Viernes, 14 de agosto de 2020

DOMINGO 20º DEL TIEMPO ORDINARIO A

MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

            En tiempos de Jesús muchos creían que sólo estaban llamados a la salvación los que practicaban la religión del pueblo de Israel. Jesús mismo quiso anunciar el Reino de Dios, preferentemente, a los judíos. Escuchemos ahora una antigua profecía que nos habla de una salvación para todos. 

 

SALMO

            Todos los pueblos están llamados a la salvación, lograda por Jesucristo, el Señor. Proclamemos  ahora, en el salmo, nuestro deseo ardiente de todos los pueblos conozcan, amen y alaben al Señor. 

 

SEGUNDA LECTURA

            San Pablo expresa, en esta lectura, su preocupación por la suerte de su pueblo Israel; y sueña con el día en que se incorpore a la Iglesia de Jesucristo. 

 

TERCERA LECTURA 

            Contemplamos ahora a Jesucristo en su encuentro con una mujer, que no pertenecía al pueblo de Israel, la mujer cananea, y que le pide con insistencia la curación de su hija.

            Pero antes de escuchar el Evangelio, aclamémoslo con el canto del aleluya. 

 

COMUNIÓN

            En la Comunión nos encontramos con el mismo Jesús del Evangelio, que ha venido para salvarnos a todos. Ojalá que nos acerquemos ahora a Él, con la fe de la aquella mujer admirable, la cananea.

 

 


Publicado por verdenaranja @ 21:41  | Liturgia
 | Enviar