S?bado, 07 de enero de 2012

Mensaje de monseñor Jorge Rubén Lugones, obispo de Lomas de Zamora para la Navidad (Diciembre de 2011). (AICA)

¡SALGAMOS AL ENCUENTRO DEL SEÑOR QUE VIENE!           

Dicen que nació en Belén de Madre Virgen un Niño que vino a traer la paz que el mundo había perdido. Dicen que nació en Belén según estaba predicho… Qué bien si también naciera en tu corazón y el mío [1]. 

El Señor viene como niño en Navidad, salir a su encuentro es salir de sí mismo… el que sale de algún modo debe desinstalarse, no se puede andar con la casa a cuestas. San José sólo puede llevar a María embarazada y no mucho más, ellos deben salir de Nazaret, donde viven, y peregrinar hasta Belén, porque lo manda la autoridad. Para que se dé el encuentro es necesario salir, Jesús Niño viene y al salir a su encuentro necesitamos alivianar la carga. Por lo tanto, salir al encuentro nos tiene que motivar a alivianar la mochila de cosas, de inquietudes, de preocupaciones, de estructuras y criterios rígidos, de sueños imposibles, porque el encuentro tiene un tiempo, un lugar, una manera… y queremos disfrutar del encuentro en esta Navidad.

María y José no tienen lugar cuando llegan a Belén, “no había lugar para ellos en el albergue”, y deben salir al campo, no saben muy bien adonde pero el Señor siempre provee, aunque sea un pesebre, un lugar para el encuentro.

Encuentro es no excluir a nadie, salir de nuestro propio interés y egoísmo, y con creatividad hacernos hombres y mujeres “para los demás”; es achicar distancias, para acercarnos bien a los otros, sin doblez.

El encuentro lo podemos visualizar, por ejemplo, en la imagen de la “doña del merendero” que viene con las bolsas y los chicos le salen al encuentro, ella salió cargada y ahora ellos la encuentran y le alivianan la hermosa carga que se convertirá en mesa compartida, en la alegría de tomar juntos la leche o el mate cocido, el pan o las facturas que algún generoso les donó. ¡Cuánta buena gente sale al encuentro del Señor que viene!

Los pastores ante el anuncio de los ángeles también dicen, salgamos, “vayamos a Belén”, salgamos al encuentro de este niño que nos ha nacido.

También nuestros misioneros y evangelizadores salen a nuestros barrios, por las casas y cuando los reciben, poco a poco, después de atar los perros, se da el encuentro y la alegría dela Palabracompartida que deja paz interior.

Nos desafía también la prioridad diocesana, este salir al encuentro de los adolescentes y jóvenes que no están en nuestras comunidades, es que si no salimos no se dará ese encuentro. El Señor está cerca de cada uno, pero muchas veces necesitamos que alguien nos lo diga, necesitamos escuchar las palabras que alientan cargando nuestra vida de sentido y de esperanza: ¡cuenta con Dios! Él te ama, está cerca, y mientras te convences, y andas tu camino de encuentro: ¡Cuenta conmigo!

Salen en Navidad los laicos con este mensaje: “Nace Jesús nace la vida”, van por nuestras calles, peatonales, shoppings, donde se mueve la multitud de la gente, y les proponen detener un momento su agitado andar, para el encuentro con el pesebre, conla Palabra, con una bendición que imparten y reparten nuestros pastores.

Cuántos hermanos nuestros de países vecinos, o del interior de nuestro país, debieron salir como Abram de su tierra: “Deja tu tierra y tu casa y ve…” (Gen 12,1), han tenido que dejar su lugar de origen, a ellos también el Señor les sale al encuentro en esta Navidad para aliviarles la nostalgia de su tierra, devolverles la buena memoria de su propia historia, escuchar los deseos de su corazón y anunciarles la buena noticia.

Salen nuestros voluntarios: los que dan la catequesis, que preparan los pesebres, los que visitan los enfermos, los que se hacen cargo de los chicos de la calle, de los ambulantes que caminan las noches de nuestras ciudades para hacerse cercanos, reconocerlos prójimos y realizar el encuentro.

El evangelio de Mateo dice que “salen los magos…” de lejanas tierras, ellos han andado tanto tiempo para salir al encuentro del que viene, son hombre de esperanza, aún cuando la estrella que los guiaba se oculta por un tiempo, siguen buscando al que les saldrá al encuentro, pues los astros lo han anunciado. “Vayan, infórmense… y los magos partieron a Belén”. No se cansan en su búsqueda, pues a veces el encuentro se hace cuesta arriba, es costoso, necesita un tiempo, paciencia, esfuerzo y confianza, y en medio de la noche la estrella volvió a guiarlos y encontraron al “Príncipe dela Paz” y comprobaron “que el mismo serála Paz”.

Que San José nos ayude alivianar nuestras cargas para salir un poco de nosotros mismos, para reconocer al que viene y salir a su encuentro.

Pidamos ala Madrecon el Niño a Nuestra Señora dela Paz: “Paz para los que están lejos, paz para los que están cerca, la paz que supera la violencia y la inseguridad, la paz que es perdón y reconciliación, la paz social, fruto del amor y la justicia, la paz que nos regala el Niño Dios en Navidad”. 

Mons. Jorge Rubén Lugones SJ, obispo de Lomas de Zamora


[1] Meloni Aledo L., “La tentación de la palabra”, Coplas de Navidad. Ed. Librería dela Paz. Resistencia, 2004.


Publicado por verdenaranja @ 22:59  | Hablan los obispos
 | Enviar