S?bado, 05 de julio de 2014

Palabras del párroco de Santa Úrsula Mártir, diócesis de Tenerife, en el municipio de Santa Úrsula en la inauguración de la exposición de arte sacro "La Parroquia a través de su patrimonio", realizada en la Casona de San Luis durante los días del 09 de Mayo al 06 de Junio de 2014.


Señora Alcaldesa Doña Milagros, Sr. Concejal de Cultura Don Víctor y Corporación Municipal, Sr Delegado Diocesano de  Patrimonio Don Miguel Ángel, sacerdotes, miembros del Consejo parroquial y  catequistas, señoras y señores. 

Un cordial saludo a todos ustedes y les doy las gracias por haber acogido nuestra invitación a la inauguración de la exposición “La parroquia a través de su patrimonio” organizada con motivo de la celebración del IV Centenario de la fundación de la parroquia de Santa Úrsula en esta emblemática y señorial Casona de San Luis del municipio. Se nos ofrece una ocasión privilegiada de contemplar  en el presente agrupadas distintas piezas  que durante  cuatro siglos han  creado un patrimonio histórico-artístico y religioso digno de ser  conocido y cuidadosamente conservado.

Reconocimiento agradecido  a Don Miguel Ángel Navarro Mederos, director del Archivo histórico Diocesano y Delegado de Patrimonio de la diócesis, por haberlo promovido y preparado con sus colaboradores. (así como por las palabras que acaba de dirigir).

Nuestro patrimonio cultural PARROQUIAL, que se encuentra en los templos parroquiales de Santa Úrsula y San Bartolomé, en el Archivo Histórico Diocesano y en el archivo parroquial, está formado por bienes arquitectónicos (los templos mencionados, la ermita de San Luis y el Calvario y Ermita de San Clemente), bienes en madera (retablos e imágenes),  por tejidos (casullas, dalmáticas, albas, manteles, frontales, etc), orfebrería (cálices, copones, cruces procesionales,  etc) y en papel (especialmente los libros que configuran el archivo parroquial que se remonta a finales del siglo XVI).   Su conjunto constituye un signo, expresión y testimonio de la fe vivida por la comunidad que nos ha precedido.  Representa un modo personal de vivir su misión evangelizadora. Conocerlo a fondo es un gran estímulo para nosotros que queremos ser fieles a esa misma fe. 

Tales bienes demuestran cómo la comunidad parroquial ha nutrido espiritual y culturalmente a sus fieles y cómo ha palpitado y palpita la fe en la vivencia cotidiana, expresada a través del arte. En palabras del papa San Juan Pablo II “el arte es cauce privilegiado de manifestación de la fe” y “posee esa capacidad peculiar de reflejar el mensaje, traduciéndolo en colores, formas o sonidos que ayudan a la intuición de quien contempla o escucha”.  (Juan pablo II, Carta a los artistas 1999)

A través del recorrido de la exposición, que exhibe una parte de nuestro patrimonio, nos encontraremos con diversos estilos fruto de otras épocas y de la comunidad que ha crecido en torno a la parroquia. Esto no es un detalle anecdótico: el arte sacro es la expresión y  el reflejo del alma del hombre en su relación con Dios por unos medios establecidos. El que haya ido evolucionando significa que el hombre, a su vez, lo ha hecho también. Así lo expresa la Constitución sobre a Sagrada liturgia en el número 123: “La Iglesia nunca consideró como propio ningún estilo artístico, sino que acomodándose al carácter y condiciones de los pueblos y a las necesidades de los diversos ritos, aceptó las formas de cada tiempo, creando en el curso de los siglos un tesoro artístico digno de ser conservado cuidadosamente”  (Sacrosantum Concilium 123).

La Iglesia en general ha sabido aceptar estos cambios. Lo fundamental, sin embrago, no es la apariencia ni la forma externa del arte, ya que eso es lo que se ve a simple vista; lo importante es la intención de adorar a Dios en todo su esplendor. Es por esto que no nos debemos escandalizar si encontramos piezas de gran valor que han sido elaboradas para estar a la altura del objetivo.

Debemos tener claro que  la finalidad del arte religioso de la Iglesia Católica y por tanto el de nuestra parroquia, es honrar a Dios y procurar la santificación de todos sus creyentes. No se admira solo la belleza de la imagen en sí o a su autor sino también lo que significa y expresa. “Éste, por su naturaleza, está relacionado con la infinita belleza de Dios, que se intenta expresar de alguna manera por medio de obras humanas”. (Sacrosantum concilium, 122)

La mayoría de las piezas expuestas están relacionadas con el culto que es la expresión máxima de la fe y ámbito de la manifestación culmen de Dios al hombre.

El culto crea cultura. Es cultura y trasciende la cultura, puesto que el signo es transcendido por la infinita magnitud del Misterio de Dios que en él se expresa o se celebra. Según palabras de Paul Poupard (Presidente emérito del Consejo Pontificio para la Cultura) “La finalidad cultual -siempre primordial- lejos de excluir la finalidad cultural, la requiere como una exigencia natural (P.Poupard, o.c)

El arte es esencial a la Iglesia, porque sigue diciendo Poupard “la obra de arte es la palabra más profunda que el hombre pronuncia sobre el mismo, sobre el mundo y sobre Dios, (la expresión más fiel de su situación existencial con sus angustias y sus tristezas, sus alegrías y sus presentimientos de realización final,) el eco, sobre esta tierra y en el tiempo presente, de la luz inaccesible de Dios (P.Poupard, o.c)

Por tanto, al recorrer la exposición y  contemplar el Patrimonio Artístico y Cultural de nuestra parroquia estamos obligados a considerarlo como un elemento constitutivo de su misión evangelizadora.

Nos sentiríamos alagados y nuestro esfuerzo recompensado si lográramos despertar aprecio a todo aquello que desde el arte ha formado parte de  nuestra historia religiosa y la de nuestro municipio.

Agradecimiento sincero, en nombre de la Comisión del IV Centenario,  al  Excelentísimo  Ayuntamiento de Santa  Úrsula en los nombres de la Señora Alcaldesa Doña Milagros Pérez León  y del Sr. Concejal de Cultura Don Víctor Hernández Barrroso que acogieron e impulsaron la idea con verdadero entusiasmo cediendo  la Casona y su entorno y poniendo  a disposición del equipo organizativo recursos materiales y humanos. Hacemos extensivo este agradecimiento a los demás miembros de la Corporación municipal.

A Don Miguel Ángel  y a su equipo, sobre todo en la persona de David  Corbella Gaudalupe, como comisario y alma mater de esta exposición.  Queremos felicitar y agradecer su interés en el montaje de la exposición y ese acento extra de cariño con la Comisión responsable. Sin su apoyo, dirección y ayuda no se hubiera podido realizar.

Agradecimiento a los miembros de la Comisión, especialmente a su responsable Cristo David Yusta Flores, muy ilusionado con esta empresa a la que se ha dedicado en cuerpo y alma.

Agradecimiento al  Coro de Saxofones de la Asociación Músico-Cultural Ernesto Beteta por su participación desinteresada en este evento. Gracias a los sacerdotes presentes, algunos muy vinculados a la parroquia y a todos ustedes que nos honran con su presencia

Y por último a las  personas que han preparado el brindis final, al que están todos invitados.

Sebastián García Martín
Párroco


 | Enviar