Martes, 22 de noviembre de 2011

Artículo de monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata, publicado el 29 de octubre en el diarioLa Capital de Mar del Plata. (AICA)

LEY DE DIOS Y LEY DE LOS HOMBRES               

Dos visiones contrapuestas

¿Existe una moral natural universalmente válida? ¿Las normas morales son construcciones culturales esencialmente cambiantes? La respuesta positiva o negativa a estas preguntas ponen en confrontación dos visiones antropológicas.

Según la primera, existe una “ley natural” que consiste en el orden puesto por Dios en su creación y que descubrimos mediante nuestra inteligencia. Expresa la dignidad de la persona y determina la base de sus derechos y sus deberes fundamentales. La ley “divina y natural”, en cuanto a sus principales preceptos, está expresada en “los diez mandamientos de la ley de Dios”. Sus normas tienen validez universal. Allí se contiene la base para la conducta moral del individuo y para el bien común de la sociedad. Las leyes civiles, dictadas por los hombres, deben fundarse sobre ella y no pueden contradecirla. Las leyes positivas, en efecto, extraen consecuencias o añaden determinaciones, siempre en el respeto de la ley natural. Esta doctrina se identifica con la enseñanza cristiana y es aceptada por muchos que no pertenecen ala Iglesia Católica.

Radicalmente enfrentada a esta visión, encontramos la segunda, según la cual, las normas morales son esencialmente cambiantes según las épocas y son resultado de una “construcción cultural”. Son siempre relativas a un determinado contexto histórico y su fundamento no está en la “naturaleza” del hombre, entendida como una estructura fija y estable, previa a sus decisiones, sino en el consenso social. No existe, en efecto, según esta visión, un “hombre natural” o una “mujer natural”. La moral queda librada a la decisión del individuo, el cual “se inventa a sí mismo”, y en esto está su verdadera naturaleza. Lo permitido y lo prohibido no puede fundarse en una objetividad anterior a su decisión o al consenso social. Por tanto, leyes sobre fecundación artificial con donante anónimo, cambio de sexo, alquiler de vientres, aborto, matrimonio homosexual y otras por el estilo, encuentran aquí su apoyo conceptual. 

La perspectiva de género

En estrecha relación con la visión anterior, avanza la llamada “perspectiva de género”. Se trata de un sistema ideológico por el cual se concibe que el ser humano nace sexualmente neutro y luego es socializado como hombre o mujer según estereotipos culturales. La propuesta consiste en “de-construir” dichos estereotipos a fin de que cada niño, que biológicamente puede ser varón o mujer, pueda “construir” su propia sexualidad. En otras palabras, queda totalmente desvinculado el “sexo” en cuanto anatomía respecto del “género” en cuanto orientación sexual autoconstruida sin presiones de esos estereotipos. Varón o mujer no son una expresión “natural” con fundamento genético, sino construcción cultural que es preciso liberar de los roles tradicionalmente impuestos a los sexos. Es aquí donde debemos buscar la verdadera “naturaleza” de cualquier individuo.

Esta ideología es afirmada e impuesta con activa propaganda y programación de organismos estatales. Se expresa, por ejemplo en la revista editada por el Ministerio de Educación dela Nación: “Educación sexual integral. Para charlar en familia”, de distribución masiva y con pretensión de obligatoria. Se expresa también en el “Plan para incorporar la perspectiva de género enla Justicia”, impulsado por la “Oficina dela Mujer”, que depende directamente de la jueza Carmen Argibay.

La jueza correntina Dra. María Eugenia Sierra de Desimoni, acaba de poner plantear objeción de conciencia ante la exigencia de asistir a los Talleres para Magistrados, como parte del adoctrinamiento previsto en dicho Plan. 

Ley natural, libertad de conciencia

Debemos distinguir entre la condición histórica del hombre, que cambia sin cesar, y su misma naturaleza que permanece inmutable. En otras palabras, reconocer la condición histórica de la vida del hombre no equivale a hablar de una historicidad de su naturaleza. En este caso, el hombre sería siempre resultado de su propio proyecto. La naturaleza tendría el significado que el hombre le daría en forma autónoma. De este modo también, variarían siempre las normas morales, lo bueno y lo malo.

Pero vemos que en el universo las leyes físicas o biológicas no son resultado de cambios históricos, introducidos por el hombre. El hombre progresa en el conocimiento de esas leyes, y este mayor conocimiento le sirve para perfeccionar sus recursos técnicos y así resolver diversos problemas.

Este progreso técnico, no obstante, ni cambia las leyes físicas o biológicas, ni lo exime de respetar las leyes morales. El cuerpo humano está diseñado en previsión de determinado tipo de uniones y no de otras. Tiene un sentido esponsal. Y si en una sociedad se generaliza un cambio en la conducta moral fundada en la ley natural, eso no significa que no exista una ley natural inmutable, sino que esa sociedad ha entrado en fase de oscurecimiento moral.

Todo hombre tiene el derecho y el deber de actuar según su conciencia y con plena libertad en sus decisiones morales. Esto hace a su dignidad. Por eso, todo adoctrinamiento estatal obligatorio en este ámbito, resulta un intolerable atropello a la libertad de conciencia.

Pero la conciencia, desde donde surgen los juicios morales, se va educando y formando a lo largo del tiempo. Se trata de una tarea de toda la vida. Los seres humanos estamos sometidos a muchas influencias negativas del ambiente y de la propaganda, y al mismo tiempo nos sentimos tironeados por nuestro desorden interno; por eso mismo, corremos el riesgo de identificar nuestros sentimientos subjetivos con la verdad de las cosas. La moral cristiana no es un camino de opresión sino de libertad. Pero la libertad interior es una noble meta a la cual se llega por un camino estrecho. 

Mons. Antonio Marino, obispo de Mar del Plata 


Publicado por verdenaranja @ 23:13  | Hablan los obispos
 | Enviar