Viernes, 31 de mayo de 2019

SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN C

MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

        La  Ascensión del Señor y la venida del Espíritu Santo constituyen el comienzo de la misión que se confía a los apóstoles y a todos los cristianos. Es también el comienzo de una esperanza: "El Señor volverá".

        Escuchemos con atención. 

SEGUNDA LECTURA

        El texto de la Carta a los Hebreos interpreta el hecho de la Ascensión de Cristo en clave sacerdotal: El Sumo Sacerdote de la Nueva Alianza entra en el Santuario del Cielo  para interceder por nosotros. 

EVANGELIO

        El Evangelio nos presenta a Jesucristo hablando con los apóstoles acerca de su misión, bendiciéndoles y subiendo al Cielo. Y les promete el Espíritu Santo para que sean en el mundo entero, testigos de todo lo sucedido.

        Aclamemos ahora al Señor, que sube al Cielo, con el canto del aleluya. 

COMUNIÓN

        En la Comunión recibimos al mismo Cristo que está en el Cielo, a la derecha del Padre. Por eso la Eucaristía es como un cielo anticipado. En ella tomamos parte de los bienes de allá arriba, de nuestra Patria definitiva, y recibimos el alimento y la fuerza que necesitamos para no desfallecer por el camino.

        Este domingo, en nuestra parroquia, acompañamos, a un pequeño grupo de niños y niñas que, después de haber recibido con alegría, en estos días el Sacramento del Perdón, reciben este domingo tan solemne, a Jesucristo, el Pan del Cielo para la Vida del mundo.

        Todos nosotros les acompañamos, les animamos y le pedimos al Señor, que, tal como les hemos enseñado en la Catequesis, continúen recibiendo al Señor con la máxima frecuencia, para alimentar la vida de Dios, que recibieron en el Bautismo.

        Y también les enseñamos: “Este día no termina nada. Hoy todo comienza”.

 


Publicado por verdenaranja @ 12:55  | Liturgia
 | Enviar