Viernes, 30 de noviembre de 2018

Reflexión a las lecturas del domingo primero de Adviento C ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuel Pérez Piñero bajo el epígrafe "ECOS DEL DÍA DEL SEÑOR"

Domingo 1º de Adviento C

 

          Cuando llegue la Navidad no faltarán lamentaciones. Muchos cristianos dirán que eso no es la Navidad. Que lo que celebrábamos antiguamente, ¡aquello sí que era Navidad…!

          La respuesta es muy sencilla: Una fiesta que no se prepara, sale mal o no se celebra.

    ¡Y eso es lo que pasa, como veremos, con la Navidad!

         Para prepararnos para esas celebraciones entrañables, comienza hoy el Tiempo de Adviento, que significa venida, llegada, advenimiento.

       Se trata de la venida del Señor a Belén, y sus primeras manifestaciones.

        Pero, si no aprovechamos el Adviento, ¿qué tipo de Navidad vamos a celebrar?

        ¡Aquí está, pues, la clave de todo!

       ¡Muchos cristianos, tal vez, la mayoría, necesitan descubrir el Adviento!

        Y comenzamos nuestra preparación para la Venida del Señor, recordando y celebrando su objetivo final: su Vuelta Gloriosa, su Segunda Venida, para la que tenemos que estar disponiéndonos siempre, como en un permanente adviento, porque Dios Padre no ha querido revelarnos el día y la hora en que vendrá Jesucristo, su Hijo, lleno de gloria, para juzgar a vivos y muertos; y para llevar a plenitud el Misterio de la Redención, dar comienzo a la Humanidad nueva, a la Creación nueva, liberada del mal y de la muerte, transformada y glorificada (Rom 8,20-23).

          Así todas las generaciones cristianas pueden tener la experiencia gozosa de vivir y morir esperándole.

         El Evangelio de este domingo emplea unas palabras, un tanto extrañas, para hablarnos de ese tema. Son los géneros literarios, de los que hablábamos el otro día. Éste es el género apocalíptico.

           S. Lucas, el evangelista que nos guía este año, nos dice: "Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación”. Y nos advierte: "Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra…”

            La segunda lectura es preciosa: S. Pablo nos exhorta a vivir de tal manera que, cuando  vuelva Jesucristo, el vástago legítimo de David (1ª Lect..), nos presentemos santos e irreprensibles ante Dios nuestro Padre.

            ¡Entremos, pues ya, en el Adviento, con la ayuda de Dios! ¡Es la única forma de poder celebrar, de un modo adecuado y provechoso, la Navidad, el Tiempo de Navidad! Desde el Nacimiento del Señor y sus primeras manifestaciones, hasta su Bautismo, cuando va a comenzar su Vida Pública.

           Por todo ello, ¡es tan grande y maravilloso celebrar, cada año, la Navidad!

 

                                                     ¡BUEN ADVIENTO!  ¡FELIZ DÍA DEL SEÑOR!


Publicado por verdenaranja @ 14:00  | Espiritualidad
 | Enviar