios Pablo VI, que en la evangelización se descuiden los temas relacionados con la promoción humana, la justicia, la liberación de toda forma de opresión, obviamente respetando la autonomía de la esfera política".

"Toda comunidad cristiana está llamada a dar a conocer a Dios, que es Amor"; y citando al beato Juan Pablo 11 en la encíclica Redemptoris missio (n. 60): "El espíritu de toda la actividad misionera: el amor, que es y sigue siendo la fuerza de la misión, y es también el único criterio según el cual todo debe hacerse y no hacerse, cambiarse y no cambiarse".

• La Jornada Mundial de las Misiones es una ocasión única para abrir nuestro corazón al hambre y a la sed de conocer a Dios, así como a las graves necesidades materiales y humanas, que pasan muchos hermanos y hermanas nuestros en todo el mundo. A ello invita la lectura de la Palabra de Dios en este día:

. Tenemos el ejemplo de aquellos primeros cristianos que abandonaron los ídolos "para servir a Dios y vivir aguardando la vuelta de su Hijo"; hoy hemos de pedir a Dios esta misma actitud de conversión, con el fin de abandonar aquellas cosas que, como una idolatría, nos esclavizan e impiden amar (z» lectura) ...

• '" para vivir en el amor a Dios y a nuestro prójimo (Evangelio) .

• El lema de este DOMUND, "Así os envío yo", debe sonar en nuestros oídos de una forma personal: el Señor nos envía a nosotros y a nuestra comunidad cristiana a ser, en medio del mundo, los testigos luminosos que, por el amor cristiano, den testimonio de Dios. Es un camino en el que existe la tentación de optar por lo fácil (abandonar la misión, caer en la rutina, no implicarse a fondo, etc.). Solo la llamada de Dios hace nueva la misión cada jornada, el escuchar de sus labios el envío. Jesús renueva su confianza
cada día y cada día es nueva esa llamada y ese envío. Un cristiano y una comunidad cristiana que viven así son misioneras, pues tienen el impulso del Espíritu para renovar su amor y poder plasmarlo en palabras y hechos, como desea el Papa: "Que la Jornada Mundial de las Misiones reavive en cada uno el deseo y la alegría de 'ir' al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo".


Publicado por verdenaranja @ 13:43  | Homil?as
 | Enviar