Jueves, 14 de abril de 2016

El obispo de Tenerife ha establecido que el venidero fin de semana del 23 y 24 de abril de 2016 sean dos jornadas diocesanas de oración por el Plan Diocesano de Pastoral (PDP) y la Misión diocesana a celebrar en estos años.  En las Misas de esos días se ha de tener especialmente presente esta intención. Para ello adjunto un subsidio litúrgico. Igualmente, si podemos establecer algún momento de oración ante el Santísimo sería estupendo. También adjunto propuestas para ello.


ADORACIÓN EUCARÍSTICA

Ambientación: Podemos además de preparar lo necesario para la adoración Eucarística, colocar en lugar visible el Cartel del PDP, y si lo vemos factible, colocar también el Cirio, luz de Cristo que nos llama a ser Iglesia en Salida que lleva la Sal y la Luz al mundo.

 

Monición Inicial (son dos opciones para variar)

La alegría del evangelio.

Todo comienzo, supone siempre la ilusión de la novedad pero también el miedo de no saber cómo será, o cómo saldrán las cosas.

Se nos presenta un nuevo proyecto, un nuevo Plan Diocesano de Pastoral. Una oportunidad para caminar todos juntos en una misma línea, aunar fuerzas y ser en verdad una Iglesia en Salida  Misionera. Un proyecto que necesita ser acogido con ilusión y cariño.

No como unas ideas que nos vienen de lejos, sino una llamada que se nos hace desde dentro al corazón de cada fiel cristiano: VIVIR LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO.

Caminar juntos, unidos en una dirección, saliendo al mundo, abriendo caminos, llevando a Cristo nuevamente con alegría, viviendo una fe renovada e ilusionada, exige de todos poner lo mejor  de nosotros. Por eso, este rato de oración quiere ser un apoyo para sostener la ilusión de los hermanos y la nuestra, para no olvidar el camino a seguir, para acogerlo con cariño, para que cuando las fuerzas les falten a algunos, nuestra oración los sostenga para seguir siendo una Iglesia en Salida que no está dispuesta a dejar que le roben la Alegría del Evangelio.

EN SALIDA

En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de «salida» que Dios quiere provocar en los creyentes. Abraham, Moisés, Jeremías…. Hoy, en este «id» de Jesús, están presentes los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, y todos somos llamados a esta nueva «salida» misionera. Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.

Esa alegría es un signo de que el Evangelio ha sido anunciado y está dando fruto. Pero siempre tiene la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá

La Palabra tiene en sí una potencialidad que no podemos predecir.

El Evangelio habla de una semilla que, una vez sembrada, crece por sí sola también cuando el agricultor duerme (cf. Mc 4,26-29). La Iglesia debe aceptar esa libertad inaferrable de la Palabra, que es eficaz a su manera, y de formas muy diversas que suelen superar nuestras previsiones y romper nuestros esquemas.

Exposición Santísimo

Cantos: No adoréis a Nadie, Nada nos separará, Cantemos al  Amor de los amores, Majestad, Vive Jesús el Señor, Tu fidelidad es grande, Ven no apartes de mi los ojos…

Exposición del Santísimo e invocaciones iniciales (Bendito y alabado sea Jesús Sacramentado… y las oraciones)

SILENCIO

Textos bíblicos para elegir (u otro que se considere oportuno):

“Ellos salieron a predicar el evangelio por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba la palabra con las señales que la acompañaban” (Mc 16, 20)

* * * * *

“En aquel tiempo Jesús llamó a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus inmundos.

Les ordenó que tomasen para el camino, un bastón y nada más pero ni pan, ni alforja, ni dinero en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y les dijo: «Cuando entréis en una casa, quedaos en ella hasta marchar de allí. Si algún lugar no os recibe y no os escuchan, marchaos de allí sacudiendo el polvo de la planta de vuestros pies, en testimonio contra ellos. Y, yéndose de allí, predicaron que se convirtieran; expulsaban a muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban”.

(Mc 6, 7-13)

* * * * *

"Id y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado" (Mt 28, 19-20). "Recibiréis  la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos... hasta los confines de la tierra" (Hch 1,8).

* * * * *

SILENCIO

Podemos unificar todos los objetivos generales o aprovechar y dividir este tiempo de oración en tres momentos, insistiendo en cada uno en una de las líneas de acción generales del PDP y la invitación que nos hace el Papa Francisco en la exhortación sobre la Alegría del Evangelio.

1 opción: -Fortalecer la espiritualidad misionera y la vivencia de una Iglesia en salida.

PRIMEREAR (una vez conocida y asimilada esta nueva palabra podemos variar los textos usando las otras palabras de este quinquenio).

“La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso,   ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a primerear”.

(EG nº 24)

Dios nos invita a una Iglesia que sale a buscar el hombre y mujer de hoy, en su realidad concreta. No a esperar a que vengan, sino a salir a ofrecer el amor de Dios. En el deseo de comunicar el amor, “ay de mí si no anuncio el evangelio”, y anunciarlo decía San Pablo es la paga más valiosa. Salir como   nos dice el evangelio a buscar en los caminos a todos e invitarlos al banquete del Reino de Dios.

2. opción: -Incrementar la vivencia de la vida como vocación

Acompañar e Involucrarse

La Iglesia sabe «involucrarse». Jesús lavó los pies a sus discípulos. El Señor se involucra e involucra a los suyos, poniéndose de rodillas ante los demás para lavarlos. Pero luego dice a los discípulos: «Seréis felices si hacéis esto»  (Jn13,17). La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias,  se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume  la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo. Los evangelizadores tienen así «olor a oveja» y éstas escuchan su voz… La comunidad evangelizadora se dispone a «acompañar». Acompaña a la humanidad en todos sus procesos, por más duros y prolongados que sean.

