Jueves, 07 de junio de 2012

ZENIT nos participa: Este domingo 27 de mayo culminará la primera etapa del proceso de canonización de Rebeca Rocamora Nadal. La apertura de la causa de esta joven de Granja de Rocamora comenzó en 2009 tras dar su autorizaciónla Santa Sede.

La localidad alicantina de Granja de Rocamora vivirá este domingo, 27 de mayo, la Clausura de la fase diocesana del Proceso de Canonización de la joven Rebeca Rocamora Nadal. Será una ceremonia multitudinaria presidida por el obispo diocesano, monseñor Rafael Palmero que tendrá lugar a las 19:00 horas en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, en la que se espera la presencia de cientos de personas y autoridades políticas de la zona.

Culminará así la primera etapa de esta causa entregándose toda la documentación recabada ala Congregaciónpara las Causas de los Santos en el Vaticano para continuar con el Proceso.

Rebeca falleció el 26 de mayo de1996 alos 20 años de edad en su pueblo natal, Granja de Rocamora, a causa de una enfermedad incurable. Y según afirman los promotores dela Causa“su vida sencilla como catequista parroquial y su aceptación de la enfermedad y forma de afrontar la muerte con alegría, calaron hondo en cuantos la conocieron”.

Era el 14 de marzo de 2009 cuando, en una emotiva ceremonia, se celebraba la Apertura del Proceso de Canonización de esta joven alicantina.

Algunos datos biográficos sobre Rebeca

Rebeca Rocamora Nadal nació el 7 de septiembre de 1975 en Granja de Rocamora (Alicante) en ambiente de familia cristiana. De cabello rubio y profunda mirada, desde muy pequeña destacaba por su vitalidad y generosidad. Tenía un carácter dócil y receptivo a las necesidades de los demás. Después de la Primera Comunión aparece en su vida la enfermedad, que acepta con entereza, sin perder la sonrisa y siempre preocupada por los demás, más que por ella misma.

Tras su recuperación prosigue los estudios, comprometiéndose activamente después de la Confirmación como catequista parroquial. Su historia se desarrolla con la misma normalidad que la de cualquier otra joven pero con el estilo de quien ha dejado que Dios sea el timón de su vida, especialmente cuando surge de nuevo una grave enfermedad que vive abrazada a la cruz con una fe, alegría y fortaleza poco comunes, siendo luminoso testimonio de vida cristiana para cuantos la visitaban. Unida a la voluntad de Dios, Rebeca respondía cuando le decían que pidiese la salud: “Es que el Señor ya sabe que, si conviene, me la tiene que dar. Yo sólo le pido que me aumente la fe”.

Falleció el 26 de mayo de 1996, en la Solemnidad de Pentecostés, a los 20 años de edad. Su entierro fue multitudinario. El 14 de marzo de 2009, el obispo diocesano, monseñor Rafael Palmero Ramos, ante la petición de un importante número de personas, iniciaba el Proceso de Canonización de Rebeca en la Diócesis de Orihuela-Alicante “para que su ejemplo sirva de estímulo para la juventud, y en concreto, para los catequistas”.

Desde ese día, la difusión de su vida no ha dejado de crecer y extenderse más allá de nuestras fronteras. Existe una biografía publicada sobre Rebeca, titulada “La estela de una sonrisa”, de Editorial Ciudad Nueva, y periódicamente se edita una pequeña revista con noticias sobre su proceso, testimonios y favores que se atribuyen a su intercesión.

La Causa de Canonización de Rebeca Rocamora está promovida por la Parroquia de San Pedro Apóstol, Pza. de la Iglesias/n, de Granja de Rocamora (Alicante). Su página web es: www.rebecarocamora.es. También se puede seguir en Facebook, Youtube o Twitter.


 | Enviar