S?bado, 14 de septiembre de 2013

Subsidio litúrgico para el envío de los catequistas al empezar el curso 2013-2014 ofrecido por la Delegación Diocesana de Catequesis de la diócesis de Tenerife.

MONICIÓN DE ENTRADA

Todos los domingos en torno al altar nos reunimos para celebrar el misterio de la muerte y resurrección del Señor. Este domingo queremos que nuestra comunidad reflexione y profundice sobre una actividad muy importante y fundamental que tiene nuestra comunidad. LA CATEQUESIS.

La catequesis nace con la misión de Jesús de Nazaret: anunciar la Buena Noticia y que transmitió después a sus discípulos: “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Noticia a toda criatura”

Los catequistas desempeñan esta tarea, propia de la Iglesia y en nombre de nuestra comunidad.

Hoy, solemnemente y en esta celebración, vamos a nombrar, acoger y enviar, a todos, en nombre de Dios y de su Iglesia

Nuestra Comunidad Diocesana celebra el Día de la Catequesis bajo el lema: “DISCÍPULOS Y MISIONEROS DE LA PALABRA DE DIOS”. Es nuestro objetivo preferente para este año en el plan diocesano de pastoral, ser Testigos de la Buena Noticia del Amor de Dios a todos los hombres y mujeres de este mundo. Comencemos cantando

ORACIÓN COLECTA

Dios Padre, que has confiado a tu Iglesia la misión de anunciar el evangelio de Jesucristo a todos los hombres de todos los tiempos, envía tu Espíritu sobre estos catequistas, a fin de que todos ellos sean fieles dispensadores de la Palabra de la verdad, desempeñando a la perfección su ministerio.

Infunde en sus corazones el amor y el celo de tu reino, pon en sus labios tu Palabra de salvación y concédeles la alegría de poder colaborar al crecimiento de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor. AMÉN. 

MONICIÓN LECTURAS

Dios a lo largo de toda la historia siempre ha salido al encuentro del hombre. Hoy sale a tu encuentro, quiere comunicarte su Palabra de amor como Padre que ama a sus hijos. Por eso, preparemos el corazón para escucharle

PRESENTACIÓN DE CATEQUISTAS

Sacerdote:

Queridos hermanos: En primer lugar, me dirijo a ustedes, madres y padres, que tienen a sus hijos en catequesis. Son muchas las dificultades que lleva consigo esta labor. Por eso, les pido que acompañen a los catequistas en la formación cristiana de sus hijos y ayuden a sus hijos a dar los primeros pasos en la vida de la fe.

En segundo lugar, ustedes, catequistas, alégrense de la tarea que les ha encomendado la Iglesia. Los catequizandos les necesitan, pero nosotros también. Por eso, les agradecemos vuestra generosidad y vuestro trabajo.

Somos conscientes de las dificultades que van a tener, pero saben que Dios no les abandona y que la parroquia pone a su disposición todo lo que necesitan para realizar lo mejor posible vuestra labor.

Hermanas y hermanos catequistas, hoy estáis aquí en la presencia de Dios, en medio de esta asamblea, porque quieren renovar su compromiso de continuar la noble y sacrificada tarea de seguir sirviendo a Dios y a la Iglesia como catequistas, y también para ser enviados. Dios les ha llamado a trabajar en su viña. Ustedes han respondido con generosidad y alegría. La Iglesia les envía a realizar el mandato, que ha recibido del mismo Señor, Jesús: “id por todo el mundo y anunciad la Buena Nueva”. Por eso, antes de ir a cumplir esta misión, les pregunto: 

*Les pregunto a todos

¿Creen en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra? --Si, creo ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de Santa María Virgen, murió, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?

--Sí, creo

¿Creen en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, en la comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?

--Sí. creo Esta es nuestra fe, esta es la fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro. --Amén

*Les pregunto a los catequistas ¿Quieren, por tanto, ser testigos de esta fe de la Iglesia que todos han recibido? --Sí, quiero

¿Se comprometen a transmitir la fe de la Iglesia, que hemos proclamado juntos, y a educarla en los miembros de nuestra comunidad? --Si, me comprometo

Que el Espíritu de Dios Padre y de Jesucristo, el Señor, les fortalezca y les guíe en el ejercicio de esta tarea y de esta responsabilidad que han contraído ante la Iglesia. –Amén 

 

(Se acerca de uno en uno y les entrega el Nuevo Testamento, mientras le dice…) Sacerdote a cada catequista:

Recibe La Palabra de Dios, profundiza lo que en ella se te enseña, para que puedas vivir aquello que luego inicies con tus catequizandos.