Sabe de esperas largas y de aguante apostólico. La evangelización tiene mucho de paciencia, y evita maltratar límites

(EG nº 24).

3. opción -Mejorar la dimensión evangelizadora de la acción social.

Fructificar y festejar

La comunidad evangelizadora siempre está atenta a los frutos, porque el Señor la quiere fecunda. Cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña. El sembrador, cuando ve despuntar la cizaña en medio del trigo, no tiene reacciones quejosas ni alarmistas. Encuentra la manera de que la Palabra se encarne en una situación concreta y dé frutos de vida nueva, aunque en apariencia sean imperfectos o inacabados. El discípulo sabe dar la vida entera y jugarlahasta el martirio como testimonio de Jesucristo, pero su sueño no es llenarse de enemigos, sino que la Palabra sea acogida y manifieste su potencia liberadora y renovadora.

“La comunidad evangelizadora gozosa siempre sabe «festejar».

Celebra y festeja cada pequeña victoria, cada paso adelante en la evangelización. La evangelización gozosa se vuelve belleza en la liturgia en medio de la exigencia diaria de extender el bien. La Iglesia evangeliza y se evangeliza a sí misma con la belleza de la liturgia,  la cual también es celebración de la actividad evangelizadora y fuente de un renovado impulso donativo” (EG nº 20)

TRAS CADA OPCIÓN DEJAR TIEMPO DE SILENCIO PARA ORAR Y QUE LA GENTE PUEDA DIALOGAR CON EL SEÑOR.

INCLUSO PODEMOS FOTOCOPIAR EL FRAGMENTO QUE VAYAMOSA USAR Y ASÍ LA GENTE TIENE EL TEXTO EVANGÉLICO Y LAS PALABRAS DEL PAPA.

Peticiones

Oremos hermanos, pidiendo al Señor que guíe y fortalezca

el caminar de nuestra iglesia:

1º OPCIÓN.

1. Unámonos en oración para pedir por el Papa Francisco, los obispos, sacerdotes y todos los fieles en general, para que nuestra Iglesia primeree el amor de Dios a los hombres y les facilite el encuentro con la misericordia salvadora del Padre. Oremos.

R. “Escúchanos, Señor”

2. Unámonos en oración para que en nuestro país y en todo el mundo crezcan la paz, la generosidad, la justicia y el bienestar para todos. Que los pueblos superen sus diferencias y que la pobreza y el vacío existencial desaparezcan de nuestros corazones. Oremos. R.

3. Unámonos en oración para que los cristianos sepamos testimoniar el amor y la esperanza que Dios ha puesto en nuestros corazones, y seamos testigos de la misericordia de Dios en medio de un mundo necesitado de reconciliación y de perdón. Oremos. R.

4. Unámonos en oración para que aquellos que no conocen a Cristo Jesús puedan llegar un día a descubrir el gran tesoro de la fe a través de nuestro testimonio, y así puedan vivir la alegría del Evangelio. Oremos.

5. Unámonos en oración para que nuestra Iglesia Diocesana sea una Iglesia en Salida, que en su trabajo evangelizador y misionero sale a llevar el amor y la esperanza a los hombres y mujeres que viven en nuestras islas, especialmente a los más pobres y los que más sufren. Oremos.

6. Unámonos en oración para que surjan vocaciones misioneras aquí en nuestra diócesis, que tengan el valor de anunciar a Cristo en la próxima misión diocesana. Oremos.

2º OPCIÓN.

1.- Por el Papa Francisco, para que el Espíritu Santo le guíe, le aliente y le ayude en el gobierno de la Iglesia y en la evangelización de los pueblos. OREMOS

2.- Por todos aquellos que buscan la paz, la justicia y el bien común para que vean fructificar su trabajo y esfuerzo. OREMOS

3.- Por los enfermos, para que la fuerza del Espíritu Santo les acompañe y fortalezca, y para que no falten cristianos que en salida misionera se acerquen a acompañarlos y animarlos en la fe. OREMOS

4.- Por los que andan desorientados y faltos de fe. Para que descubran que el Amor de Dios está llamando a su puerta y esperando para derramar su infinita misericordia. OREMOS

5.- Por nuestra diócesis que comienza un nuevo Plan Diocesano de Pastoral, para que sea acogido por todos con cariño e ilusión, y así siendo Iglesia en salida, vayamos por la vida transmitiendo la alegría del Evangelio a las gentes. OREMOS

6.- Por cada uno de nosotros, llamados a ser discípulos misioneros de la misericordia de Dios, que primereados por el amor del Padre, superemos nuestros miedos y seamos capaces de ser testigos de la fe en nuestra vida diaria. Oremos.

Cantos: Nos envías por el mundo, Id amigos-Sois la semilla, Grita profeta, Canción del misionero (Llevamé donde los hombres…)

Gesto: las primeras veces podríamos usar el gesto de encender la vela, el entregar un marcador de libro sencillo con los objetivos generales o con la idea de PRIMEREAR.

También es bueno tener allí los trípticos por si alguien no los tuviera, etc.

Oración Final

Padre Bueno, te pedimos que

nos enseñen a ser Iglesia en salida,

a vencer la comodidad y el

miedo, a tomar la iniciativa, movidos

por el Espíritu; a salir al

encuentro del otro para mostrarle

la infinita misericordia de

tu corazón; a llegar a las periferias

existenciales y geográficas

de nuestras Islas. Y todo, desde

la comunión para la misión a la

que nos invitas ahora a través

del Plan Diocesano de Pastoral.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén

Bendición -Reserva


 | Enviar