Martes, 19 de mayo de 2015

La Conferencia Episcopal Española nos invita a dedicar una semana completa de oración por los cristianos perseguidos desde el 17 de mayo, domingo de la Ascensión, al 24 de mayo, Solemnidad de Pentecostés. A  continuación  ”VIA CRUCIS por los cristianos perseguidos”, publicado por  la fundación “AYUDA a la iglesia necesitada


I ESTACIÓN: Jesús es condenado a muerte

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“Pilato mandó sacar a Jesús y dijo a los judíos: “Aquí tenéis a vuestro rey”. Pero ellos le gritaban: “¡Fuera, fuera, crucifícalo!” Pilato les dice: Pero ¿cómo he de crucificar a vuestro rey?” Respondieron los príncipes de los sacerdotes: “Nosotros no tenemos más rey que al César”. Entonces se los entregó para que fuera crucificado” (Juan 19, 13-16).

Señor, a ti también te acusaron falsamente. Tu vida valía solo 30 denarios… (Silencio)

Gloria…

II ESTACIÓN: Jesús carga con la cruz

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“Los judíos tomaron a Jesús y cargándole la cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario” (Juan 19, 17).

Señor, cuántas personas tienen que cargar con la cruz de la guerra y la violencia… (Silencio)

Gloria…

III ESTACIÓN: Jesús cae por primera vez

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“He ofrecido mi espalda a los que me golpeaban, y mis mejillas a los que me arrancaban la barba; no aparté la cara ni los ultrajes ni de las salivas que me echaban” (Isaías 50,6).

Señor, aumenta mi fe en los momentos más difíciles de mi vida. (Silencio)

Gloria…

IV ESTACIÓN: Jesús encuentra a su Madre

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

”Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: "Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! - a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones" (Lucas 2, 33-35).

María, Madre de Jesús, mira las lágrimas de tantas madres que pierden a sus hijos por la violencia, guerra, discriminación e intolerancia… (Silencio)

Gloria…

V ESTACIÓN: El Cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“Cuando llevaban a Jesús al calvario, detuvieron a un cierto Simón el Cirene, que volvía del campo, y lo cargaron con la cruz, para llevarla, detrás de Jesús” (Lucas 23,26).

Señor, hoy el mundo necesita más que nunca a “los cireneos” como Simón. Manda santos sacerdotes, misioneros y misioneras a los hambrientos de pan y de ti… (Silencio)

Gloria…

VI ESTACIÓN: La Verónica limpia el rostro de Jesús

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Muchos se horrorizaban al verlo, tan desfigurado estaba su semblante que no tenía ya aspecto de hombre (Isaías 52,14).

Señor, abre mis ojos y permíteme ver tu rostro en los más miserables, olvidados y no deseados. Hazme instrumento de tu amor… (Silencio)

Gloria…

VII ESTACIÓN: Jesús cae por segunda vez

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Eran nuestros sufrimientos los que llevaba, nuestros dolores los que le pesaban… Ha sido traspasado por nuestros pecados, deshecho por nuestras iniquidades… (Isaías 53, 4).

Señor, en los momentos de oscuridad dame la esperanza y levántame de mis caídas… (Silencio)

Gloria…

VIII ESTACIÓN: Jesús consuela a las mujeres

V: Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

R: Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Le seguía una gran multitud del pueblo y de mujeres, que se lamentaban y lloraban por Él. Vuelto hacia ellas les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad más bien por vosotras mismas y por vuestros hijos (Lc 23, 27-28).

Señor, ante tanto dolor que hay en el mundo, más que sentir la pena que actúe con valentía y generosidad… (Silencio)

Gloria…

IX ESTACIÓN: Jesús cae por tercera vez

Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“Venid a mí todos los que estáis cansados y oprimidos y os aliviaré. Cargad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11, 28-29).

Señor, permíteme valorar tu Palabra, conocerte a través de las hojas de la Santa Escritura… (Silencio)  

Gloria…

X ESTACIÓN: Jesús es despojado de sus vestiduras

Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Llegados al lugar llamado Gólgota le dieron a beber a Jesús vino mezclado con hiel, pero él, habiéndolo probado, no quiso beber. Los que lo crucificaron se repartieron sus vestidos a suertes (Mateo 27,33).

Señor, que no me avergüence jamás de tu cruz que es signo de tu amor y salvación … (Silencio)

Gloria…

XI ESTACIÓN: Jesús es clavado en la cruz

Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda” (Lucas 23, 34).

Señor, enséñame a perdonar y pedir perdón…

(Silencio)

Gloria…

XII ESTACIÓN: Jesús muere en la cruz

Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Hacía la sexta hora, las tinieblas cubrieron la tierra hasta la hora nona. El sol se eclipsó y el velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, con fuerte voz dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y al decir esto, expiró (Lucas 23, 44-46).

Señor, que los mártires de nuestros tiempos, gocen de tu gloria en el cielo…

(Silencio)

Gloria…  

XIII ESTACIÓN: Jesús es bajado de la cruz

Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Un hombre llamado José, el cual era del Consejo, hombre bueno y justo, quien esperaba también el reino de Dios, que no había estado de acuerdo con la resolución de ellos, en sus actos, fue a ver a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Después lo bajó, y lo amortajó en una sabana (Lucas 23, 50-53).

Señor, dales esperanza a los que tienen que alabarte a escondidas…

(Silencio)

Gloria…

XIV ESTACIÓN: Jesús es sepultado

Te adoramos. Señor Jesucristo, y te bendecimos,

Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

“José tomó el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, y lo depositó en su propio sepulcro nuevo, que había hecho cavar en la roca. Hizo rodar una piedra grande a la puerta del sepulcro y se retiró” (Mateo 27, 59-60).

Señor, que cada cristiano, pueda practicar su fe en verdadera paz, en un sitio digno y respetuoso. Que los perseguidos por tu nombre puedan salir de sus sepulcros y catacumbas y con gozo alabar tu Santo Nombre…

(Silencio)

Gloria…

Oración final:

Dios nuestro, que en tu misteriosa providencia has querido asociar tu Iglesia a los sufrimientos de tu Hijo, concede a los fieles que sufren persecución a causa de tu nombre, el don de la paciencia y de la caridad, para que puedan dar testimonio fiel y creíble de tus promesas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Padre nuestro…

Dios te salve…  

Gloria al Padre…


Ayuda a la Iglesia Necesitada ayudaalaiglesianecesitada.org Texto: Dominik Kustra


Publicado por verdenaranja @ 13:17  | Misiones
 | Enviar