Oración del Sacerdote: 

“Oh Dios fuente de toda luz y origen de todo bien,

que enviaste a tu Hijo único, Palabra de vida,

para revelar a las mujeres y los hombres

el misterio escondido de tu amor.

Bendice + a estos hermanos nuestros,

elegidos para el servicio de la catequesis.

Concédeles que al meditar asiduamente tu Palabra,

se sientan penetrados y transformados por ella y

sepan anunciarla con toda fidelidad a sus hermanos.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

 Por la Iglesia: para que en la fidelidad evangélica y en la búsqueda continua de la voluntad del Padre, se comprometa a renovarse a sí misma para así ofrecer al mundo un testimonio de vida nueva en Cristo, roguemos al Señor. 

 Por el Papa, los Obispos, los Presbíteros, los Diáconos y demás ministros de la Palabra, para que sean fieles transmisores de la misma y testigos de su fuerza salvadora, roguemos al Señor. 

 Por todos los catequistas de la Diócesis: para que en la escucha de la Palabra de Dios descubran el sentido de su servicio, y vivan su misión en el mundo y entre los hermanos como verdaderos misioneros del Evangelio, roguemos al Señor. 

 Por todos los que han de ser catequizados, para que el Espíritu Santo los ilumine y los asista, roguemos al Señor. 

 Por todos los que nos hemos reunido, para que el Señor despierte y sostenga en nosotros el sentirnos Iglesia, roguemos al Señor. 

PRESENTACIÓN DEL PAN Y VINO

(Dos catequistas acercan el pan y el vino al altar)

Este pan y vino, Señor, serán tu Cuerpo y tu Sangre. Siempre nos prometiste estar junto a nosotros en cada momento de nuestra vida. Nosotros, catequistas, sólo ponemos hoy en tu altar la ilusión y el esfuerzo de nuestro trabajo para que Tú, Jesús, lo transformes en buen alimento: en encuentro contigo, en camino de fe y alegría, en vida nueva para toda la Parroquia. 

ORACIÓN FINAL DE LOS CATEQUISTAS

Señor,

nuevamente me llamas por mi nombre,

me convocas a tu comunidad

y me invitas a desatar,

para todos mis hermanos y hermanas,

la Palabra de la vida

que siembras, día a día, en mis entrañas.

Que tu Espíritu me acompañe,

en todo momento y circunstancia,

para que mis labios y mi corazón

te anuncien, con alegría y ternura,

como la buena noticia de la liberación

en este mundo que anhela y busca.

Que con mi palabra y testimonio

salga urgentemente al encuentro

de los que buscan una vida más digna,

de todos los que ansían y necesitan cercanía,

salud y trabajo, justicia y paz,

diálogo y fraternidad, vida...

Que les ofrezca, gratis, las primicias de tu Reino

desde la compañía respetuosa y fiel,

desde la historia y experiencia que Tú me has dado,

y desde la memoria de tu vida

que convence y llena.

Gracias, Señor, por tu elección y llamada

para anunciarte, hoy, a todos los que Tú amas.

 

 

 SUGERENCIAS DE CANTOS

ENTRADA:

“Iglesia Peregrina” (C. Gabaráin); “Vamos cantando al Señor” (Espinosa); “Juntos como hermanos” (C. Gabaráin); “Somos un pueblo que camina” (Vicente Mateu); “En el nombre del Señor, nos hemos reunidos” (Salmo de la Comunidad).

CANTO INTERLECCIONAL:

“Anunciaremos tu Reino, Señor” (Halffter); “Tu palabra me da vida” (Espinosa); “Siempre confío en mi Dios” (Espinosa).

CANCIÓN DEL ENVÍO:

“Id y enseñad” (“Sois la semilla...”: Gabaráin); “Canción del Testigo” (Espinosa).

OFERTORIO:

“Este pan y vino” (Erdorzain). “Te presentamos el vino y el pan” (Espiosa); “Te ofrecemos, Señor” (Espinosa);

COMUNIÓN:

“Te conocimos, Señor, al partir el pan” (Madurga); “Quédate con nosotros” (Teulé); “Arriésgate” (Erdozaín); “¿Le conocéis?” (Olivar-Manzano); “Cerca está el Señor” (Erdozaín).

DESPEDIDA:

“Demos gracias” (Pentecostales”; Gracias, Señor” (Gabaráin);”Himno de la alegría” (M. Ríos- Beethoven).

CANTO A MARÍA:

“Madre de nuestra alegría”, “Madre de los jóvenes” (Gabaráin).


Publicado por verdenaranja @ 22:19  | Catequesis
 | Enviar