Viernes, 05 de junio de 2020

DOMINGO DE LA SANTISIMA TRINIDAD A 

MONICIONES 

 

 

PRIMERA LECTURA

            Después del trágico episodio del becerro de oro, había que renovar la Alianza. Moisés sube al Monte llevando las tablas de la Ley. Cuando manifiesta su deseo de ver a Dios, pasa el Señor junto a Él y se manifiesta como “Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad”.

 

SALMO RESPONSORIAL

            La presencia de Dios junto a nosotros como Trinidad santa, nos impulsa, en primer lugar, a la adoración y a la alabanza. Es lo que hacemos ahora, como respuesta a la Palabra de Dios.

 

SEGUNDA LECTURA

            La segunda lectura es la conclusión de la segunda carta de S. Pablo a los corintios. El apóstol sintetiza su mensaje en pocas palabras. Y se despide de ellos, deseándoles la gracia, el amor y la comunión  como dones de las tres Personas Divinas.

 

EVANGELIO

            En el Evangelio contemplamos a Jesucristo diciendo a Nicodemo, que el amor de Dios Padre es tan grande, que nos envió a su Hijo, para que el mundo se salve por Él.

            Pero antes de escuchar el Evangelio cantemos el aleluya.

 

COMUNIÓN

            Al acercarnos hoy a la Comunión, podemos recordar aquellas palabras de Jesús: "El Padre que vive me ha enviado y Yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí". Comulgar es, por tanto, participar de la misma vida de Dios, de la Santísima Trinidad, “vivir por Él”.  Por eso, ¡qué grande es comulgar! ¡Cuántas gracias hemos de darle al Señor!


Publicado por verdenaranja @ 11:51  | Liturgia
 | Enviar